Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

Un estudio pone en cuestión la ruta de infección de los priones en la enfermedad de las vacas locas

Un estudio publicado por la Journal of Pathology sugiere que puede que no se comprendan tan bien los agentes infecciosos de la Encefalopatía Espongiforme Bovina y la variante de la enfermedad de Creutzfeld-Jakob como se pensaba anteriormente. Los priones, nombre abreviado de...

Un estudio publicado por la Journal of Pathology sugiere que puede que no se comprendan tan bien los agentes infecciosos de la Encefalopatía Espongiforme Bovina y la variante de la enfermedad de Creutzfeld-Jakob como se pensaba anteriormente. Los priones, nombre abreviado de partículas infecciosas proteinaceas, son partículas infecciosas inusualmente elevadas que no portan ADN o RNA, lo que las distingue totalmente de los virus y las bacterias. Los priones son partículas de proteínas anormales que infectan las partículas de proteína normales haciéndolas anormales. Un equipo dirigido por Stanley Prusiner de la Universidad de San Francisco descubrió los priones en 1982, y por ello le fue concedido el Premio Nobel de Medicina en 1997. La línea de pensamiento actual apunta a que en enfermedades como las vacas locas, Creutzfeld-Jakob o la tembladera de los ovinos, los priones anormales infectan el cerebro del portador, afectando a su forma y sus funciones, significativamente. Pero, la acción a través de la cual los priones infectan otras proteínas sigue sin conocerse. El estudio actual fue dirigido por Martin Jeffrey de la Agencia de laboratorios veterinarios del Reino Unido, situada en Penicuik, Escocia, y en el participaron investigadores de la Escuela noruega de ciencia veterinaria de Oslo, los laboratorios VLA del Reino Unido y el Instituto de Investigación Moredun, también ubicado en Penicuik. Cofinanciado por el V Programa Marco de la Comisión y el Ministerio de Medio Ambiente, Alimentación y Asuntos Rurales del Reino Unido incluye el estudio de ovejas para ver qué pasó con las proteínas que se piensa causan la tembladera de los ovinos . Los investigadores creían que las partículas de priones son absorbidas por el intestino sin digerir, y después pasan a la sangre y al tejido linfático, llamado parches de Peyer, donde se multiplican infectando luego el sistema nervioso central. En el estudio controlado, el equipo suministró a la oveja o bien enormes dosis de material cerebral infectado, cantidades similares de materia cerebral sin infectar, o una solución azucarada. Para su asombro, el equipo descubrió que la inmensa mayoría de las ovejas que habían sido deliberadamente infectadas no desarrollaban la enfermedad, y que los priones habían sido digeridos. Tres ovejas, sin embargo, desarrollaron finalmente la tembladera de los ovinos después de 30 días, mucho después de que hubieran desaparecido las infecciones iniciales. El equipo descubrió que los priones infecciosos estaban formando "carne" en los parches de Peyer. "Sería demasiado decir que tenemos pruebas de otro agente infeccioso", declaró el Dr. Jeffrey, "pero la hipótesis de los priones es menos que satisfactoria". Esta investigación apunta a que los priones son todavía los candidatos más probables a ser las partículas infecciosas en enfermedades como la tembladera de los ovinos, aunque se sabe mucho menos del proceso infeccioso de lo que se pensaba antes. Los priones parece que son digeridos en el intestino, pero quizá tengan otro medio de atravesar la sangre.

Países

Noruega