Skip to main content

Populism And Civic Engagement – a fine-grained, dynamic, context-sensitive and forward-looking response to negative populist tendencies

Article Category

Article available in the folowing languages:

Refuerzo de la democracia en época de populismo

El auge de los movimientos populistas ha sido una tendencia política clave en Europa desde la crisis financiera de 2008-2009. El proyecto financiado con fondos europeos PaCE ha trabajado para comprender mejor las tendencias negativas de los movimientos populistas, así como las razones por las que, de entrada, los votantes se sienten atraídos por ellos.

Sociedad

A través de un programa ambicioso que abarcó análisis históricos y comparativos, el uso de aprendizaje automático y laboratorios de democracia directa con distintos grupos de ciudadanos, el proyecto PaCE (Populism And Civic Engagement – a fine-grained, dynamic, context-sensitive and forward-looking response to negative populist tendencies) fue capaz de llegar a lo que su coordinador, Bruce Edmonds, considera su resultado más importante. «Existen diferencias considerables entre lo que constituye un partido “populista” y lo que constituye un partido “nativista” —empieza el director del Centro de Modelización Política de la Universidad Metropolitana de Manchester en el Reino Unido—. A primera vista, tienen un aspecto y un discurso muy parecidos, pero funcionan de formas distintas».

Divide y vencerás

En pocas palabras, las creencias nativistas pueden resumirse brevemente como la historia de la patria frente a los forasteros/«otros», mientras que los partidos populistas se centran en la noción de una pequeña élite desconectada frente a la «gente común». Sin embargo, esto no se limita a estas creencias fundamentales. Edmonds señala que estos dos movimientos tienden a tener experiencias muy distintas una vez consiguen el poder político. «Los populistas (por ejemplo, La Lega en Italia) tienen mucho más éxito y una mayor capacidad de adaptación en el Gobierno —comenta—. En cambio, los nativistas (como el Partido de la Libertad de Austria) no suelen durar mucho, puesto que a menudo implosionan rápidamente o se ven envueltos en escándalos». Si bien llegar al fondo de esta distinción era importante para PaCE, en el proyecto también querían presentar ejemplos en los que podría haberse tomado una vía populista, pero se evitó finalmente. Edmonds explica: «Islandia es un muy buen ejemplo de ello. Tras su gran crisis financiera (como parte de la crisis financiera mundial más amplia), los votantes islandeses podrían haber tomado fácilmente una vía populista. En cambio, eligieron un gobierno muy liberal que trabajó arduamente para recuperar el buen estado de las finanzas públicas y devolver la economía al crecimiento positivo».

Estudio del populismo a través de la inteligencia artificial

Además de llegar al fondo de la definición exacta de lo que los movimientos populistas son, no son y sus alternativas, en PaCE también estaban muy interesados en utilizar herramientas digitales para estudiar, vigilar y seguir los movimientos populistas en la esfera digital, especialmente en las redes sociales. Edmonds relata: «Realizamos un análisis manual exhaustivo de muchos partidos políticos, en particular de los textos que utilizan para promover sus ideas e ideologías, que a continuación se transmitió a nuestros socios islandeses. Luego ellos desarrollaron algoritmos de aprendizaje automático empleando cientos de palabras clave tomadas de este análisis y los entrenaron para reconocer estas ideas». Este análisis está a disposición del público a través del panel de PaCE, una herramienta que permite que los usuarios sigan fácilmente las historias y los relatos que debaten los movimientos populistas en la red. El código que realizó el filtrado y el análisis está disponible de forma gratuita para su uso.

Laboratorios de democracia en la era de la COVID-19

La última pieza del rompecabezas de PaCE fue una serie de «laboratorios de democracia» interactivos que se planificaron de forma presencial en varios países europeos con el fin de determinar qué piensan verdaderamente los votantes sobre muchas de las cuestiones que defienden los populistas y por qué podrían estar dispuestos a votar por estos partidos. «La COVID-19 nos obligó a organizarlos en línea, pero de todos modos nos las arreglamos para adaptar y llevar a cabo algunas actividades con una participación del público realmente provechosa y de las que estoy muy orgulloso —concluye Edmonds—. En este momento, estamos estudiando los resultados y resumiéndolos de una forma que resulte útil para los responsables políticos».

Palabras clave

PaCE, populismo, movimientos populistas, nativistas, inteligencia artificial, laboratorios de democracia, redes sociales, votantes

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación