Skip to main content

Crop diversification and low-input farming across Europe: from practitioners engagement and ecosystems services to increased revenues and chain organisation

Article Category

Article available in the folowing languages:

Sembrar diversidad, cosechar sostenibilidad: por qué necesita Europa más «diverfarmers»

Diversificar sus sistemas de cultivo y optimizar el uso de los recursos puede ayudar a los agricultores a solucionar el enigma sobre cómo mantener la rentabilidad cumpliendo los compromisos medioambientales.

Alimentos y recursos naturales

Muchos agricultores de la Unión Europea se encuentran en una encrucijada: las amenazas medioambientales y la pérdida de ingresos derivadas de unos modelos de producción insostenibles los están forzando a replantearse sus sistemas de cultivo. El proyecto Diverfarming (Crop diversification and low-input farming across Europe: from practitioners engagement and ecosystems services to increased revenues and chain organisation), financiado con fondos europeos, les proporciona los datos, las herramientas y el apoyo que necesitan para adoptar prácticas más productivas y que utilicen eficientemente los recursos. Entre ellas, cabe destacar la diversificación de cultivos, un aspecto fundamental de la agroecología. «La agricultura basada en una mecanización intensiva, el uso excesivo de insumos externos y los monocultivos ha dado lugar a la degradación del suelo, la disminución de la biodiversidad y un mayor riesgo económico para los agricultores europeos», señala Raúl Zornoza Belmonte, edafólogo de la Universidad Politécnica de Cartagena (España) y coordinador del proyecto Diverfarming. «La diversificación de cultivos y un uso optimizado de los recursos ofrecen alternativas más sostenibles». La diversificación podría poner ciertas ventajas concretas al servicio de los agricultores y del entorno rural: puede evitar la erosión del suelo y aumentar su fertilidad, así como intensificar el secuestro de carbono en el suelo reduciendo el uso de plaguicidas, fertilizantes y maquinaria pesada. Una mayor diversidad también podría aumentar la productividad y la resiliencia de los sistemas de producción agrícola, no solo desde el punto de vista económico, sino también frente al cambio climático. Juntos, estos aspectos podrían contribuir a una mayor rentabilidad, ayudando al mismo tiempo a mitigar el cambio climático y fomentar el aumento de la biodiversidad, así como a mejorar la prestación de servicios ecosistémicos de la agricultura.

Soluciones a medida

La investigación del equipo del proyecto destaca que para ofrecer estas ventajas de forma eficaz se deben aplicar cambios en las cadenas de valor agrícolas y adaptarlos a las características específicas de cada región. Esta especificidad de contexto es otro principio clave de la agroecología. Algunas de estas características son las condiciones climáticas y edafológicas, factores socioeconómicos y culturales, así como limitaciones técnicas. El proyecto se centra en las características particulares de seis regiones europeas: Mediterráneo Norte, Mediterráneo Sur, Atlántico, Continental, Panonia y Boreal. En la actualidad, Diverfarming está evaluando las ventajas reales y las limitaciones prácticas, barreras e inconvenientes relacionados con los sistemas de cultivo diversificados por medio del uso de prácticas agrícolas de bajos insumos adaptadas a cada región. El proyecto trabaja directamente con agricultores de estas regiones. «A fin de que agricultores y partes interesadas locales participen en el desarrollo de un cambio de paradigma en la agricultura europea y para incorporar sus conocimientos locales, hemos creado una red de “diverfarmers”» para la creación, el aprendizaje y la innovación conjuntos», añade Zornoza Belmonte. La innovación es esencial para la agroecología, y, por tanto, para el trabajo de Diverfarming. El equipo ha diseñado un prototipo de maquinaria que mejora la labranza del suelo, lo que rebajará los costes de mano de obra, el consumo de combustible y las emisiones de gases de efecto invernadero, reducirá la erosión del suelo y facilitará la gestión del cultivo de cobertura. El prototipo se encuentra actualmente en las etapas finales de su desarrollo y su lanzamiento está programado para diciembre de 2021.

Decisiones fundadas

El equipo está trabajando también en una herramienta interactiva que ayudará a los agricultores a elegir el sistema de cultivo diversificado y las prácticas sostenibles que mejor se adapten a sus condiciones específicas. Zornoza Belmonte explica: «Pretendemos crear una herramienta líder europea de apoyo a la toma de decisiones para seleccionar los sistemas de cultivo diversificado más adecuados en diferentes circunstancias a fin de aumentar la producción y la sostenibilidad, teniendo en cuenta todas las fases de la cadena de valor. Su interfaz multilingüe garantizará un acceso sencillo y un uso generalizado en toda Europa». La herramienta agregará datos sobre distintos aspectos, desde el suelo hasta las propiedades de la cadena de valor, para crear modelos que permitan a los agronegocios tomar decisiones fundadas. Otros resultados de Diverfarming serán unas directrices para sistemas de cultivo diversificado sostenibles, un protocolo para su correcta puesta en práctica y un conjunto de herramientas, así como un libro blanco que proporcione una base científica para respaldar las políticas relevantes. Para expandir aún más los resultados del proyecto, Diverfarming se ha unido al Grupo de Diversificación de Cultivos europeo, cuyo objetivo consiste en compartir conocimientos sobre este tema y aumentar el impacto de la investigación en diversificación de cultivos en toda Europa.

Palabras clave

Diverfarming, diversificación, recursos, sistemas de cultivo, suelo, agroecología, fertilidad, maquinaria, biodiversidad, cadenas de valor, apoyo a la toma de decisiones, herramienta

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación