Skip to main content

CI-NERGY Smart cities with sustainable energy systems

Article Category

Article available in the folowing languages:

Habilitar la eficiencia energética en el urbanismo

Por medio de una red de formación, unos jóvenes europeos han podido crear herramientas para la toma de decisiones en el campo del urbanismo que son capaces de reducir al mínimo el consumo de energía no renovable en las ciudades.

Energía

El proyecto financiado con fondos europeos CI-NERGY, en el que se realizaron ensayos en las ciudades de Ginebra y Viena, ha servido para crear herramientas de software con las que simular diversas hipótesis de energía renovable y eficiencia energética en centros urbanos. El proyecto ha mostrado de qué manera las autoridades pueden abordar este tema por barrios, y no a nivel de edificio, y también ha resaltado la importancia de dotar a los científicos del futuro de una formación multidisciplinar. Planificación con antelación Actualmente, las herramientas de simulación de la eficiencia energética suelen enfocarse en edificios aislados, no en barrios enteros. Esto dificulta a las autoridades de urbanismo que tomen en cuenta la eficiencia energética y planifiquen suministros energéticos con baja emisión de carbono a la hora de diseñar y programar intervenciones de reacondicionamiento o nuevos proyectos urbanísticos. Una motivación clave del proyecto fue la falta de información cuantitativa para evaluar con precisión la reducción del CO2, o el coste y las consecuencias de una actualización retroactiva, distintas opciones de energía renovable, la cogeneración o la prolongación de la red de calefacción urbana. «El punto de partida fue la aplicación de modelos 3D de geoinformación a la planificación energética», informó la coordinadora del proyecto, la profesora Ursula Eicker, de la Hochschule für Technik de Stuttgart (Alemania). «Las ciudades de Viena y Ginebra fueron escogidas para realizar estudios de caso con los que crear prototipos de las aplicaciones que ayudasen a las autoridades de urbanismo a asignar prioridades y determinar las inversiones más adecuadas. Muchas ciudades cuentan con buenos planes de urbanismo hasta el año 2050, por ejemplo, pero carecen de conocimientos específicos sobre la manera idónea de materializar sus objetivos». El primer prototipo de software, diseñado para una zona de expansión urbanística en Ginebra, tenía la función de evaluar el coste y la eficiencia energética de construir edificios nuevos de acuerdo con multitud de configuraciones. De esta manera, las constructoras pueden generar varias proyecciones con el fin de evaluar la eficiencia energética a escala urbana. En Viena se perfeccionaron las herramientas de modelización de manera que se pudiera evaluar el efecto de ampliar una red de calefacción urbana ya existente y obtener análisis completos de costes en toda una gama de situaciones. En ambos casos, las herramientas de software permiten evaluar los costes y beneficios de distintas estrategias y simular la mejor estrategia a seguir. «No se han acabado los trabajos todavía —puntualizó Eicker—. Con estas herramientas, se puede saber lo que es viable y cuánto cuesta, pero ahora queda determinar qué agentes tienen que participar y qué aspectos se deben atender en primer lugar. Al menos, ahora sabemos las posibilidades técnicas y económicas de cada posibilidad». Lecciones de sostenibilidad El proyecto CI-NERGY ha realizado la importante aportación de llenar huecos en el conocimiento científico sobre el suministro energético urbano. Esos huecos se deben principalmente al amplio espectro de disciplinas fragmentadas que abarca este sector, desde física aplicada a la construcción y tecnologías de suministro energético hasta ingeniería de software y tecnología de la información. CI-NERGY ayudó a unir todos estos elementos en un mismo marco de modelización. Además, se impartió formación gracias a la colaboración estrecha de seis centros de investigación y cuatro empresas de los ámbitos de la energía y el software. «Desde la perspectiva académica, esta es una de las mejores experiencias formativas que pueden adquirir los jóvenes científicos —aseguró Eicker—. Se mantuvieron reuniones periódicamente en los países de todos los socios y se recibieron indicaciones de todos los supervisores participantes. Los estudiantes de doctorado tienden a centrarse en un solo tema, así que contar con esta perspectiva, mucho más amplia, debería ser positivo para su carrera». La siguiente etapa consiste en llevar esta investigación de la etapa académica del prototipo a la creación del producto. «Está claro que ahí se debe centrar el interés —afirmó Eicker—. Me imagino, por ejemplo, prestando servicios de modelización a una empresa energética de Stuttgart para que determine los sistemas energéticos óptimos en el futuro, o el grado de flexibilidad y la cantidad de almacenamiento que podrían necesitarse para integrar más energías renovables. Se sigue trabajando a ese respecto, y estas herramientas se van a seguir desarrollando».

Palabras clave

CI-NERGY, energía, urbano, red, renovable, software, CO2

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación