Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

El futuro de los vehículos de hidrógeno

La Comisión Europea presentó los resultados del proyecto CUTE (Clean Urban Transport for Europe) en la conferencia dedicada a este proyecto celebrada el 10 de mayo en Hamburgo. El objetivo de CUTE ha sido el desarrollo de autobuses alimentados por hidrógeno y su puesta en serv...

La Comisión Europea presentó los resultados del proyecto CUTE (Clean Urban Transport for Europe) en la conferencia dedicada a este proyecto celebrada el 10 de mayo en Hamburgo. El objetivo de CUTE ha sido el desarrollo de autobuses alimentados por hidrógeno y su puesta en servicio en las calles europeas. El hidrógeno es un combustible que no provoca emisiones y el único "residuo" que genera es el agua. El proyecto es uno de los que más financiación ha recibido a través del V Programa Marco (VPM), con un presupuesto de 18,5 millones de euros del total de los 52,4 millones de euros del programa. Desde mediados de 2003, 27 autobuses han recorrido más de un millón de kilómetros y llevado cuatro millones de viajeros en nueve ciudades europeas: Ámsterdam, Barcelona, Hamburgo, Londres, Luxemburgo, Madrid, Oporto, Estocolmo y Stuttgart. "Este proyecto marca una etapa importante en la historia de las tecnologías energéticas para los transportes limpios y fomenta una nueva generación de sistemas de transporte sostenible. La cuestión ya no se centra en si esta tecnología funcionará, sino si será competitiva", declaró el comisario responsable de Energía, Andris Piebalgs Los resultados obtenidos hasta ahora han sido impresionantes. Cada ciudad necesitaba su propia cadena de suministro de hidrógeno y estaciones de abastecimiento. Estas redes utilizaron más de 192 toneladas de hidrógeno, de las cuales 100 han sido producidas a partir de fuentes renovables, y más de 9000 cadenas de abastecimiento (el abastecimiento es la etapa más peligrosa de la cadena de explotación del hidrógeno). La próxima fase consistirá en fomentar la iniciativa "Hidrógeno para los transportes", que pondrá en marcha 200 vehículos de hidrógeno en las calles de Europa y de otros continentes. La ampliación de la infraestructura de hidrógeno presentará más problemas. Aunque la tecnología de los vehículos ha sido probada, como ha demostrado el proyecto CUTE, la infraestructura correspondiente necesaria para abastecer y almacenar el hidrógeno supone algunos retos. El hidrógeno es un gas altamente inflamable. La inversión que provendrá de una asociación público-privada será de 105 millones de euros. La Comisión Europea contribuirá en un poco más de la mitad con 48 millones de euros. La inversión se asignará a varios proyectos relacionados con el hidrógeno. El proyecto HyFLEET:CUTE pondrá a disposición de CUTE 50 autobuses de hidrógeno en las carreteras de tres continentes. En Europa, las ciudades que contarán con autobuses serán Ámsterdam, Barcelona, Londres, Luxemburgo, Madrid y Reykiavik a las que se sumará Pekín (China) y Perth en (Australia occidental). En Berlín se dispondrán 14 autobuses de hidrógeno equipados con motores de combustión interna convencionales pero modificados. El proyecto ZERO REGIO pondrá en circulación ocho coches turísticos alimentados con pilas de combustible en la ciudad alemana de Frankfurt, y en ciudad italiana de Mantova. HyCHAIN:MINITRANS pondrá en marcha 158 furgonetas, miniautobuses, escúters, y otros vehículos pequeños en Francia, Alemania e Italia. Los analistas estiman que los pequeños vehículos de trabajo podrían ser un punto de entrada de los vehículos de hidrógeno.

Países

Australia, China, Alemania, España, Islandia, Luxemburgo, Países Bajos

Artículos conexos