Skip to main content

OBesogenic Endocrine disrupting chemicals: LInking prenatal eXposure to the development of obesity later in life

Article Category

Article available in the folowing languages:

El estudio de los orígenes de la obesidad

En un estudio europeo se investigó la posibilidad de que el origen de la obesidad infantil se encuentre en una fase prenatal. Para ello, se determinó el efecto de varios compuestos alteradores endocrinos (CAE).

Salud

La incidencia de la obesidad infantil ha alcanzado proporciones epidémicas en todo el mundo. A pesar de los avances realizados en la regulación neuronal y endocrina, aún se desconocen los mecanismos que intervienen en la obesidad. Los datos disponibles indican que existen factores determinantes que actúan en las primeras fases de la vida y que la exposición a contaminantes ambientales aumenta la susceptibilidad a la obesidad. El equipo del proyecto financiado con fondos europeos OBELIX (Obesogenic endocrine disrupting chemicals: linking prenatal exposure to the development of obesity later in life) estudió la hipótesis según la cual la exposición prenatal a CAE presentes en los alimentos desempeña un papel en el desarrollo de la obesidad. Los estudios se centraron en seis tipos de CAE: las dioxinas, los bifenilos policlorados, los retardantes de llama bromados, los pesticidas organoclorados y los ácidos alquilos perfluorados. Mediante el estudio de cohortes de recién nacidos europeos, se observó que la exposición perinatal era importante. Se diseñaron técnicas para evaluar la presencia de productos químicos en la médula espinal y la leche materna. Tras un análisis epidemiológico del peso al nacer, el crecimiento y el índice de masa corporal (IMC) en los niños, se observó que la exposición posnatal a ciento cincuenta y tres bifenilos policlorados se asociaba a una pérdida de peso al nacer. La presencia de diclorodifenildicloroetileno (DDE) en el nacimiento se asociaba a un crecimiento rápido en niños de hasta dos años de edad mientras que la exposición perinatal a productos químicos similares a la dioxina elevaban el IMC. En otra parte del proyecto, se realizaron estudios con animales para verificar las observaciones epidemiológicas. La exposición perinatal de ratones a diversos CAE causó concentraciones de lípidos alteradas que, no obstante, no coinciden siempre con un aumento del peso corporal. Los estudios sobre los mecanismos de acción de los CAE indicaron la presencia de cambios en la expresión génica y los procesos epigenéticos simultáneos a la diferenciación de los adipocitos. Otros estudios de sangre del cordón umbilical mostraron una asociación con la señalización a través de receptores de glucocorticoides, estrógenos y progesterona. Además, la evaluación del riesgo reveló que las concentraciones de algunos CAE que producían efectos nocivos eran menores que las determinadas como concentración diaria permitida (CDP). Por consiguiente, puede que las CDP no sean lo suficientemente seguras. En conjunto, Los resultados del proyecto OBELIX indican que la exposición a los CAE en fases tempranas de la vida puede alterar las vías metabólicas responsables de la regulación del peso. Sin duda, las consecuencias a largo plazo de estos efectos en los niños justifican la necesidad de una investigación más detallada.

Palabras clave

Obesidad, compuestos alteradores endocrinos, exposición prenatal, lípido, expresión génica

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación