Skip to main content

Developing a Pilot Case aimed at establishing a European infrastructure project for CO2 transport

Article Category

Article available in the folowing languages:

Un caso piloto para agilizar la captura, el transporte y el almacenamiento de carbono en Europa

La tecnología de captura, transporte y almacenamiento de carbono (CCS) es fundamental para mitigar el calentamiento global, pero primero hay que sortear varios escollos. La CCS no es rentable económicamente con el actual régimen energético. Su despliegue en el futuro depende del marco normativo, los incentivos y los costes por emisiones.

Cambio climático y medio ambiente
Energía

La CCS impide que vayan a parar a la atmósfera cantidades ingentes de dióxido de carbono (CO2) procedentes del uso de combustibles fósiles. Según la Agencia Internacional de la Energía, la CCS constituye la tercera medida más importante de cara a limitar en dos grados el calentamiento global. En numerosos sectores, la captura de CO2 es la única tecnología que puede instalarse en sus instalaciones actuales con el propósito de reducir su huella de carbono. Teniendo en cuenta los límites de la eficiencia energética y la electrificación de los procesos industriales, se observa que la captura de CO2 será necesaria hasta que la sociedad disponga de otros procesos técnicos y materiales bajos en carbono. De cara a alcanzar las metas climáticas a largo plazo acordadas, es decir, una reducción del 80-95 % del CO2 con respecto a 1990, la CCS seguirá siendo una opción clave de mitigación en los diversos sectores industriales y energéticos. «El proyecto GATEWAY muestra la manera de obtener CO2 de distintas fuentes en Europa y guardarlo en un almacén central situado en el mar del Norte de forma sencilla, segura y rentable», declaró Marie Bysveen, coordinadora del proyecto GATEWAY, financiado con fondos europeos. El arranque de la CCS en Europa GATEWAY elaboró un estudio comercial de cara a un posible Proyecto de Interés Común (PIC, o PCI en inglés). Se estudiaron los riesgos, se propusieron medidas para eliminarlos, se evaluaron tecnologías pertinentes, las políticas y los aspectos normativos, la percepción pública y la financiación necesaria, y se propusieron posibles instrumentos de financiación. Son factores clave que pueden aplicarse a otros proyectos similares e impulsar el desarrollo de las tecnologías de CCS. «La industria y la Administración tendrán a su disposición el primer estudio económico relativo a una infraestructura transfronteriza de transporte de CO2», indicó Bysveen. Esta labor desembocó en la presentación de la solicitud del PIC Rotterdam Nucleus, el logro más notable de GATEWAY. Este PIC se situó en la lista prioritaria de la Comisión Europea en octubre de 2017. «Este podría ser un avance trascendental con vistas al despliegue de las tecnologías de CCS en Europa», aseguró Bysveen. Rotterdam Nucleus será la base del sistema dedicado a una infraestructura de transporte de CO2 a gran escala desde la Europa continental hasta emplazamientos de almacenaje de CO2 en aguas territoriales neerlandesas y británicas del mar del Norte. Esta infraestructura se ha diseñado para que tenga grandes dimensiones, proporcione la capacidad de transporte de CO2 necesaria para la implantación de la CCS en sus fases precomercial y comercial en Rótterdam y establezca las bases de posibles conexiones futuras con zonas industriales de terceros países. Bysveen añadió que esta infraestructura «tendrá una repercusión notable en la velocidad de la implantación de la CCS en los países vecinos, ya que habrá sentado los cimientos de un transporte y almacenamiento de CO2 de gran capacidad en el mar del Norte». Satisfacer la necesidad de una infraestructura de transporte de CO2 en el mar del Norte Bysveen y los socios de esta iniciativa constataron que los proyectos consistentes en acciones de coordinación y apoyo pueden resultar extremadamente eficientes y generar una gran repercusión. «Los talleres y las conversaciones mantenidas con las distintas partes interesadas han contribuido enormemente a alcanzar una comprensión mutua tanto de los retos como de las soluciones viables en relación con la construcción de una infraestructura transfronteriza de transporte de CO2 en la región del mar del Norte». La consideración formal de Rotterdam Nucleus como PIC reviste importancia para la labor dedicada a planificar la construcción en sí de una infraestructura de CO2 en dicha región. Ayuda a agilizar los trámites de obtención de permisos, mejorar las condiciones normativas y, quizás, podría permitir que se opte a la ayuda financiera del Mecanismo «Conectar Europa». «GATEWAY allana el camino hacia la implantación práctica de la CCS en el continente europeo en un futuro próximo —concluyó Bysveen—. Además, ha sentado las bases de un sistema dedicado a una infraestructura de gran capacidad para el transporte de CO2 desde la Europa continental hasta emplazamientos de almacenaje de CO2 en el mar del Norte».

Palabras clave

GATEWAY, captura, transporte y almacenamiento de carbono, dióxido de carbono, calentamiento global

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación