Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

¿Pueden las parejas de profesionales conjugar el trabajo con los niños de forma más eficaz?

El fenómeno emergente de parejas formadas por profesionales y las estrategias empleadas por las empresas para tratar esta cuestión se debatieron en la conferencia celebrada el 15 de mayo, "Re-searching women in science and technology". Daniela Del Boca de la Universidad de T...

El fenómeno emergente de parejas formadas por profesionales y las estrategias empleadas por las empresas para tratar esta cuestión se debatieron en la conferencia celebrada el 15 de mayo, "Re-searching women in science and technology". Daniela Del Boca de la Universidad de Turín, experta y autora de la sección sobre parejas formadas por dos profesionales expone la situación en el informe recientemente publicado "Women in Industrial Science - WiST". La vida social en el pasado se organizaba en base a un acuerdo específico de género por el que los hombres eran los que ganaban el pan y las mujeres las que atendían el hogar, pero esta situación ha cambiado ahora. En los últimos años, las mujeres con una formación elevada han decidido trabajar de forma continuada, indistintamente del número de hijos que tengan. La creciente presencia de mujeres altamente preparadas, junto a una menor segregación de la educación entre sexos, ha producido un aumento de las parejas formadas por mujeres y hombres con el mismo nivel de formación, explica la Sra. Del Boca. Aunque se podría pensar que es más fácil para las "parejas formadas por profesionales" con unos ingresos más elevados equilibrar su vida familiar con el trabajo, la Sra. Del Boca argumentó que de hecho se acentúan los problemas a los que se enfrentan. "El equilibrio entre el trabajo y la familia en realidad se complica al ser mayor el compromiso con los puestos laborales que exigen mucho del individuo, las interrupciones laborales durante los años dedicados a la crianza de los niños suponen costes más elevados y es más difícil coordinar los horarios laborales y la ubicación del puesto de trabajo". Diversas cuestiones se plantean en diferentes momentos de la vida. "Las dificultades que se presentan son ciertamente menores cuando no hay niños y la movilidad no implica la organización y el estrés de delegar el cuidado de los niños", señaló la Sra. Del Boca. Entre el grupo de expertos se encontraba Laure Vincotte of Gaz de France, quien profundizó en el análisis de las dificultades. Presentó un estudio elaborado por su empresa en 2003, que viene a demostrar que el estereotipo aún se define según "modelos profesionales masculinos" que implícitamente requieren del apoyo de la esposa en las tareas domésticas. La Sra. Vincotte mencionó una serie de historias reales que ilustran que, en las carreras profesionales de los ejecutivos, caracterizadas por numerosos viajes y periodos de ocio, el equilibro en el trabajo se consigue por lo general a expensas de que la esposa sacrifique su puesto laboral. Las pocas ejecutivas que hay con niños explicaron que debían ser muy eficaces y que planificaban su trabajo para acomodar los horarios prolongados y la responsabilidad, lo que a menudo supone llegar pronto a la oficina, saltarse el almuerzo o trabajar por la noche cuando los niños se han ido a la cama. Sin embargo, los "relatos" demuestran también las grandes aspiraciones que tienen las jóvenes de equilibrar mejor su vida familiar y laboral y de que los hombres ejerzan más como padres. Ambos expertos sugirieron que cualquier política conciliadora de la vida laboral y familiar deberá ser por lo tanto neutral en cuanto al género para que ningún progenitor sea sancionado por atender a sus niños. "Dada la considerable inversión en capital humano que las empresas realizan en los profesionales altamente formados, las empresas deberían desarrollar políticas que ofrezcan oportunidades para conciliar el trabajo con la familia con el fin de poder atraer y retener para sí a los trabajadores altamente cualificados de cualquier sexo", argumentó la Sra. Del Boca, añadiendo que el apoyo y la protección a los trabajadores no sólo es importante para el bienestar de éstos, sino para el de la empresa también. Algunas de las empresas que participaron en la iniciativa del grupo ya han puesto en marcha algunas acciones que creen ayudarán a mitigar los problemas que sufren las parejas formadas por profesionales. En representación de Schlumberger, una empresa internacional de petróleo y gas, Deanna Jones, respondió a las cuestiones de los participantes sobre cómo pueden las empresas facilitar el retorno de las mujeres a sus puestos de trabajo después de los prolongados periodos de permiso maternal. Schlumberger respalda un proyecto titulado "Next", que se orienta específicamente a las mujeres que han permanecido fuera del ámbito laboral durante un mínimo de diez años, ofreciéndoles formación técnica. Dado el número limitado de personal formado que hay en el sector industrial del gas y el petróleo, la Sra. Jones recalcó la importancia de aprovechar el potencial de estas mujeres. Schlumberger es considerado por muchos un líder cuando se trata de abordar temas relacionados con las familias formadas por profesionales. En 2000, la empresa creó en asociación con otras siete empresas multinacionales www.partnerjob.com un sitio web orientado a los profesionales y diseñado para facilitar la movilidad geográfica al ayudar a los socios que trabajan en el extranjero a encontrar un nuevo empleo apropiado en su país. Los curriculum vitae y los pormenores de los puestos vacantes son publicados en el sitio web por las empresas integradas, que ahora alcanzan las 45. Schlumberger es también miembro fundador de Permits Foundation, una iniciativa empresarial sin ánimo de lucro internacional que promueve el acceso al empleo de las esposas acompañantes del personal internacional a través mejoras en la legislación sobre los permisos laborales. Mientras las empresas han sido bastante rápidas a la hora de responder y adaptar sus políticas a las necesidades sociales con el fin de atraer los recursos humanos tan necesitados, las universidades han sido más lentas. Gran parte de la audiencia comparte como verdadera esta afirmación, señalando que debido al número inferior de ofertas laborales en el ámbito académico, las mujeres salen perdiendo si deciden acortar su jornada laboral. "Siempre habrá alguien que ocupe su lugar y trabaje muchas horas extras para elaborar publicaciones y subir puestos", declaró un participante. Otro de los participantes, Johannes Klumpers, jefe de Unidad de Mujeres y Ciencia de la Comisión Europea, señaló que las empresas incluidas en el informe WIST podrían servir como modelos de funcionamiento para el sector público y privado. "Estas empresas están más adelantadas, no sólo que otras empresas, sino también que la mayoría de las instituciones académicas de Europa, en cuanto a planteamientos sociales", informó a Noticias CORDIS. "Las instituciones académicas van muy retrasadas en cuanto a ideas sobre los desafíos que supone equilibrar la vida con el trabajo como a los que se enfrentan las parejas formadas por profesionales". La Dra. Angela Risch, una investigadora del Centro alemán de Investigación del Cáncer situado en Heidelberg, participó también en los debates profundizando aún más en los desafíos que plantea la universidad. La Dra. Risch inició su carrera en la Universidad británica de Oxford, donde obtuvo a la edad de 25 años el equivalente a un posdoctorado en bioquímica. Después regresó a Alemania, adonde le siguió su novio británico. "Por suerte, pude convencerle de que viniera y él persuadió a su empresa de la necesidad de crear una filial en Heidelberg". De vuelta en Alemania, la Dra. Risch consiguió un puesto en dicho centro y obtuvo las últimas cualificaciones que le quedaban y que necesitaba para estar totalmente integrada en el sistema. "Como todos los científicos, trabajé todas las horas que pude", reveló. Sin embargo, con el nacimiento de su hijo el año pasado, las cosas han cambiado. "Ahora, estoy en la posición clásica de intentar mantener un trabajo a tiempo completo y equilibrarlo todo, declaró, señalando que todavía trabaja una semana laboral de 40 horas. "Afortunadamente tengo un entorno que me apoya mucho y que me permite que pueda trabajar desde casa y no tener que estar en el laboratorio todas esas horas". Aunque está contenta con la situación, la Dra. Risch es conciente de que está perdiendo algunas oportunidades. "No puedo cumplir los plazos ajustados tan deprisa como solía, como lo hacen mis colegas, lo que significa que tengo que abandonar a mitad de camino ciertas oportunidades de proyectos", declaró. "Esperaba que al obtener mi posdoctorado a una edad tan temprana de 25 años y trabajando al máximo, habría superado todos los obstáculos necesarios para garantizarme un puesto permanente y llegar a la maternidad sin la presión de salir perdiendo,' declaró la Dra. Risch. Su contrato finaliza en menos de dos años.

Artículos conexos