Skip to main content

European Colonial Heritage Modalities in Entangled Cities

Article Category

Article available in the folowing languages:

Escuchar, clave para fomentar un auténtico diálogo intercultural

Es fundamental que haya un diálogo más abierto y sincero sobre las cuestiones coloniales para permitir que Europa lidie por completo con su pasado, se comprometa con el resto del mundo y construya un futuro verdaderamente multicultural.

Sociedad

La esclavitud trasatlántica, el trato dado a los pueblos indígenas y la imposición de las normas constitucionales y jurídicas eurocéntricas sobre los habitantes de las colonias son ejemplos de procesos históricos que fueron inseparables de las ideas del poder eurocéntrico y la superioridad racial (y cultural). «Muchas de esas ideas y actitudes persisten como ecos del pasado colonial», explica John Oldfield, coordinador del proyecto ECHOES y catedrático de Esclavitud y Emancipación en la Universidad de Hull (el Reino Unido). «La reciente pandemia de COVID-19, por ejemplo, expuso grandes desigualdades económicas y se ha acusado al Sur Global de estar completamente ausente en las colaboraciones científicas relacionadas con la COVID-19». Además, Oldfield señala que las protestas internacionales que siguieron al asesinato de George Floyd en mayo de 2020 incluyeron en varias ocasiones el derribo de estatuas en espacios públicos europeos asociados con el colonialismo europeo. «Al afrontar esta historia compleja, queríamos “europeizar” el difícil patrimonio colonial —añade—. Silenciar el patrimonio y la historia colonial de Europa es problemático, no solo para la reputación y el estatus internacional de Europa, sino también para quienes son marginalizados por estos procesos históricos, muchos de ellos migrantes de antiguas colonias europeas».

Escuchar otras voces

El proyecto ECHOES comenzó por definir el concepto de patrimonio colonial. «¿Qué significa esto y qué representa?», pregunta Oldfield. «El patrimonio no es una “cosa” —un conjunto específico de logros de los blancos—, sino más bien un discurso. Es una forma de pensar y escribir sobre objetos y fenómenos. Efectivamente, estamos hablando de un concepto de patrimonio mucho más amplio e inclusivo». Oldfield y su equipo trabajaron con museos, como el Amsterdam Museum y el Museo de Varsovia, que han estado al frente de los esfuerzos por descolonizar sus colecciones. Muchos artistas contemporáneos también han estado cuestionando el pasado colonial de formas nuevas y emocionantes. «Los grupos de ciudadanos también han contribuido a desafiar las narrativas oficiales del patrimonio europeo a través de paseos guiados, actuaciones o eventos culturales —comenta Oldfield—. De nuevo, mapeamos en detalle gran parte de esta actividad, desde Bristol hasta Marsella, desde Lisboa hasta Río de Janeiro, desde Ciudad del Cabo hasta Ámsterdam». El proyecto ECHOES destacó en todo momento la importancia de los movimientos populares y de los actores culturales independientes como los artistas, los conservadores y los trabajadores del patrimonio. Según subraya Oldfield: «Estos actores traen consigo una gran experiencia y conocimientos que deben incorporarse a las prácticas en materia de patrimonio. Esto incluye la “escucha activa”, una forma de escuchar basada en un interés auténtico en la perspectiva del otro».

Una nueva diplomacia

Estos nuevos enfoques para comprender la historia colonial europea ayudarán a influir en campos como la historia y el patrimonio, las ciencias políticas y la museología. Oldfield señala que la llamada crisis migratoria, la COVID-19 y el movimiento #BlackLivesMatter han reactivado los debates sobre cultura y patrimonio. «Defendemos lo que denominamos una “nueva diplomacia”, una especie de reactivación de las relaciones culturales internacionales», afirma. «Escuchar y ser capaces de alimentar un auténtico diálogo intercultural son habilidades que deberían poner en práctica cada día los responsables políticos y los profesionales de la Unión Europea de todos los niveles. Opinamos que estos debates proporcionan una oportunidad para que Europa se replantee sus relaciones con su pasado colonial». En otras palabras, la historia del colonialismo necesita hallar su lugar en las narrativas contemporáneas de Europa. «Esta historia difícil debería ser un elemento productivo en el compromiso de Europa con el resto del mundo en vez de un silencio incómodo que persigue a su pasado, su presente y su futuro», concluye Oldfield.

Palabras clave

ECHOES, colonial, indígena, esclavitud, patrimonio, intercultural, historia, racial

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación