Skip to main content

European cell cycle consortium

Article Category

Article available in the folowing languages:

La batuta del ciclo celular

El control del ciclo celular podría ser la llave que abra el cofre que contiene muchos de los anhelos de la industria agrícola, entre ellos la obtención del máximo rendimiento posible de los cultivos. Especialistas en botánica del proyecto comunitario ECCO estudiaron una serie de moléculas que podrían influir de manera determinante en este importante proceso.

Salud

Durante el ciclo celular se produce una serie de acontecimientos que conducen en definitiva a la división de una célula. El control de este ciclo podría ser una de las claves para activar y desactivar la división celular a voluntad. De ese modo, la ciencia podría regir el calendario de las plantas desde su germinación, pasando por su crecimiento, hasta su reproducción. Un grupo nutrido de genes implicados en el control del ciclo celular de las plantas es la llamada familia de las «proteínas con caja F». La planta modelo Arabidopsis puede tener un tamaño pequeño, pero sus genes han deparado varias sorpresas en este ámbito. Investigaciones genéticas han revelado que posee varios cientos de genes que codifican proteínas con caja F, mientras que la levadura, por ejemplo, apenas cuenta con unos pocos. Los científicos de ECCO trataron de identificar a los miembros de este grupo de proteínas, codificadas en los genes con caja F, que intervienen en el ciclo celular. Para ello identificaron los sustratos de las proteínas con caja F, es decir, sus dianas moleculares. Si los sustratos resultaban ser a su vez proteínas implicadas en el ciclo celular, se desprendería que la proteína con caja F codificada también cumple una función en dicho ciclo. Los investigadores del proyecto idearon un método para identificar estos sustratos de las proteínas: utilizaron como vector una bacteria patógena denominada Agrobacterium que provoca tumores en plantas. Durante la infección, esta bacteria transferiría a la planta su propio ADN y también, sin saberlo, el material añadido por los investigadores. Se estudiaron y compararon proteínas en estado salvaje y también proteínas a las que se había eliminado la porción correspondiente a la caja F. Tras formar las proteínas un complejo con sus sustratos, éstos se purificaron, analizaron e identificaron. Para ello se utilizaron procesos como de cromatografía, electroforesis y espectrometría. Los resultados fueron muy alentadores y apuntan a que al menos dos proteínas con caja F podrían intervenir en el ciclo celular. La información sobre la estructura y la función de las proteínas tiene una gran utilidad práctica. En el futuro, por medio de la ingeniería de proteínas se podría instruir a estas moléculas que detengan o impulsen la división celular en plantas según se desee.

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación