Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

Las mutaciones del SARS-CoV-2 obstaculizan la función de los linfocitos asesinos

Un estudio con financiación de la Unión Europea demostró que las mutaciones del SARS-CoV-2 podrían evitar que los linfocitos T reconozcan a las células infectadas y las eliminen.

Salud

Los anticuerpos juegan un papel esencial para evitar las infecciones del SARS-CoV-2, pero no trabajan solos. Los linfocitos T asesinos también son importantes: buscan a las células infectadas con el virus y las destruyen. Un estudio nuevo enmarcado en los proyectos EpigenomeProgramming y CMIL, financiados con fondos europeos, mostró que el SARS-CoV-2 puede pasar desapercibido para estos linfocitos cuando ha mutado. El estudio se publicó en la revista «Science Immunology». Para averiguar si las mutaciones del SARS-CoV-2 pueden escapar de los linfocitos T asesinos, un grupo de investigadores en Austria, Rusia y Suiza llevó a cabo la secuenciación profunda de 747 genomas víricos de pacientes con COVID-19. A continuación, investigaron si las mutaciones del virus eran capaces de cambiar los epítopos de los linfocitos T (las partes que estas células reconocen y que desencadenan la respuesta inmune). En un artículo publicado en la página web «EurekAlert!», Andreas Bergthaler, coautor del estudio y miembro del Centro de Investigación en Medicina Molecular de la Academia de Ciencias de Austria (CeMM) , explicó: «Los resultados muestran que muchas de las mutaciones del SARS-CoV-2 tienen este efecto. Con la ayuda del análisis bioinformático y bioquímico, así como con experimentos en laboratorio con células sanguíneas de pacientes con COVID-19, pudimos mostrar que los linfocitos T asesinos no reconocían a los virus mutados en estas regiones».

El papel de los epítopos y los linfocitos T

El linfocito T asesino es un tipo de leucocito. También se conoce como linfocito T CD8+, y es una célula citotóxica capaz de reconocer y eliminar células infectadas gracias a la proteína viral, o antígeno, que la célula tiene en su superficie. Cuando un virus infecta a una célula, esta empieza a generar antígenos. Las moléculas CPH de clase I llevan algunos de los péptidos que se crean durante este proceso hasta los receptores de los linfocitos T. Estos péptidos, o epítopos de linfocitos T, avisan de que la célula ha sido infectada por un virus, lo que permite que estos linfocitos las puedan eliminar.

La repercusión en el futuro desarrollo de vacunas

Normalmente, los linfocitos T pueden reconocer diferentes epítopos; así que, si un epítopo muta, hay otros que aún podrían avisar de la existencia de un virus. Por desgracia, la mayoría de las vacunas actuales contra el SARS-CoV-2 están diseñadas para una sola proteína viral (la proteína espícula), lo que reduce el número de epítopos que los linfocitos T pueden reconocer. En el artículo citado anteriormente, Johannes Huppa, coautor del estudio y miembro de la Universidad Médica de Viena, observa: «Como promedio, la proteína espícula tiene entre uno y seis epítopos de linfocitos T en una persona infectada. Si el virus muta en una de estas regiones, es más probable que los linfocitos T asesinos no reconozcan a las células infectadas». «Teniendo esto en cuenta, podemos desarrollar vacunas más eficaces con el potencial de activar el mayor número posible de linfocitos T mediante diferentes epítopos. El objetivo es lograr vacunas que activen la respuesta de anticuerpos neutralizantes y linfocitos T asesinos para tener la mayor protección posible», concluye el equipo de investigadores. El proyecto EpigenomeProgramming (An experimental and bioinformatic toolbox for functional epigenomics and its application to epigenetically making and breaking a cancer cell) y el proyecto CMIL (Crosstalk of Metabolism and Inflammation) se llevan a cabo en el Centro de Investigación en Medicina Molecular de la Academia de Ciencias de Austria (CeMM). Ambos proyectos finalizan en 2021. Para más información, consulte: Página web del proyecto EpigenomeProgramming Página web del proyecto CMIL

Palabras clave

EpigenomeProgramming, CMIL, linfocito T asesino, SARS-CoV-2, mutación, virus, vacuna, epítopo

Artículos conexos