CORDIS
Resultados de investigaciones de la UE

CORDIS

Español ES

The Neurobiology of Decision-Making in Eating - Innovative Tools

Español ES

La neurobiología de los hábitos alimentarios: ¿qué nos empuja a comer tanto?

El aumento alarmante de la tasa de obesidad en todo el mundo constituye un importante problema sanitario con efectos socioeconómicos de calado. Para fomentar estilos de vida saludables, es necesario comprender los factores que afectan a los hábitos alimentarios.

SALUD

SOCIEDAD

INVESTIGACIÓN FUNDAMENTAL

© photoschmidt, shutterstock
A pesar de la información sanitaria, la educación y los impuestos que gravan los alimentos poco saludables, las tasas de obesidad y enfermedades no transmisibles siguen siendo muy altas. Como resultado, los gobiernos de todo el mundo buscan mejorar la salud de los ciudadanos mediante intervenciones de estimulación, pequeños pero importantes estímulos conductuales que tienen como objetivo modificar las preferencias alimentarias de las personas. Sin embargo, para desarrollar recomendaciones eficaces es fundamental comprender los determinantes de los hábitos alimentarios. Para tal fin, el proyecto financiado con fondos europeos NUDGE-IT (The Neurobiology of Decision-Making in Eating – Innovative Tools) reunió a destacados expertos europeos en el campo de la neurobiología para definir estrategias eficaces a fin de incorporarlas en las pautas nutricionales. «El objetivo principal de NUDGE-IT era comprender mejor la toma de decisiones relacionada con los hábitos alimentarios y construir modelos predictivos para contribuir a mejorar las políticas de salud pública», explica el profesor Gareth Leng, coordinador del proyecto. Los hábitos alimentarios están determinados por condicionantes culturales y sociales, factores cognitivos y factores familiares, genéticos y epigenéticos. Además, la publicidad alimentaria y el etiquetado de alimentos, los factores económicos y la percepción de una alimentación saludable desempeñan un papel en los hábitos alimentarios. «Es probable que algunos factores actúen como barreras para la eficacia de determinados tipos de políticas de intervención o susciten inquietudes sobre las consecuencias negativas en algunos sectores de la sociedad», recalca el profesor Leng. NUDGE-IT trabajó para traducir los descubrimientos de la investigación básica en recomendaciones políticas, tendiendo puentes para el conocimiento entre la información mecanicista y los estudios traslacionales en seres humanos. En este sentido, los investigadores integraron estudios comportamentales y observacionales con análisis de datos neurobiológicos para proporcionar información a las partes interesadas en materia de políticas relacionadas con pautas nutricionales. Determinantes de los hábitos nutricionales El proyecto realizó una serie de observaciones interesantes, incluida la influencia decisiva de los mecanismos homeostáticos y hedónicos o de recompensa del cerebro en el consumo de alimentos y el peso corporal. Curiosamente, los investigadores descubrieron que tanto la masa grasa como la densidad ósea afectan a la ingesta total de alimentos, mientras que las señales procedentes del intestino y de la masa grasa parecen afectar adicionalmente a las rutas de recompensa. Esto podría tener implicaciones potenciales en los esfuerzos para reducir el índice densidad ósea-masa grasa en la población. Además, el déficit de un nutriente específico podría motivar un aumento de la ingesta de alimentos para contrarrestar tal pérdida, lo que conlleva un aumento obligatorio en el consumo de energía. Aunque se considera que un 80 % del peso corporal tiene un cariz hereditario, nuevos indicios señalan que el estrés y una mala alimentación durante la gestación y la vida postnatal temprana parecen tener repercusiones de por vida en la fisiología y el metabolismo. Sin duda, el estado metabólico de la madre durante el embarazo afecta a la dinámica cerebral del feto, mientras que la sobrealimentación en los primeros años de vida no solo produce un aumento de peso, sino que además provoca cambios permanentes en los hábitos alimentarios. Sin embargo, los datos de NUDGE-IT sugieren que las intervenciones en la dieta de los niños destinadas a fomentar hábitos alimentarios saludables pueden ser muy eficaces. Esto probablemente refleja su rápida tasa de crecimiento y sugiere una ruta homeostática regulada dinámicamente. La neurobiología de los hábitos alimentarios Sin duda, cuando se trata de los alimentos, la toma de decisiones está fuertemente relacionada con la actividad en determinadas regiones del cerebro. Las alteraciones en estas áreas podrían estar asociadas con los cambios comportamentales que conducen a la obesidad. En base a esta premisa, los investigadores de NUDGE-IT emplearon técnicas de neuroimagen para estudiar las asociaciones y procesos neuronales vinculados con los comportamientos alimentarios. Estos identificaron los circuitos neuronales implicados con la valoración y la selección de alimentos, determinando además las subregiones del cerebro que controlan el apetito. Curiosamente, descubrieron una nueva relación entre el estado fisiológico y psicológico de las personas y los hábitos alimentarios. Gracias a la modelización matemática, se logró alcanzar una visión más holística de los mecanismos de elección alimentaria, lo que permitió desarrollar un marco para las políticas en materia de alimentación basadas en evidencias. «Tenemos que seguir combinando estudios mecanicistas y traslacionales y abordar los problemas relacionados con el cumplimiento adaptando las políticas de estimulación a poblaciones específicas», concluye el profesor Leng.

Palabras clave

NUDGE-IT, comida, ruta de recompensa, neurobiología, peso

Información del proyecto

Identificador del acuerdo de subvención: 607310

Estado

Proyecto cerrado

  • Fecha de inicio

    1 Enero 2014

  • Fecha de finalización

    31 Diciembre 2018

Financiado con arreglo a:

FP7-KBBE

  • Presupuesto general:

    € 12 370 203,57

  • Aportación de la UE

    € 8 984 471

Coordinado por:

THE UNIVERSITY OF EDINBURGH

Este proyecto figura en…