Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

La variante británica del coronavirus es un 45 % más contagiosa, pero todavía hay esperanza

Hasta una variante muy contagiosa del coronavirus del síndrome respiratorio agudo grave de tipo 2 (SARS-CoV-2) puede ser derrotada. Según un estudio israelí, la vigilancia proactiva combinada con la vacunación prioritaria puede reducir drásticamente la transmisión de la variante B.1.1.7, así como los consiguientes casos graves de COVID-19 y la muerte de las personas mayores.

Salud

Los científicos han identificados distintas variantes genéticas del SARS-CoV-2 desde el comienzo de la pandemia de COVID-19 en 2019. Una de las variantes asociadas a una mayor tasa de infección es la variante B.1.1.7 o variante α según la nueva convención de nomenclatura de la Organización Mundial de la Salud, identificada por primera vez en el Reino Unido en septiembre de 2020. Pero ¿se transmite realmente con más facilidad la variante B.1.1.7? ¿En qué medida es esto cierto fuera del Reino Unido? Unos investigadores de la Universidad de Tel Aviv (TAU, por sus siglas en inglés) y el laboratorio Electra-TAU, respaldados parcialmente por el proyecto financiado con fondos europeos DCUBATION, analizaron la dinámica de transmisión de la variante B.1.1.7 en Israel. Descubrieron que dicha variante es un 45 % más contagiosa que la cepa original de Israel y que se convirtió en la cepa dominante en el país en solo 3,5 semanas. Los resultados de la investigación se publicaron en la revista científica «Cell Reports Medicine». El Gobierno israelí puso en marcha tres programas nacionales para hacer frente a la pandemia, a saber: pruebas de reacción en cadena de la polimerasa con transcripción inversa (RT-PCR, por sus siglas en inglés) a gran escala, vigilancia activa de residencias de ancianos y vacunación prioritaria con la vacuna de ARNm BNT162b2 de Pfizer-BioNTech. El equipo de investigación quería evaluar el éxito de estos programas a la hora de mitigar el riesgo de infección de la población general y las personas mayores. Para calcular la repercusión de los programas, se analizaron datos de más de 292 000 muestras de RT-PCR recogidas durante un período de 2 meses, del 6 de diciembre de 2020 al 10 de febrero de 2021.

Vacunación prioritaria de personas mayores

En esta parte del estudio, el equipo agrupó la transmisión de la variante B.1.1.7 en 3 grupos de edad: 0–19, 20–59 y 60+. Los resultados revelaron que dos semanas después de que la mitad de la población israelí mayor de sesenta años recibiera la primera dosis de la vacuna, este grupo de edad experimentó una notable disminución en la incidencia de infección con la variante británica. Es decir, la vacunación prioritaria de las personas mayores de Israel evitó satisfactoriamente las infecciones asociadas con la variante B.1.1.7 en dicho grupo de edad. «Hasta enero observamos una relación lineal de casi el 100 % entre los diferentes grupos de edad en nuevos casos por cada 1 000 personas —comenta el coautor del estudio, el doctor Dan Yamin de la TAU, en un artículo publicado en el sitio web «ScienceDaily»—. Esta relación desapareció de forma abrupta y significativa 2 semanas después de que el 50 % de la población de más de 60 años recibiera la primera dosis de la vacuna. Durante enero se observó un descenso muy acusado en el número de casos nuevos en dicho grupo de edad, junto con un aumento continuo en el resto de la población. En pocas palabras, dado que más del 90 % de los que fallecieron a causa del COVID-19 tenía más de 60 años, podemos afirmar que la vacuna salvó cientos de vidas, incluso a corto plazo».

Vigilancia rutinaria en residencias de ancianos

Los investigadores demostraron asimismo que los programas de vigilancia activa en las residencias de ancianos redujeron sustancialmente la transmisión de la variante B.1.1.7. Para ello, compararon la carga viral de los residentes con la de la población general de más de sesenta años y descubrieron que la carga viral en las residencias de ancianos era más baja. En general, los datos del estudio respaldado por DCUBATION (Redefining the term ‘Incubation Period’ using large-scale digital data) corroboran que la vigilancia proactiva combinada con la vacunación prioritaria puede reducir la transmisión de la variante B.1.1.7 así como los consiguientes casos graves de COVID-19 y la muerte de las personas mayores. El doctor Yamin concluye: «Debido a las condiciones de hacinamiento, las familias numerosas y la distribución por edades de la población israelí, el coronavirus dispuso de un entorno más favorable para su propagación en Israel en comparación con la mayoría de los países occidentales». Su mensaje es claro: si Israel puede hacerlo, el resto del mundo también puede. Para obtener más información, consulte: proyecto DCUBATION

Palabras clave

DCUBATION, COVID-19, SARS-CoV-2, virus, variante α, B.1.1.7, vacuna, transmisión

Artículos conexos