Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

Vehículos inteligentes en la parrilla de salida hacia un tráfico más fluido y seguro

El proyecto ADAPTIVE, financiado con fondos europeos, pretende mejorar la circulación del tráfico y la seguridad vial y se dispone a ensayar sus vehículos adaptados en distintas condiciones de conducción.

Los artífices de ADAPTIVE alcanzaron recientemente un hito en su evolución, con el anuncio de que sus vehículos de demostración se encuentran ya plenamente equipados y listos para ensayarse en distintas condiciones. En concreto se han adaptado ocho vehículos en total, siete de pasajeros y un camión de carga. El proyecto tiene el firme propósito de mejorar las prestaciones de los vehículos autónomos dotándolos de nuevas funciones que, en combinación con una mejora de la seguridad del tráfico y de la eficiencia de la circulación, favorecerán la aceptación de los vehículos sin conductor por parte del público. Desarrollo de una gama de funciones de conducción automáticas para el tráfico diario El equipo de ADAPTIVE, que aplica el enfoque del «control compartido», aspira a optimizar la interacción entre conductores y tecnologías automáticas aprovechando una variedad de sistemas, como la interacción vehículo a vehículo (V2V), los sensores de obstáculos y tecnologías reactivas al estado del conductor. En el proyecto se probarán cuatro de los seis grados de automatización establecidos por la Sociedad de Ingenieros Automotrices (SAE): asistida, parcial, condicional y elevada. Entre los ocho vehículos de demostración hay coches pequeños para ciudad, coches más grandes de pasajeros y un vehículo pesado para transporte de mercancías. Estos vehículos tienen una serie de funciones automatizadas comunes, a saber, un volante eléctrico para maniobras laterales, control de frenado y transmisión para maniobras longitudinales, un radar frontal de largo alcance, una cámara frontal, sensores en trescientos sesenta grados y diseños adaptados de interfaz hombre-máquina (HMI). Al contar con características comunes, se podrán extraer conocimientos relativos al riesgo, la ergonomía, la tolerancia a los fallos y factores humanos como el comportamiento del conductor, siendo las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) la base del funcionamiento del sistema. Crear un entorno propicio Se ha completado la fase de diseño del proyecto y ahora se procede a ensayar y evaluar la tecnología. Se han previsto tres situaciones de prueba. Las pruebas de corta distancia consistirán en maniobras de aparcamiento y en entornos muy poblados, a velocidades inferiores a 30 km/h. Aquí el reto estriba en que primero habrá que desarrollar los algoritmos y sensores pertinentes. En las pruebas urbanas se examinará una serie de peligros cotidianos del tráfico a velocidades de entre 10 y 70 km/h. Aquí las dificultades surgen de la complejidad del entorno y la densidad del tráfico. Las pruebas en carretera implicarán desplazamientos a hasta 130 km/h y abarcarán maniobras como el cambio de carril y el filtrado del tráfico. Aquí el desafío consiste en optimizar la tolerancia a los fallos. Los métodos actuales para la evaluación de los sistemas avanzados de asistencia a la conducción (ADAS) no incluyen la conducción autónoma, por lo que el proyecto deberá desarrollar métodos nuevos. También habrá de realizarse una evaluación del impacto a escala paneuropea. Asimismo, para implantar satisfactoriamente los sistemas automatizados en el mercado europeo habrá que adaptar el marco jurídico. La legislación actual parte de la premisa de que el conductor ostenta la responsabilidad en lo que concierne a una conducción segura, pero los sistemas automatizados rompen este molde. En consecuencia, el equipo de ADAPTIVE está evaluando cuestiones como la legislación relativa al tráfico rodado, la responsabilidad civil, la seguridad de los datos y la privacidad de estos. Desde el proyecto también se revisará el marco jurídico de varios Estados miembros de la UE y de los Estados Unidos, prestando atención a las implicaciones para fabricantes y conductores y con el propósito de formular recomendaciones relativas a cambios necesarios en la legislación. ADAPTIVE evalúa la seguridad y la fluidez del tráfico, las tecnologías pertinentes, el comportamiento del conductor y los aspectos jurídicos y, mediante los ensayos con los vehículos de demostración que ha equipado, ayudará notablemente a situar a las industrias europeas relevantes a la vanguardia del diseño de vehículos inteligentes, que está llamado a conformar un mercado nuevo y muy amplio dentro de los sectores relacionados con la automoción. Para más información, consulte: Página web del proyecto

Países

Alemania

Artículos conexos