Skip to main content

Effective Clinical reasoning in Virtual Patients

Article Category

Article available in the folowing languages:

Los pacientes virtuales pueden mejorar las habilidades de diagnóstico de los estudiantes de medicina

Investigadores financiados con fondos europeos han diseñado una herramienta de aprendizaje para estudiantes de medicina basada en pacientes virtuales para que los alumnos adquieran habilidades de diagnóstico en un entorno sin riesgos.

Salud

Cada año entre un 8 y un 12 % de los pacientes hospitalizados sufre alguna incidencia, incluyendo errores de diagnóstico, según cálculos realizados por la Comisión Europea sobre la seguridad de los pacientes y la calidad de la asistencia. La mejora de las capacidades de razonamiento clínico que adquieren los estudiantes de medicina durante su formación podría contribuir a reducir la frecuencia de tales errores. El razonamiento clínico suele enseñarse en persona, a pie de cama del paciente, durante tutorías basadas en problemas y prácticas. No obstante, cada vez se emplean con más frecuencia pacientes virtuales en la enseñanza médica, ofreciendo a los estudiantes un entorno seguro donde pueden aprender de sus errores. El proyecto financiado con fondos europeos VirtualPatients ha diseñado una herramienta de aprendizaje en línea pensada específicamente para enseñar tales habilidades en la formación en grupo o para el aprendizaje autónomo. «Los estudiantes de medicina deben adquirir habilidades de razonamiento clínico y de toma de decisiones clínicas. Si lo hacen con pacientes reales con numerosas distracciones y factores sociales, puede ser demasiado para ellos cuando están empezando a adquirir experiencia», explica el coordinador del proyecto Martin Fischer del Instituto de Educación Médica, Hospital Universitario de la Universidad Ludwig Maximilian (LMU) de Múnich. «La medicina consiste en aprovechar al máximo la información que tenemos a nuestra disposición. Y esta, en ocasiones, puede ser muy confusa», explica el profesor Fischer. Los pacientes virtuales (programas informáticos interactivos que simulan situaciones clínicas reales) existen desde hace mucho tiempo, pero el proyecto VirtualPatients de la UE ha elaborado una nueva herramienta para fomentar un razonamiento de diagnóstico diferencial que, combinada con pacientes virtuales, ayuda a los estudiantes a mejorar sus habilidades de razonamiento clínico. Problemas de pacientes reales «VirtualPatients utiliza ejemplos de problemas de pacientes reales para la formación en este proceso de razonamiento», explica el profesor Fischer. En ocasiones es necesario atender a los pacientes ambulatorios durante semanas u hospitalizarlos. «Las restricciones asociadas al tiempo solo nos permiten enseñar a los estudiantes durante el periodo determinado en que los pacientes están disponibles para la enseñanza clínica», explica el profesor Fischer. A menudo la información del paciente está dispersa en historiales y notas sobre el expediente, imágenes o radiografías, o la proporcionan los propios pacientes, con todos los desafíos asociados a la comunicación. «VirtualPatients condensa todo esto», afirma. «Elimina el plazo delimitado y recoge toda la información en un mismo lugar». Docenas de pacientes virtuales En el proyecto se han diseñado alrededor de ochenta pacientes virtuales sobre la base de ciertos síntomas. «Los estudiantes comienzan conociendo un paciente con unos síntomas. A partir de ahí, avanzan en el proceso paso a paso: se les pregunta cómo interpretan la información proporcionada por el paciente, cuál es su razonamiento de diagnóstico diferencial en ese momento y qué opinan que debería hacerse a continuación», explica Inga Hege, profesora adjunta de enseñanza médica en la Facultad de Medicina de la LMU de Múnich, que diseñó el proyecto VirtualPatients con financiación de una beca global Marie Skłodowska-Curie de dos años y medio, en colaboración con la LMU de Múnich, la Escuela de Medicina Geisel en Dartmouth, Estados Unidos, y la empresa de aprendizaje a distancia Instruct, basada en Múnich. «Hace que el proceso de razonamiento clínico sea más explícito para el estudiante, de modo que pueden realmente ver [cómo funciona]», señala la profesora Inga. Esto se logra con ayuda de un sistema de apoyo integrado o «andamiaje» para guiar al estudiante. «La herramienta también puede detectar cuándo se producen errores, lo cual es una gran ventaja ya que permite a los estudiantes aprender de sus errores. Les dice cuál podría ser el motivo de su error y qué pueden hacer para mejorar», explica la profesora Inga. Los pacientes virtuales se pueden diseñar para estudiantes de diferentes niveles de formación en medicina, de modo que los más experimentados requerirían menos apoyo. En su fase piloto, el sistema se mejoró con las aportaciones de los estudiantes. Actualmente se emplea en centros de enseñanza de medicina de Alemania, Polonia y Estados Unidos. El profesor Fischer explica que a los estudiantes de medicina se les recomienda unas ciento cincuenta horas de integración estructurada del trabajo con pacientes virtuales. Pero añade que, por ley, no puede sustituir la interacción en persona en situaciones clínicas. «No existe riesgo de que relegue el aprendizaje a pie de cama», afirma.

Palabras clave

VirtualPatients, pacientes virtuales, salud, aprendizaje a distancia, aprendizaje combinado, enseñanza médica, estudiantes de Medicina, diagnóstico, asistencia sanitaria

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación