Skip to main content

Development of environmental modules for evaluation of toxicity of pesticide residues in agriculture

Article Category

Article available in the folowing languages:

Modelización de datos de toxicidad alimentaria para pesticidas

Se ha recopilado información sobre la toxicología de los pesticidas con datos sobre la estructura y la actividad biológica para desarrollar modelos QSAR. Estos modelos eran capaces de predecir de forma realista la toxicidad alimentaria para la codorniz Bobwhite.

Salud

La predicción de la actividad de biomoléculas mediante bases de datos y la elaboración de modelos se está convirtiendo en una herramienta cada vez más aceptada. Este tipo de herramientas es capaz de predecir niveles de toxicidad para grupos de sustancias químicas como los pesticidas. El uso de modelos de relaciones cuantitativas estructura-actividad (QSAR) significa que la conservación de nuestros ecosistemas ya no necesita discrepar de los intereses económicos de la industria. QSAR puede significar que las pruebas de toxicidad más convencionales y más costosas llegarán a convertirse en su mayor parte en obsoletas. Los objetivos del proyecto DEMETRA, financiado con fondos comunitarios, implicaron el desarrollo de software para la predicción de la toxicidad química en cuatro organismos clave de nuestra cadena alimentaria. Entre los grupos que participaron figuran ecotoxicólogos, representantes de la industria y organismos gubernamentales. Para desarrollar modelos en relación con la codorniz Bobwhite para la toxicidad alimentaria, los socios del proyecto del Instituto Mario Negri para la Investigación Farmacológica en Italia recopilaron información de un conjunto de 98 pesticidas. Los dos componentes principales implicados en el estudio fueron una descripción completa de los compuestos junto con información fiable y exhaustiva sobre la toxicidad. La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) redactó unos principios para la validación de modelos QSAR. Uno de los criterios a seguir fue que las bases de datos sobre toxicidad utilizadas deberían poseer la máxima cantidad de información. Por lo tanto, el grupo seleccionó el Programa de Pesticidas de la Oficina de la Agencia de Protección Ambiental, la base de datos EPA-OPP, para usarla en el modelo QSAR. Además, se emplearon otras fuentes de datos de alta calidad para la comparación, como medio de ratificación de los datos para proporcionar una información más precisa. Los científicos elaboraron un método de asignación de un único valor para cada compuesto de datos múltiples e impusieron un estricto sistema de filtrado para garantizar un resultado fiable. En lo que respecta a la descripción de los compuestos, el equipo proporcionó tres niveles de información: el químico, que implica la descripción molecular, el matemático (el descriptor molecular) y un conjunto de valores de toxicidad para los compuestos. Entre los posibles usuarios figuran los propietarios de las bases de datos utilizadas. Esto es una indicación del nivel de cooperación previsto ya que, juntos, estos usuarios pueden combinar la información como si fueran una «auditoría externa» para una verificación de la validez. Entre otros posibles usuarios se encuentran los organismos reguladores, los investigadores académicos y el público en general gracias a que la información está disponible para todos en la página Web de DEMETRA en: http://www.demetra-tox.net. Se prevé que este trabajo proporcionará las bases para el desarrollo de nuevos métodos QSAR.

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación