Skip to main content

CO-designing the Assessment of Climate CHange costs

Article Category

Article available in the folowing languages:

Resolver los efectos locales para abordar un problema mundial

Unos investigadores europeos se han centrado en los más afectados por el cambio climático y han descubierto que el coste real es mayor de lo que se había calculado. La buena noticia es que, al identificar los puntos de inflexión socioeconómicos, los responsables políticos ahora tienen la oportunidad de abordar los retos climáticos de una manera más específica y coordinada.

Cambio climático y medio ambiente

El cambio climático es mucho más que un problema medioambiental, ya que lleva aparejado enormes retos sociales y económicos, a escala mundial, regional y local. La vulnerabilidad al cambio climático depende a menudo de una combinación de geografía, nivel socioeconómico y acceso a los servicios y la justicia. Para comprender a fondo el coste real del cambio climático y desarrollar estrategias coherentes de mitigación y adaptación que involucren a todos, se necesita realizar un estudio pormenorizado de todos estos problemas. «Una de las principales dificultades ha consistido en ajustar las evaluaciones mundiales necesarias para guiar las medidas de mitigación con las evaluaciones locales necesarias para orientar las medidas de adaptación —explica Francesco Bosello, científico sénior del Centro Euromediterráneo sobre el Cambio Climático, en Italia, y coordinador del proyecto COACCH (CO-designing the Assessment of Climate CHange costs)—. En concreto, es necesario identificar mejor las regiones críticas en riesgo por el cambio climático y aportar indicaciones más útiles y específicas para la acción política».

Identificar las causas principales

El objetivo del proyecto COACCH era abordar este reto mediante el desarrollo de evaluaciones específicas de los riesgos y los costes del cambio climático en Europa. Para lograrlo, el equipo del proyecto introdujo el concepto de «puntos de inflexión socioeconómicos». «Además de considerar fenómenos catastróficos a escala mundial, necesitamos hablar sobre fenómenos con enormes pérdidas económicas a escala local», comenta Bosello. Un segundo elemento fundamental del proyecto fue la participación de equipos de partes interesadas altamente multidisciplinarios. Entre los participantes había responsables políticos a escala europea, nacional y regional, investigadores, organizaciones financieras y de seguros, y sectores industriales con un gran interés en los efectos climáticos, como las empresas siderúrgicas. Estos equipos analizaron varios estudios de caso de cambio climático en una variedad de sectores, incluidos la agricultura, la silvicultura, la energía y las infraestructuras. «Lo interesante es que adoptamos un “planteamiento inverso” para nuestros análisis —explica Bosello—. Esto significa que partimos de impactos sociales y económicos locales, como pérdidas de producción localizadas, aumentos de precios o pérdidas de empleo. A continuación, trabajamos de forma inversa para evaluar las condiciones climáticas responsables de estos impactos». Este planteamiento permitió a los investigadores identificar las causas principales de ciertos impactos climáticos locales como, por ejemplo, la inundación de viviendas o los daños en locales comerciales.

Mejora de la política del clima

La estrecha participación de agentes políticos, financieros y comerciales, así como de investigadores, ayudó al equipo del proyecto a calcular el coste real del cambio climático y a formular recomendaciones a fin de lograr respuestas más rentables, sólidas y resilientes. «Estas nuevas estimaciones revisadas de los costes del cambio climático consideran las repercusiones económicas directas e indirectas, y son significativamente más altas que las de los modelos previos», observa Bosello. Los resultados del proyecto están destinados sobre todo a los responsables políticos y a la comunidad investigadora. El análisis y la evaluación de los «puntos de inflexión socioeconómicos» ayudarán a los responsables políticos a identificar dónde y cuándo podrían aparecer en el futuro. «Saber dónde pueden ser más perjudiciales los impactos del cambio climático puede ayudar a guiar las medidas», agrega Bosello. Las instituciones financieras también se beneficiarán de una mejor percepción de los riesgos del cambio climático, con un enfoque en características locales o sectoriales específicas. «Otro resultado clave ha sido nuestro Explorador de supuestos de impacto del cambio climático —comenta Bosello—. Esta interfaz web de código abierto permite a cualquier usuario acceder y utilizar nuestros datos, hipótesis y resultados de forma sencilla y no técnica». El proyecto también proporciona un repositorio de bases de datos más amplio dirigido a la comunidad investigadora. Aquí, los investigadores pueden descargar y consultar en detalle todos los resultados de COACCH. Bosello concluye: «Esperamos que la comunidad de responsables políticos emplee nuestros resultados para respaldar las medidas de la política climática a largo plazo en la Unión Europea. También prevemos que la gran cantidad de datos generados por el proyecto COACCH pueda ayudar a la comunidad investigadora a mejorar sus modelos y resultar en políticas de mitigación y adaptación más eficaces».

Palabras clave

COACCH, cambio climático, medio ambiente, socioeconómico, mitigación, industrial, agricultura, energía

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación