Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

La misión Cassini descubre en los anillos de Saturno una atmósfera propia

Los datos aportados por la nave Cassini, en la que participan la NASA, la Agencia Espacial Europea y la Agencia italiana ASI, muestran que el majestuoso sistema de anillos de Saturno tiene su propia atmósfera, distinta de la del planeta. Durante sus vuelos de aproximación en...

Los datos aportados por la nave Cassini, en la que participan la NASA, la Agencia Espacial Europea y la Agencia italiana ASI, muestran que el majestuoso sistema de anillos de Saturno tiene su propia atmósfera, distinta de la del planeta. Durante sus vuelos de aproximación en torno a los anillos de Saturno, los instrumentos a bordo de la nave Cassini han sido capaces de determinar que existe algo similar a una atmósfera alrededor de los anillos, compuesta principalmente por oxígeno molecular. Esta atmósfera es muy parecida a las de las lunas Europa y Ganímedes del planeta Júpiter. Los descubrimientos fueron hechos por dos instrumentos del Cassini, ambos con participación europea: el espectrómetro de masa neutra e iónica (INMS) que cuenta con investigadores de EEUU y Alemania, y el espectrómetro de plasma a bordo de la nave Cassini (CAPS) con investigadores de EEUU, Finlandia, Hungría, Francia, Noruega y Reino Unido. Los anillos de Saturno están formados principalmente por agua en forma de hielo con pequeñas cantidades de polvo y materia rocosa de una finura extraordinaria: aunque tienen una extensión de 250.000 kilómetros o más de diámetro tienen un grosor de no más de 1,5 kilómetros. A pesar de su espectacular apariencia, apenas hay materia en los anillos, y si se comprimieran para formar un único cuerpo no superaría los 100 kilómetros de ancho. El origen de estos anillos sigue siendo un misterio para los científicos quienes en un momento dado pensaron que su formación se habría producido al mismo tiempo que los planetas, a partir de una fusión de nubes de gas interestelar en forma de espiral hace 4.000 millones de años. Sin embargo, se cree ahora que los anillos son más "jóvenes" y quizá tengan sólo cientos de millones de años. Otra teoría para explicar el origen sugiere que un cometa voló demasiado cerca de Saturno y se rompió por las fuerzas de atracción, posiblemente, una de las lunas de Saturno fuera golpeada por un asteroide convirtiéndose en los añicos que ahora forman los anillos. Aunque Saturno puede que tenga los anillos desde su formación, el sistema no es estable y debe ser regenerado por procesos constantes, probablemente por la desintegración de satélites mayores. Las moléculas de agua salen primero despedidas del anillo por la luz ultravioleta solar. Después se descomponen en hidrógeno, y oxígeno molecular y atómico, mediante la fotodisociación. El gas hidrógeno se pierde en el espacio, el oxígeno atómico y cualquier partícula de agua que queden se congelan de vuelta formando parte de nuevo de la materia del anillo debido a las bajas temperaturas, y esto deja atrás una concentración de moléculas de oxígeno. Uno de los investigadores de CAPS, el doctor Andrew Coates, del laboratorio de ciencia espacial Mullard (MSSL) en la University College London explica que "a medida que el agua sale de los anillos, se divide por la luz solar, y el hidrógeno y el oxígeno atómico resultantes se pierden, soltando oxígeno molecular. El INMS percibe el gas oxígeno neutro, CAPS detecta los iones de oxígeno molecular y una 'vista de electrón' de los anillos, que representan productos ionizados de este oxígeno y algunos electrones adicionales extraídos de los anillos por la luz solar". El doctor Coates cree que la atmósfera que poseen los anillos se mantiene probablemente por las fuerzas gravitatorias y un equilibrio entre la pérdida de material del sistema y un abastecimiento continuo de material aportado por las partículas de los mismos anillos.

Países

Italia

Artículos conexos