Skip to main content

Thematic network for understand mobiliby prediction

Article Category

Article available in the folowing languages:

Menú de opciones para un transporte respetuoso con el medio ambiente

Cambiar los hábitos de los europeos en el ámbito de los transportes para salvar el planeta puede ser una tarea más difícil de lo que aparenta. El proyecto Think-up reunió a especialistas en modelización del transporte para comprender mejor las repercusiones de las medidas políticas orientadas a promover el uso de los medios de transporte menos nocivos para el medio ambiente.

Cambio climático y medio ambiente

Al contrario que las emisiones globales de gases de efecto invernadero, que han disminuido, las emisiones del sector de los transportes en concreto han aumentado un 25\;% entre 1990 y 2005. Por tanto, para alcanzar el objetivo global para la UE, establecido en el 8\;%, es necesario que el sector de los transportes reduzca de forma sustancial sus emisiones de gases de efecto invernadero. Las nuevas políticas para lograr dicho objetivo, que se necesitan con carácter urgente, se centran en el uso de medios de transporte menos nocivos para el medio ambiente. Para facilitar la aplicación de estas medidas es necesario conocer las verdaderas posibilidades que existen para que se produzca una transición del transporte por carretera al ferroviario y naval. El proyecto Think-up se propuso aunar las tareas de modelización de la demanda de transporte y la formulación de proyecciones. Asimismo, trató de comparar las metodologías empleadas y los resultados obtenidos. Concretamente, el proyecto analizó el mercado del transporte de pasajeros. Éste es muy complejo y los investigadores usaron segmentos para subdividir el mercado en grupos tales como la distancia del desplazamiento, la modalidad y la finalidad. Este concepto de segmentación se asemeja en gran medida a los parámetros que influyen en los modelos de la demanda de transporte. Las posibilidades de que se produzca un cambio de modalidad en el transporte de pasajeros se puede evaluar mediante una modelización de la demanda, lo cual se consigue variando distintos factores que influyen en la elección de los pasajeros, como el coste del transporte o su duración. En la Unión Europea se emplean múltiples modelos para determinar la demanda de transporte de pasajeros. Según los responsables del proyecto Think-up, estos modelos se pueden subdividir en distintas categorías. Pueden emplearse representaciones para determinar la movilidad en distancias cortas según las rentas de cada hogar y las características de los diferentes modelos y medios de transporte que facilitan una estimación de la probabilidad de decantarse por un medio de transporte u otro. La demanda del transporte también se puede calcular comparando el volumen del transporte entre regiones a partir de los datos económicos de éstas. El inconveniente al usar esta clase de información, que requiere gran detalle, radica en que normalmente no se establece una conexión entre el transporte y la economía. Estos métodos para calcular las posibilidades de que se produzca un cambio modal son los más adecuados para alcanzar resultados de la mayor fiabilidad posible, dado que se fundamentan en datos que reflejan el comportamiento «real» de los pasajeros. Además, permiten la inclusión de factores sobre los que se carece de datos. Por ejemplo, la finalidad del desplazamiento y ciertos factores socio-demográficos y socioeconómicos se consideran de forma indirecta. Los resultados de los distintos modelos de transporte de pasajeros se integraron en un metamodelo desarrollado por el posterior proyecto Expedite. Este modelo, cuya función no es la de sustituir a los modelos detallados mencionados, ofrece la posibilidad de examinar rápidamente los efectos de un gran número de opciones políticas. A continuación podrían emprenderse estudios más concienzudos sobre segmentos concretos del mercado del transporte.

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación