Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

La Agencia Europea de Sustancias y Preparados Químicos empieza a trabajar en REACH

REACH, la nueva ley europea sobre sustancias químicas («registro, evaluación, autorización y restricción de sustancias y preparados químicos») entró en vigor el 1 de junio, y ese mismo día se puso manos a la obra la Agencia Europea de Sustancias y Preparados Químicos (ECHA). ...

REACH, la nueva ley europea sobre sustancias químicas («registro, evaluación, autorización y restricción de sustancias y preparados químicos») entró en vigor el 1 de junio, y ese mismo día se puso manos a la obra la Agencia Europea de Sustancias y Preparados Químicos (ECHA). Esta nueva agencia, con sede en Helsinki, será responsable de la gestión diaria de la ley REACH. La ECHA está a cargo de proporcionar a los Estados miembros y las instituciones comunitarias asesoramiento científico-técnico sobre las sustancias y los preparados químicos cubiertos por REACH. Además, coordinará el proceso de registro para asegurarse de que las sustancias y los preparados químicos reciben un tratamiento homogéneo en toda la UE, mientras que el nuevo sitio Web de la ECHA, que se publicó el 1 de junio, ofrecerá a la industria y a la sociedad información sobre REACH, así como herramientas y orientaciones que faciliten el cumplimiento normativo. «La ECHA tendrá un papel clave en la eficacia de la implantación de REACH, puesto que ayudará a proporcionar mejor atención sanitaria y mejores condiciones medioambientales y, al mismo tiempo, mantendrá la competitividad y estimulará la innovación», explicó Günter Verheugen, Comisario europeo de Empresa e Industria. En su estreno, las primeras tareas de esta agencia consistirán en establecer procedimientos operativos, elaborar información y suministrarla a empresas, sobre todo a pequeñas y medianas empresas (PYME), sobre cómo cumplir REACH. Además, esta agencia estará a cargo del servicio de asistencia de REACH y de coordinar una red de servicios de asistencia nacionales. Para otoño está previsto el nombramiento de un director ejecutivo de dedicación exclusiva a la agencia; mientras, ya hay en marcha procesos de contratación de personal para cubrir otras plazas. Mientras, su reducida plantilla actual está a las órdenes de Geert Dancet, destinado temporalmente a esta agencia por la Comisión Europea. Se prevé que la ECHA esté en pleno funcionamiento antes de junio de 2008, cuando comenzará la preinscripción de ciertas sustancias químicas. De cara a este proceso, esta agencia proporcionará un instrumento en línea. «Con la entrada en vigor de REACH, la UE se está dotando de la legislación sobre sustancias químicas más progresista del mundo», comentó Stavros Dimas, Comisario europeo de Medio Ambiente. «A continuación, el siguiente paso de importancia es establecer adecuadamente la Agencia Europea de Sustancias y Preparados Químicos, para asegurarse de que REACH funcione en la práctica. Queda mucho por hacer para proteger nuestra salud y el medio ambiente de los peligros que pueden plantear las sustancias químicas.» CEFIC, el Consejo Europeo de la Industria Química, se comprometió a ayudar a las empresas a cumplir los requisitos de la nueva normativa. «Sin duda, REACH debe contemplarse como una oportunidad para nuestra industria de demostrar que cuenta con conocimientos sólidos acerca de sus productos y procedimientos prácticos excelentes para la fabricación y el uso seguros de sustancias químicas», señaló Alain Perroy, director general de CEFIC. Sin embargo, a algunos grupos ecologistas y asociaciones de consumidores les preocupa que revisiones futuras debiliten esta legislación. «Aún hay muchas decisiones clave sobre la identificación y la regulación de sustancias químicas peligrosas que se deberán tomar con arreglo a futuras revisiones», escribieron recientemente en una carta dirigida a los Comisarios Verheugen y Dimas. «Hoy les pedimos que se aseguren de que las revisiones futuras sirvan para reforzar esta ley, para garantizar un alto nivel de protección de la salud humana y del medio ambiente.» En virtud de la legislación comunitaria anterior relativa a sustancias químicas, las sustancias «existentes» que ya estaban en el mercado no se sometían a los mismos requisitos de pruebas de seguridad que las sustancias nuevas. El objetivo de REACH es verificar la seguridad de unas treinta mil de esas sustancias químicas «existentes». Se espera que REACH proteja la salud humana y el medio ambiente animando a las empresas a pasarse a alternativas más seguras cuando resulte factible.

Países

Finlandia