Skip to main content

Article Category

Article available in the folowing languages:

Un activador molecular de la senescencia celular

Científicos europeos han dado con un interruptor molecular de la senescencia celular, un hallazgo que podría ser muy beneficioso contra el cáncer.

Salud

La senescencia celular, un mecanismo relevante de cara a la prevención del cáncer en los mamíferos, consiste en la pérdida, por parte de células normales, de su capacidad de dividirse, a la vez que sufren una serie de cambios metabólicos y morfológicos. Este proceso se pone en marcha en las células en respuesta a un estrés fisiológico, por ejemplo el deterioro del ADN, lo cual puede provocar la formación de tumores. Además, se cree que la senescencia está implicada en el envejecimiento del organismo al completo y que limita la renovación de las células madre normales. Las células cultivadas se analizan para determinar los distintos factores fisiológicos de la senescencia celular, entre ellos los genes que ponen en marcha dicho proceso. Estudios recientes han revelado que en tumores benignos pueden hallarse células senescentes, las cuales podrían prevenir la malignidad de dichos tumores. Existen también indicios de que las células madre (las células originales del organismo) experimentan la senescencia a medida que se envejece. No obstante, aún no se conoce bien la influencia de las células senescentes en el organismo ni dónde acaban. El proyecto comunitario «Modelling senescence» («Modelización de la senescencia») se dedica a estudiar este proceso en el propio organismo y no en células cultivadas. Sus investigadores han ideado una técnica que permite activarlo a voluntad y determinar sus efectos en tejidos normales y cancerosos. Los socios del proyecto criaron ratones en los que la expresión de dos destacados activadores moleculares del proceso, los genes p16INK4a y p19ARF, se pueden inducir en múltiples tejidos administrando tetraciclina. De este modo se pueden generar células senescentes con fines experimentales y, así, averiguar sus características moleculares y funcionales. La labor realizada por el consorcio del proyecto hasta la fecha ha dado lugar al primer método genético para estudiar este crucial proceso biológico en tejidos y organismos, en lugar de en células cultivadas. De esta forma, contribuirá a ampliar el conocimiento científico del proceso de envejecimiento y de mecanismos contra el cáncer, fomentando así la formación de una economía del conocimiento en Europa.

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación