Skip to main content

The first Large European Antenna with a diameter larger than 5 meters

Article Category

Article available in the folowing languages:

Creación del primer gran subsistema reflector desplegable de Europa

El nuevo gran subsistema reflector desplegable, un componente fundamental de muchas misiones satelitales, está previsto que compita como una alternativa hecha en la Unión Europea en un mercado que, en la actualidad, está dominado por los proveedores estadounidenses.

Espacio

Desde el mapeo a la navegación, la investigación e incluso la comunicación, muchas de nuestras aplicaciones y tareas «cotidianas» funcionan gracias a la tecnología espacial. A través de programas espaciales como Copernicus, Galileo y EGNOS, Europa se ha posicionado como un líder mundial independiente de la tecnología satelital. Sin embargo, dado que las aplicaciones basadas en el espacio son cada vez más complejas, esta posición se ve ahora amenazada. Pedro Teixeira, investigador en Frezite High Performance (FHP), una empresa que construye aplicaciones aeroespaciales y terrestres, comenta: «Cada misión satelital depende de tecnologías únicas, y a menudo críticas, muchas de las cuales son producidas únicamente por un pequeño número de proveedores. Si estas tecnologías no pueden obtenerse en Europa, existe un riesgo muy real de que nuestros programas espaciales pierdan parte de su soberanía». Una de estas tecnologías es el gran subsistema reflector desplegable (LDRS, por sus siglas en inglés), que consiste en un brazo y un reflector, ambos desplegables. La demanda en constante aumento de información obtenida por satélites requiere unos mayores reflectores de antena a bordo. El problema es que el volumen de almacenamiento disponible en la parte superior de los sistemas de lanzamiento de cohetes es limitado y restringe las dimensiones de las antenas fijas. Sin embargo, según Teixeira, el concepto del LDRS ofrece una solución a este problema. «Durante el lanzamiento del satélite, el reflector y el brazo que lo acompaña van plegados de forma compacta y ocupan un volumen pequeño —explica Teixeira—. Una vez el satélite está en órbita, el brazo y el reflector del LDRS se despliegan, de forma que permiten tener antenas con diámetros que alcanzan los 20 metros». Con el apoyo del proyecto LEA, financiado con fondos europeos, Teixeira ayudó a liderar un consorcio de veintiuna empresas, muchas de las cuales eran pymes, de siete países europeos. Su objetivo: desarrollar, fabricar y probar un gran subsistema de antena desplegable.

Un subsistema con un elevado rendimiento

El proyecto logró desarrollar y fabricar el primer LDRS de Europa. Este subsistema de alto rendimiento, que incluye un brazo desplegable, un reflector, electrónica, bisagras y arneses, también fue probado y plenamente validado a distintos niveles. Teixeira señala: «Este proyecto demuestra que combinando nuestros conocimientos técnicos y competencias, las pymes europeas pueden alcanzar iniciativas que podrían ser de “demasiado envergadura” para abordarlas por su cuenta. Por consiguiente, el consorcio está ahora bien posicionado para ofrecer una alternativa creíble y hecha en la Unión Europea en un mercado que, en la actualidad, está dominado por proveedores estadounidenses». El LDRS ha sido seleccionado para ser utilizado en la misión CIMR de Copernicus. Esta tecnología, al ser elegida en lugar de las de proveedores estadounidenses, proporcionará datos valiosos para la vigilancia ambiental realizada en el contexto del cambio climático.

Sentar las bases de un sector de LDRS competitivo

Según Teixeira, el proyecto LEA no solo garantiza que Europa pueda mantener la soberanía de sus programas espaciales, sino que también sienta las bases para un sector de LDRS competitivo. «El mercado necesita que los reflectores de antena desplegables como el desarrollado por este proyecto sigan aumentando, dado que los sectores de observación de la Tierra, comunicación y seguridad serán los principales motores en los próximos veinte años», añade el investigador. Para satisfacer esta demanda, el LDRS desarrollado por LEA se basa en una arquitectura escalable, que facilita el desarrollo de una familia europea de reflectores desplegables con brazos asociados con un tamaño de 3 a 20 metros. «Esta gama satisfará la demanda de gran parte de las misiones espaciales estimadas para un futuro inmediato», concluye Teixeira.

Palabras clave

LEA, gran sistema reflector desplegable, LDRS, misión satelital, tecnología espacial, Copernicus, Galileo, EGNOS, tecnología satelital, programas espaciales

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación