Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

El embargo de la investigación sobre las células madre embrionarias amenaza con una crisis institucional, afirman algunos eurodiputados

Miembros de la comisión de industria, comercio exterior, investigación y energía del Parlamento Europeo han acusado al Consejo de violación de los Tratados de la UE y los derechos de codecisión del Parlamento Europeo, debido a la aprobación de un embargo temporal sobre la fina...

Miembros de la comisión de industria, comercio exterior, investigación y energía del Parlamento Europeo han acusado al Consejo de violación de los Tratados de la UE y los derechos de codecisión del Parlamento Europeo, debido a la aprobación de un embargo temporal sobre la financiación destinada a la investigación sobre células madre embrionarias humanas y embriones humanos en virtud del VI Programa Marco (VIPM). El presidente de la comisión, Carlos Westendorp y Cabeza, afirmó que el embargo que comenzó a finales de julio se opone al acuerdo posterior al compromiso adoptado por el Parlamento y el Consejo, y al propio VIPM. El Sr. Westendorp y Cabeza dijo que al aprobar esta decisión sobre el Programa Marco el Consejo había tomado como rehén una parte del mundo de la investigación: la investigación sobre células madre embrionarias. Varios miembros pusieron en tela de juicio la legalidad constitucional de la decisión, y el Consejo fue acusado de subestimar la buena fe del Parlamento. La comisión decidió que, antes de proponer una reacción, los coordinadores políticos de los grupos deberán discutir la cuestión y, en su caso, efectuar una consulta a los servicios jurídicos del Parlamento. La decisión -que es en sí misma un compromiso del Consejo- se había tomado para evitar una fractura entre los países europeos que divida Europa en dos, en relación con su posición sobre la bioética. El ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación de Dinamarca, Helge Sander, defendió la decisión ante la comisión, y afirmó que no afectaba el propósito de la UE de financiar a largo plazo este tipo de investigación, pero concedía tiempo al Consejo para elaborar reglas de ejecución más detalladas. La decisión afirma que el Consejo tiene que establecer antes del 31 de diciembre de 2003 disposiciones pormenorizadas de ejecución referentes al análisis bioético de las actividades investigadoras que impliquen el uso de embriones humanos y células madre embrionarias humanas. Por consiguiente, la financiación de tales actividades por parte de la UE se aplazará hasta entonces, salvo en determinados casos específicos. En septiembre de 2003 el Consejo debatirá el tema, tomando como base un informe de la Comisión Europea. Sin embargo, los eurodiputados y el ministro danés recalcaron que la investigación sobre células embrionarias representa sólo una pequeña parte de los 17.500 millones de euros disponibles en el VIPM. Los eurodiputados recordaron al ministro que el Parlamento Europeo deseaba adoptar inicialmente unas reglas éticas más específicas en esta financiación -y así lo había hecho en su primera lectura- pero fue el Consejo el que no pudo acordar una fórmula común, y por lo tanto, eliminó el párrafo en su integridad.

Artículos conexos