Skip to main content

Article Category

Article available in the folowing languages:

Un novedoso dispositivo de calefacción

La operación típica de los sistemas de calefacción contemporáneos está actualmente basada en la combustión, proceso que produce la reacción de combustibles fósiles con oxígeno para proporcionar calor. Normalmente estos aparatos tienen grandes dimensiones y muy limitados márgenes de potencia, además de liberar sustancias altamente tóxicas, como por ejemplo óxidos de nitrógeno. Dotado de un control de potencia de amplio rango, un nuevo dispositivo de pequeño tamaño y de bajo nivel de emisiones, diseñado para proporcionar calor o agua caliente, podrá usarse en multitud de aplicaciones tanto domésticas como industriales.

Energía

El aparato, basado en una nueva técnica de combustión para combustibles líquidos y gaseosos, consiste en un novedoso quemador en medio poroso junto con un intercambiador de calor integrado. Al contrario que en un equipo de combustión catalítica tradicional, en el que la propagación de la combustión se produce como llama libre, en este caso se basa en la combustión dentro de los poros de un medio poroso inactivo. Las propiedades del medio facilitan la consecución de un proceso de quemado estable que permite la producción de alta densidad de potencia con muy poca emisión al medio. Para reducir las pérdidas de calor se ha incorporado también en el medio poroso el intercambiador de calor con resultados de alta transferencia de calor. Por tanto, el conjunto integrado de quemador e intercambiador de calor constituye un sistema compacto e integrado a la vez que muy eficaz. En comparación con los sistemas domésticos actuales, la nueva unidad compacta de quemador de gas e intercambiador de calor ofrece muchas ventajas. En primer lugar, es 10 a 15 veces menor en volumen que los sistemas actuales. En segundo lugar, el nuevo quemador presenta una variedad de operaciones que alimentan el control de potencia de amplia gama, tan necesario para propósitos de calefacción doméstica. En tercer lugar, los excelentes valores de emisión son directamente comparables a los de los quemadores de gas actuales y pueden mejorarse con respecto a su propia operación. Finalmente, la estabilidad del proceso de quemado se asegura independientemente de las propiedades de la mezcla de gas y de la proporción aire/combustible. Se han desarrollado y probado varios prototipos de quemadores para distintas cargas de calor térmico, que tienen las mismas ventajas cuando se usan con fines de calefacción. Según los diseños, pueden usarse también para proporcionar agua caliente y vapor. Más allá del consumo de combustibles, se ha desarrollado igualmente un prototipo preliminar para la combustión de gasóleo, obteniéndose resultados satisfactorios dentro del rango de potencia de 1 a 15 kW. El sistema completo cuenta con unidades de control únicas que permiten un uso seguro, cómodo, eficaz y de larga duración. Debido a su flexibilidad de uso y sus numerosas ventajas, esta nueva técnica de combustión marca un adelanto significativo que podría cambiar el futuro de los sistemas de calefacción industriales y domésticos en Europa, en beneficio de los consumidores.

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación