Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

El consorcio de la AEE ofrece banda ancha inalámbrica para las áreas remotas de la UE

La Agencia Espacial Europea (AEE) financiará una tercera parte de los 120 millones de euros destinados a un nuevo sistema de satélite que permitirá a las áreas más inaccesibles el acceso a la banda ancha. El satélite, que se llamará HYLAS (Highly Adaptable Satellite), nombre...

La Agencia Espacial Europea (AEE) financiará una tercera parte de los 120 millones de euros destinados a un nuevo sistema de satélite que permitirá a las áreas más inaccesibles el acceso a la banda ancha. El satélite, que se llamará HYLAS (Highly Adaptable Satellite), nombre que se corresponde también, en inglés, con el amante argonauta de Heracles según la antigua mitología griega, dará cobertura de banda ancha a 22 países europeos, orientándose específicamente a aquellas áreas donde no han podido llegar las rutas de comunicación actuales. El satélite Hylas emitirá además servicios televisivos de alta definición (HD) al conjunto de Europa. Giuseppe Viriglio es director de los programas de la UE y de los industriales de la AEE. "HYLAS desempeñará un importante papel, demostrando las capacidades avanzadas en materia tecnológica de las empresas espaciales europeas que son realmente competitivas a nivel mundial. También significa un importante avance en la resolución del problema social que supone para muchas partes de Europa tener una cobertura de banda ancha insuficiente y servirá como plantilla para futuros proyectos de gran escala". La banda ancha no es ni mucho menos universal en Europa. La solución que ofrece el satélite permitirá el acceso a todas las áreas que hasta el momento no lo son. Tras su lanzamiento en 2008, el satélite ofrecerá a entre 150.000 y 300.000 usuarios potenciales de banda ancha la oportunidad de utilizar Internet con rapidez. El sistema de banda ancha Hylas contribuirá a la consecución de los objetivos de la agenda de Lisboa, como el de aumentar las conexiones a Internet en el hogar a través de la banda ancha. El sistema se utilizará mayoritariamente en pueblos, donde un único receptor y módem, valorado en entre 150 y 225 euros, aportará suficiente banda ancha para numerosos hogares, haciendo que los costes sean competitivos respecto a las soluciones actuales.