Skip to main content

Upscaling and optimizing subsurface, in situ carbon mineralization as an economically viable industrial option

Article Category

Article available in the folowing languages:

CO2 convertido en piedra para lograr la neutralidad en carbono

El reloj está en marcha para los países comprometidos con alcanzar la neutralidad en carbono para 2050. Una tecnología novedosa para convertir el CO2 en roca podría cambiar el «statu quo».

Cambio climático y medio ambiente

El método de almacenamiento de carbono Carbfix convierte el CO2 inyectado en rocas de carbonatos estables de manera segura y eficiente. A partir de su éxito, el proyecto financiado con fondos europeos Carbfix2 diseñó una cadena completa de captura y almacenamiento de carbono (CAC) económicamente viable y asociada con el transporte transfronterizo de carbono en toda Europa.

Aumentar la eficiencia de la captura de CO2 y H2S

Carbfix2 sigue optimizando la captura de CO2 en la central geotérmica de Hellisheidi. Actualmente, la tecnología de Carbfix captura, inyecta y mineraliza el 33 % de las emisiones de CO2 de la central y el 75 % de sus emisiones de sulfuro de hidrógeno (H2S). Esta tecnología demostró una mineralización rápida del CO2 y el H2S en la subsuperficie. Edda Sif Pind Aradóttir, coordinadora del proyecto, explica: «Hasta la fecha, hemos inyectado más de sesenta y cinco mil toneladas de CO2 y treinta y cinco mil toneladas de H2S en la subsuperficie sin causar impactos negativos en el rendimiento de la central eléctrica. Hemos realizado una operación a largo plazo de un sistema de inyección a prueba de fugas». El proyecto está trabajando para seguir aumentando la eficiencia de la captura de CO2 y H2S en la central eléctrica de Nesjavelli, situada en las inmediaciones, a la vez que lleva la tecnología de Carbfix hasta la gran escala en Hellisheidi y captura más del 95 % de las emisiones de CO2 y H2S de la central eléctrica durante operaciones normales.

Escalar y ampliar las operaciones en tierra y mar

«A partir de los resultados de Carbfix2, prevemos realizar un proyecto de demostración en 2022 para coinyectar CO2 y agua de mar en una formación de rocas de basalto en Islandia», añade Aradóttir. Esto proporcionará la experiencia necesaria para operaciones mar adentro. Basándose en la combinación satisfactoria de la tecnología de captura directa de aire (CDA) de Climework y el almacenamiento geológico de CO2 de Carbfix en Hellisheidi, actualmente la colaboración está escalando de 50 a 4 000 toneladas al año con la construcción de la central ORCA. Orca constituye todo un hito, ya que es la primera central comercial con CDA y almacenamiento geológico de CO2 en el mundo, y las operaciones comenzarán en verano de 2021. El método de Carbfix ha sido aceptado por el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático de las Naciones Unidas como una alternativa al método CAC. Además, el Parlamento islandés implementó la Directiva del Parlamento Europeo y del Consejo relativa al almacenamiento geológico de dióxido de carbono, que distingue entre el almacenamiento geológico de CO2 a partir de una inyección convencional de CO2 supercrítico o gaseoso en acuíferos salinos profundos.

Centro de almacenamiento y transporte transfronterizo de carbono

Se está preparando la Coda Terminal, un centro de almacenamiento y transporte transfronterizo de carbono en Islandia. El CO2 capturado en los emplazamientos industriales del norte de Europa serán enviados a la terminal y descargados en tanques situados en tierra para su almacenamiento temporal. Entonces, el CO2 será bombeado a una red de pozos de inyección cercanos en los que se disolverá en agua antes de ser inyectado en lechos de roca de basalto. La Coda Terminal comenzará sus operaciones en 2025 y tendrá una capacidad de 3 Mt CO2/año cuando esté terminada en 2030. La cadena de valor de la CAC de Carbfix en Hellisheidi cuesta unos veinte euros por tonelada, menos de la mitad de precio de los derechos del régimen de comercio de derechos de emisión en el mercado de derechos de emisión de la Unión Europea. «Aunque se prevé que los costes sean algo mayores cuando se lleve la cadena de valor a otras industrias con menos emisiones de CO2 en sus gases de combustión, los costes ya son competitivos en muchos casos respecto a los derechos de emisión», concluye Aradóttir.

Palabras clave

CarbFix2, dióxido de carbono (CO2), carbón, sulfuro de hidrógeno (H2S), captura y almacenamiento de carbono (CAC), emisiones de carbono, Coda Terminal

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación