Skip to main content

A non-antibiotic treatment for Acne and Onychomycosis

Article Category

Article available in the folowing languages:

Una solución innovadora para el acné

El acné afecta a más del 9 % de la población, lo cual lo convierte en la octava enfermedad con mayor prevalencia en el mundo. Una fórmula innovadora va a revolucionar el tratamiento de la enfermedad evitando los efectos secundarios asociados a los antibióticos.

Salud

Los tratamientos convencionales para el acné suelen estar asociados a efectos secundarios intolerables como irritación de la piel, lo cual limita el seguimiento del tratamiento por el paciente y la eficacia de los medicamentos. En algunos casos, el tratamiento con antibióticos puede provocar resistencia bacteriana, disminuyendo aún más la eficacia de la solución, con obvias consecuencias psicológicas para los pacientes. Química innovadora Para abordar este desafío, el proyecto GREEN LINE, financiado con fondos europeos, desarrolló una innovadora solución antiinfecciosa para el tratamiento del acné. «Nuestro objetivo era ofrecer una alternativa más eficaz a los tratamientos convencionales del acné, basados en antibióticos», explica el coordinador del proyecto y principal responsable científico de Mavena International, el doctor Manuel Vögtli. Mavena International es una empresa suiza con una cartera de productos contra afecciones de la piel tales como eccemas y soriasis. La solución de GREEN LINE se basa en radicales de oxígeno, productos biológicos conocidos por su actividad antimicrobiana. Combina una fórmula exclusiva de diferentes ácidos percarboxílicos (perácidos) y un polímero estabilizador. Los perácidos destruyen las enzimas microbianas y otras proteínas esenciales para la proliferación de las bacterias, induciendo rápidamente la muerte celular. Cabe destacar que la composición patentada de GREEN LINE daña los productos metabólicos de microbios tales como las biotoxinas o endotoxinas, así como los alérgenos. En consecuencia, el producto es apto como desinfectante de la piel y de las membranas mucosas. El novedoso tratamiento promete destruir bacterias, hongos y virus mediante un proceso físico. «Nuestro enfoque también sirve para tratar infecciones comunes de uñas por hongos, una afección denominada onicomicosis», añade el doctor Vögtli. Una versión prototípica del producto comprobada en un estudio de prueba de concepto con un número reducido de personas afectadas por onicomicosis condujo a la eliminación de la infección fúngica en pocas semanas. Desafíos de estabilidad La estabilidad de la fórmula es crucial, especialmente cuando los pacientes utilicen el producto en casa. Los perácidos, las sustancias reactivas del producto, son muy inestables químicamente. En consecuencia, la eficacia de la fórmula disminuye con el tiempo a causa de la descomposición de los compuestos activos, lo cual supone un desafío en cuanto a la estabilidad del producto. Según el doctor Vögtli, el logro más significativo del proyecto es la adición de un polímero a la mezcla, lo cual permite estabilizar la fórmula. Todavía deben confirmar que esta estabilización también funciona en un producto de venta libre, en condiciones reales y durante un periodo prolongado. Sin embargo, esta modificación, junto con la optimización del envase final, posee la capacidad de mejorar la estabilidad y el rendimiento del producto. Lo que queda por delante Durante el proyecto, los socios llevaron a cabo un análisis exhaustivo de los mercados objetivo y elaboraron un plan de negocios para el lanzamiento del producto de GREEN LINE. Especularon que el producto se someterá a una autorización rápida como dispositivo médico de clase III y no mediante un laborioso proceso como producto médico. Mavena tiene un plan financiero que muestra cifras positivas y recomienda la comercialización del producto para 2021. Además, ha establecido la política de precios e identificado el público objetivo al que deberían dirigirse las actividades de difusión. GREEN LINE posee ciertas ventajas en comparación con las soluciones actuales, como su elevada eficacia y la ausencia de antibióticos. El doctor Vögtli confía en que «esta novedosa fórmula no solo reducirá los casos de resistencia microbiana, sino que también aumentará el seguimiento del tratamiento, conduciendo a una nueva solución para el acné».

Palabras clave

GREEN LINE, acné, antibiótico, peróxido, estabilidad, perácido, onicomicosis, infección fúngica

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación