Skip to main content

Behavioral Based Forwarding

Article Category

Article available in the folowing languages:

Una infraestructura flexible de Internet

Un equipo de investigadores recibió financiación europea para desarrollar una novedosa tecnología que podría agilizar Internet y aumentar su nivel de seguridad y flexibilidad de manera que pueda adaptarse rápidamente a los constantes cambios en las necesidades de comunicación y datos. Ello a su vez facilitaría el desarrollo y la comercialización de nuevas herramientas y servicios en línea.

Economía digital

Las redes definidas por software permiten abandonar los dispositivos de red físicos altamente especializados —soluciones «one box», donde una «caja» lo hace todo— y sustituirlos por dispositivos de red reprogramables. En este sentido, el proyecto BEBA, financiado por la Unión Europea, logró identificar nuevas arquitecturas y métodos para mejorar la seguridad de Internet, agilizar su funcionalidad y proporcionar un control preciso interno de la red sin que ello repercuta en el rendimiento. Internet flexible La red de Internet posee dos planos muy distintos: la interfaz con la que interactúan diariamente sus usuarios —buscadores, redes sociales, servicios de mensajería, etc.—, por un lado, y la infraestructura tecnológica subyacente, por otro. Esta infraestructura está compuesta por dispositivos físicos como conmutadores de red, routers y tarjetas de interfaz, y se rige por una serie de protocolos operativos, estándares y procedimientos. «Los protocolos son como "normas" de la infraestructura de comunicación de Internet, mientras que los conmutadores de red o las redes definidas por software son como sus "cañerías"», explicó Guiseppe Bianchi, profesor de la Universidad de Roma Tor Vergata (Italia) y coordinador del proyecto BEBA. «Su existencia pasa desapercibida a la mayoría de usuarios, pero son esenciales para el adecuado funcionamiento de Internet». Estas normas son tan complejas y rígidas que pueden dificultar enormemente la evolución de la tecnología de Internet; un fenómeno que se ha dado en llamar «osificación de Internet». El proyecto BEBA trató de abordar este problema evolucionando las redes definidas por software, a fin de flexibilizar las operaciones de red y adaptarlas a necesidades y servicios nuevos e innovadores. Los nuevos métodos y arquitecturas identificados se desarrollaron y probaron para garantizar la máxima velocidad en las operaciones. «Logramos demostrar una mayor rapidez en la detección y reacción ante ataques de denegación de servicio en una instalación piloto a gran escala en la República Checa», aseguró Bianchi, a lo que añadió que «también demostramos que las redes definidas por software permiten a los operadores de red diseñar y configurar sus propias estadísticas de control y seguimiento, en lugar de basarse en la configuración de los dispositivos de red comerciales». La estructura flexible propuesta por el consorcio también pudo integrarse plenamente en un conocido conmutador de software de código abierto. Una red de oportunidades La tecnología propuesta por el equipo de BEBA, aunque aún en un estadio incipiente, abre las puertas a nuevas posibilidades de computación moderna. Una posible vía de investigación podría ser el desarrollo de tarjetas de interfaz de red «inteligentes» con capacidades BEBA, las cuales podrían emplearse para «descargar» la red de funciones como el seguimiento de conexiones, el equilibrio de carga inteligente y el control de la seguridad, que podrían gestionarse desde la nube, liberándose así recursos de computación. Otro interesante resultado es la incorporación de algunas de las ideas del proyecto en la próxima versión del estándar OpenFlow de la Open Networking Foundation. Los socios demostraron que una versión simplificada de la propuesta de BEBA, llamada «OpenState», es ya compatible con el hardware OpenFlow existente. A pesar de que el proyecto ya ha llegado a su fin, Bianchi y su equipo siguen de cerca el proceso de estandarización. «Cabe destacar que el proyecto BEBA promovió abstracciones de programación independientes de las plataformas específicas que accionan las funciones de red», señaló Bianchi. «Estamos convencidos de que mantenerse al margen de los detalles de implementación de una plataforma específica es tender la mano a la innovación abierta». Al «disociar» la ejecución de las funciones de red del proveedor que gestiona cada plataforma, se permite a desarrolladores e ingenieros externos crear funciones específicas y personalizadas sin tener que conocer los entresijos de ninguna plataforma en particular.

Palabras clave

BEBA, redes definidas por software, programación, OpenFlow, Internet

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación