Skip to main content

submarine landSLIDEs and TSUnami MOdeling on the margins of the Mediterranean Sea

Article Category

Article available in the folowing languages:

Peligros que acechan en las profundidades

Un corrimiento de tierras submarino podría causar un tsunami y provocar estragos en la costa. El Mediterráneo no es ajeno a estos fenómenos, pero un mayor conocimiento científico podría ayudar a enfrentarse a ellos.

Cambio climático y medio ambiente

Bajo el intenso azul del Mediterráneo se esconden varios riesgos geológicos potenciales, como la posibilidad de un tsunami o de corrimientos de tierras submarinos. El proyecto Tsumoslide («Modelado de tsunamis y corrimientos de tierras submarinos en los márgenes del Mar Mediterráneo»), financiado por la Unión Europea, pretendió investigar estas amenazas. El proyecto identificó áreas de peligro que podrían causar más problemas en el futuro e intentó modelar los corrimientos de tierras submarinos y su impacto. El proyecto analizó el comportamiento de las olas y ondas de marea cerca de la costa e identificó áreas de alto riesgo que deberían contemplarse en los planes nacionales de riesgos geológicos. Para alcanzar sus objetivos, Tsumoslide definió procedimientos de modelado para las olas generadas por tsunamis y corrimientos de tierras. El proyecto integró todos los corrimientos de tierras conocidos en un software de posicionamiento geográfico, incluyendo características de estos riesgos como los sedimentos, la composición y edad de las fallas, y las dimensiones antes y después de producirse la fractura. Tsumoslide seleccionó un corrimiento de tierras submarino reciente frente a la costa de Siria para estudiarlo mediante batimetría multihaz de alta resolución. El proyecto estimó correctamente la composición de los sedimentos y amplió los conocimientos con este caso en particular. En conjunto, Tsumoslide sacó a relucir que los corrimientos de tierras submarinos se localizaban a lo largo de los márgenes continentales de la cuenca mediterránea. También señaló que las zonas sin actividad tectónica parecían tener la mayor densidad de eventos conocidos. El proyecto proporcionó multitud de datos sobre corrimientos de tierra, llanuras abisales, megaturbiedad, avalanchas de rocas y fragmentos y la altura de la pared de cabecera. Estas investigaciones han arrojado luz sobre el tema y se espera que algún día nos ayuden a responder de forma temprana a estas amenazas.

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación