Skip to main content

Article Category

Article available in the folowing languages:

Políticas para mitigar las emisiones de carbono

Un equipo financiado con fondos europeos estudió las políticas climáticas de la UE para ayudar a mejorarlas. El consorcio abordó la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero mediante la introducción de cambios en la demanda de los consumidores, y llegó a la conclusión de que el comercio y el mayor bienestar económico contribuyen de manera determinante al aumento de las emisiones.

Cambio climático y medio ambiente
Sociedad

Las políticas en materia de cambio climático pueden ser más o menos estrictas y adoptar distintos planteamientos, en función de los contextos nacionales o regionales a los que pertenezcan. Normalmente inciden en la fabricación, pese a que el consumo afecta cada vez más a las emisiones. El proyecto sufragado por la UE CARBON CAP (Carbon emission mitigation by consumption-based accounting and policy) estudió el marco europeo de políticas sobre cambio climático. Los socios ampliaron la base común de conocimientos en materia de emisiones, ayudando así a desarrollar políticas innovadoras. El consorcio elaboró directrices más eficientes encaminadas a alcanzar los objetivos climáticos de la UE. Dichas políticas tratan de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero induciendo un cambio en la demanda de los consumidores. Para avanzar hacia un conjunto de políticas más equilibrado era necesario colmar ciertas lagunas de conocimientos, generando un espacio interactivo de aprendizaje mutuo entre el equipo y los principales agentes implicados. Los socios diseñaron además un plan de acción para vertebrar la transición hacia una economía hipocarbónica de aquí a 2050. Los investigadores analizaron varias proyecciones de cambio mediado por dichas políticas, para concluir que aunque el comercio es una de las principales causas del incremento global en las emisiones, no lo es tanto como el aumento de la riqueza y la eficiencia industrial. No obstante, el desplazamiento de la industria de los países occidentales, unido al aumento de las importaciones, contribuye al crecimiento de las emisiones, especialmente las originadas por procesos de combustión. El aumento del bienestar económico neutraliza en parte las mejoras en la eficiencia energética y en las emisiones de carbono. CARBON CAP analizó y clasificó más de treinta instrumentos políticos, anotando las tres principales ventajas de introducir las políticas en un marco general de acción. Uno de los principales hallazgos del proyecto es la constatación de que resulta complicado influir en las elecciones de los consumidores cuando estos tienen acceso a bienes con bajas y altas emisiones que satisfacen la misma necesidad. Los resultados indican que debe otorgarse prioridad a las políticas que, al exigir unos requisitos mínimos, conllevan una modificación de las características de los productos a la venta. Asimismo, las políticas que afectan a la elección de uno u otro producto disponible en el mercado deberían aplicarse en una fase posterior. De este modo se obtendría una reducción de alrededor del 50 % de las emisiones actuales de la UE. Los investigadores plantean que las opciones con mayor potencial de reducción de emisiones son los alimentos y los sectores de la construcción y los transportes, por lo que deberían ser los principales objetivos de las políticas. Los modelos desarrollados en el marco del proyecto apuntan a que las nuevas políticas pueden reducir notablemente las emisiones de gases de efecto invernadero de Europa, especialmente las procedentes de la construcción y el transporte.

Palabras clave

Emisiones de carbono, gas de efecto invernadero, políticas sobre cambio climático, consumo, CARBON CAP

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación