Skip to main content

In Ovo’s automated sexing solution for chicken eggs

Article Category

Article available in the folowing languages:

Una tecnología automatizada de selección del género podría transformar la industria ovoproductora

Una solución de alta tecnología verdaderamente innovadora permite a los criaderos retirar los huevos macho de las incubadoras en una fase temprana del proceso de cría y concentrarse solo en las gallinas ponedoras.

Alimentos y recursos naturales

En la industria ovoproductora, el género de los polluelos recién nacidos se determina manualmente en el criadero tras la eclosión. Los polluelos macho, incapaces de poner huevos, se consideran un subproducto indeseado de la producción y son sacrificados poco después de la determinación del género, con tan solo un día de edad.

Una nueva tecnología para prevenir el descarte de los polluelos macho

Ya solo en los Países Bajos se sacrifican cada año unos cuarenta y cinco millones de polluelos macho. Con el apoyo del proyecto financiado con fondos europeos InOvotive, la empresa neerlandesa In Ovo ha desarrollado una técnica para determinar el género de los huevos con precisión y rapidez y permitir a los criaderos clasificar automáticamente los huevos durante la incubación. El método de In Ovo para determinar el género de un polluelo mientras todavía está en el huevo podría poner fin al descarte de polluelos. Este avance científico promete revolucionar la producción de huevos, eliminar los dilemas éticos y mejorar el bienestar animal.

Identificar el género de un polluelo en menos de lo que canta un gallo

Con el nuevo prototipo mejorado, In Ovo es capaz de determinar el género de un huevo en tan solo unos segundos al noveno día de incubación. Tras realizar un diminuto orificio en la cáscara, se toma una pequeña gota de líquido sin perjudicar al embrión. Después, el agujero se cierra de inmediato. Mediante espectroscopía de masas, un proceso completamente automatizado analiza cada muestra en busca de un biomarcador químico asociado al género que contribuye a determinar con gran precisión si el embrión es macho o hembra. «El análisis se lleva a cabo el noveno día del proceso de incubación de veintiún días, porque consideramos que en ese momento los embriones todavía no tienen una experiencia consciente de la incomodidad ni del dolor», comenta Wil Stutterheim, cofundador de In Ovo. «La percepción del dolor es objeto de un intenso debate. Todavía no hay un consenso sobre el momento exacto en que el sistema nervioso transmite señales entre el encéfalo y el resto del cuerpo, pero opinamos que no se debe realizar el cribado tras el undécimo día. Algunas empresas de la competencia realizan el procedimiento el decimotercer o decimocuarto día». El método de In Ovo funciona con todas las razas comerciales de gallinas, tanto de huevos blancos como pardos. La tecnología Echo® MS proporcionada por SCIEX determina la concentración del biomarcador en un segundo. «Además de ser el espectrómetro de masas más rápido del mercado, nuestra tecnología de cribado no se limita a detectar un único biomarcador. Al contrario que las tecnologías de la competencia, que solo utilizan un marcador de ADN o una hormona específica que funciona con una reacción de color, nosotros podemos cambiar fácilmente a otro biomarcador», explica Stutterheim. «En consecuencia, podemos utilizar biomarcadores que proporcionan resultados antes o que pueden emplearse en el mismo prototipo de dispositivo para aplicaciones distintas de la determinación del género “in ovo”».

Hacia una mayor comercialización

«Actualmente nuestra máquina funciona en la línea de un criadero comercial de los Países Bajos», explica Bram Uljee, responsable de mercadotecnia en In Ovo. «Tenemos previsto instalar la siguiente máquina en un país diferente a principios del año próximo». Es posible que el sacrificio de los polluelos macho no sea el problema de bienestar animal más visible, pero cada vez capta más atención tanto entre los consumidores como entre los responsables políticos. Uljee destaca la importancia de ofrecer una alternativa rápida y precisa, además de fácil de implementar en un criadero comercial de gran tamaño, para poner fin de forma eficaz al descarte de polluelos. «Creemos que nuestra solución constituye un gran paso para que la industria avícola esté lista para el futuro. Y consideramos que todos en el sector quieren acabar con esta práctica».

Palabras clave

InOvotive, huevo, biomarcador, criaderos, incubación, polluelos macho, género, espectroscopía de masas

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación