Skip to main content

Article Category

Entrevista

Article available in the folowing languages:

Una biblioteca visual arroja nueva luz sobre la historia del Ártico

Siempre resulta revelador comprobar que el pueblo o la ciudad en que vivimos ya estaba ahí mucho antes de que naciéramos. Sin embargo, esto es muy difícil o incluso imposible para quienes viven en el Ártico. El proyecto ARCVIS se propuso cambiar esta situación indagando en archivos del siglo XIX.

Sociedad

Ahora resulta complicado ver el Ártico a través de un prisma que no incluya casquetes polares derritiéndose, osos polares muriéndose de hambre o los riesgos de la explotación descontrolada de los recursos naturales. A menudo, y si es que ocurre, es solo después que pensamos que esas tierras tienen una historia y un pueblo propios. Con el proyecto ARCVIS (Arctic Visible: Picturing Indigenous Communities in the Nineteenth-Century Western Arctic), Eavan O’Dochartaigh quería arrojar nueva luz sobre estas regiones. A pesar de la COVID-19 y de todas las dificultades técnicas que esta generó, la investigadora logró crear una recopilación en línea de bocetos, grabados, litografías y fotografías de los archivos que nos permitirán comprender mejor la historia y la cultura de la región.

¿Por qué pensó que era necesario reexplorar la historia de las comunidades locales del Ártico? ¿Qué esperaba descubrir?

Eavan O’Dochartaigh: El imaginario dominante y persistente del Ártico refleja un lugar despoblado, pero en mi investigación doctoral me encontraba continuamente con representaciones visuales de los pueblos indígenas del Ártico (como los inuit, chukchi, yupik, iñupiat e inuvialuit) en bocetos realizados a lápiz, acuarelas y otros soportes como fotografías, grabados y litografías. La idea era que mi tesis doctoral se centrase más en las representaciones del hielo, vistas marinas y otros paisajes, pero me di cuenta de que era necesario seguir investigando esa cuestión. Esperaba encontrar representaciones de personas en archivos menos conocidos, en particular de la era previa a la aparición de la fotografía, y elaborar un mapa de los orígenes geográficos de estas representaciones.

¿Cómo dificultó la tarea la COVID-19?

La pandemia estalló el primer año del proyecto y me impidió acceder a elementos de las colecciones archivísticas que no tienen todo su material en línea. Creo que a menudo existe la percepción de que ahora todo está disponible en formato digital pero, en realidad, los repositorios archivísticos no siempre tienen los recursos para ofrecer sus colecciones de forma abierta en línea. Además, existe mucho material «oculto» en los archivos. Por ejemplo, las ilustraciones de diarios personales no siempre están catalogadas de forma individual. Dado que no podía viajar o ni siquiera encargar material de los archivos, me tuve que centrar en las colecciones que contaban con gran cantidad de material pertinente en línea, como la colección de arte polar del museo del Instituto Scott de Investigación Polar y las colecciones de la Biblioteca y Archivos de Canadá.

¿Tuvo que adaptar los objetivos de su investigación por este motivo?

La pandemia me impidió avanzar con el proyecto en la dirección prevista. Por ejemplo, tenía pensado investigar los archivos de diversas instituciones y, por supuesto, en esa época resultaba imposible viajar a esas instituciones y muchas de ellas estaban completamente cerradas, por lo que tampoco podía solicitar material. Tuve la suerte de que la editorial Cambridge University Press me ofreció un contrato para un libro durante la pandemia, lo cual me permitió dedicar la financiación de las Acciones Marie Skłodowska-Curie (MSCA) a esta investigación. Con el apoyo del jefe de proyecto, he logrado utilizar esa ayuda para obtener permisos de imagen. Y lo que es más importante: me permitió emplear los fondos que habían quedado sin utilizar para dar acceso abierto dorado al libro del proyecto, lo cual significa que estará disponible en línea de forma gratuita. El libro se centra en la cultura visual de las expediciones navales británicas al Ártico de mediados del siglo XIX y se basa en mi tesis doctoral. El trabajo que realicé durante la beca de investigación de las MSCA fue importante para dar forma a las revisiones del manuscrito.

¿Alguna fotografía le llamó especialmente la atención?

Hay una imagen en particular que me causó gran impresión: el retrato de una mujer yupik de Alaska pintado en 1851 que se encuentra en los archivos del museo del Instituto Scott de Investigación Polar. Hay muchas características de este retrato de Koutoküdluk que indican su importancia; además, resulta bastante inusual en el contexto de la exploración del Ártico. Aparece el nombre de la mujer y el retrato ha sido realizado con gran sensibilidad. Las marcas y defectos que se observan sobre el cuadro indican que ha sido manipulado en repetidas ocasiones y sugieren que la mujer causó gran impresión al autor del retrato. Otra imagen sorprendente es un retrato de un «explorador» realizado por un artista chukchi. Muestra al sujeto más bien como alguien indefenso, en comparación con las imágenes que solemos ver y que presentan a un tipo de persona más heroica relacionada con la exploración del Ártico.

¿Qué clase de impacto duradero tendrá este proyecto?

He recopilado una gran cantidad de datos sobre representaciones de pueblos indígenas en el Ártico occidental y tengo previsto publicarlos en una plataforma en línea en los próximos meses. En ella, se recopilarán datos de diferentes repositorios archivísticos de todo el mundo a los que no siempre es fácil encontrar o acceder, en particular para quienes habitan en el Ártico. Creo que el resultado más importante será la visualización geográfica de estos datos, que permitirá a quienes viven actualmente en el Ártico ver registros visuales de personas de su propia región en el siglo XIX.

¿Cómo afectará esta investigación a la opinión general que se tiene de estas comunidades?

Espero que logre que las personas se den cuenta de que el Ártico no solo es un lugar despoblado cubierto de hielo. Hoy en día se presta tanta atención al deshielo que a menudo olvidamos a quienes viven en esas regiones.

¿Cuál será el siguiente paso?

Acabo de comenzar una beca de investigación postdoctoral en el Consejo Irlandés de Investigación en la Universidad Nacional de Irlanda (Galway) que me permitirá aprovechar mi investigación. Además de consolidar y publicar los datos que he recopilado, ahora me interesan las imágenes del Ártico que cuestionan nuestras ideas preconcebidas, en particular aquellas que nos muestran una región biodiversa y compleja. Reuniré el trabajo realizado tanto durante la beca de investigación de las MSCA y durante la actual en un segundo libro sobre la representación visual en el Ártico del siglo XIX.

Palabras clave

ARCVIS, Ártico, archivos, museo, historia