Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

Se publica el informe definitivo de un foro farmacéutico de alto nivel

El Foro Farmacéutico de Europa ha completado el trienio de existencia previsto y, el pasado dos de octubre, formuló varias recomendaciones que tratan los numerosos retos que afronta la industria farmacéutica, los intereses de la salud pública y los sistemas nacionales de sanid...

El Foro Farmacéutico de Europa ha completado el trienio de existencia previsto y, el pasado dos de octubre, formuló varias recomendaciones que tratan los numerosos retos que afronta la industria farmacéutica, los intereses de la salud pública y los sistemas nacionales de sanidad. Este foro de alto nivel ha estado copresidido por el Vicepresidente de la Comisión Europea, Günter Verheugen, y la Comisaria Androulla Vassiliou, y en él han participado ministros de sanidad de los Estados miembros, eurodiputados, el Secretario General de la Asociación Europea de Libre Comercio (AELC) y representantes de diez organizaciones interesadas. La misión encomendada al Foro Farmacéutico en 2005 era la de «tratar sobre la competitividad de la industria farmacéutica europea y aspectos afines de la salud pública, con un enfoque especial en la divulgación de información sobre enfermedades y opciones terapéuticas entre los pacientes, evaluaciones de efectividad relativa, precios y reembolso del coste de los productos medicinales». El informe definitivo del Foro repasa temas específicos en tres áreas fundamentales: mejora del acceso a información sobre enfermedades y tratamientos; identificación de los medicamentos más efectivos (y creación de un acceso justo a los mismos) y el equilibrio de dicho acceso con la incentivación de la innovación dentro de los límites de los presupuestos sanitarios. En el informe se subraya la necesidad de facilitar más información a los ciudadanos en formatos de comunicación eficaces (tanto electrónicos como de otro tipo), «teniendo presentes las tradiciones, los sistemas sanitarios y los idiomas locales». Desde el Foro, si bien se recuerda que los médicos son los profesionales más apropiados para informar a sus pacientes, se recomienda que los «Estados miembros, la Comisión y los agentes implicados en la salud [...] se planteen nuevas colaboraciones en el campo de la información a los pacientes. Tales colaboraciones deberían respetar la transparencia y la divulgación de información sobre ayudas económicas y de otras clases, así como definir las responsabilidades pertinentes.» El informe del Foro aborda, asimismo, la necesidad de mejorar la difusión de información, por lo que se refiere al acceso a la misma por parte de los pacientes y a su intercambio en el ámbito de la investigación y el desarrollo. Concretamente, en él se alude a la necesidad de mejorar la disponibilidad y transferibilidad de datos. En el informe se invita a los Estados miembros y todos los implicados a intercambiar regularmente información, a fin de consolidar la base empírica científica a nivel nacional, a facilitar esta base empírica a las autoridades competentes en materia de precios y reembolso de costes, y a informar a los profesionales sanitarios y los pacientes de los fármacos más efectivos. La divulgación de datos relativos a la efectividad debería, según el informe, «ir encaminada a identificar cualquier obstáculo, sea de tipo científico, técnico o jurídico, que impida a los interesados la fácil circulación de información». Y añade: «las autoridades de cada país y las empresas deberían plantearse maneras de dialogar en las etapas iniciales del desarrollo de productos, al objeto de mejorar, en la medida de lo posible, la generación de datos adecuados». Se hace un llamamiento a los Estados miembros para que establezcan un conjunto claro de expectativas relativas a innovaciones que consideren valiosas. La divulgación de estas expectativas comunes «dará a las empresas una orientación clara sobre las prioridades sanitarias y una indicación de las pruebas empíricas que exigen las autoridades. Asimismo, éste sería un ejercicio que serviría a las autoridades para esclarecer las necesidades presupuestarias a medio y largo plazo», según el informe. Además, se insta a las empresas a «suministrar los medicamentos innovadores que necesita la sociedad» y a cooperar con las asociaciones de pacientes. Se anima a las autoridades de los Estados miembros, los interesados y la Comisión a «intensificar sus esfuerzos por asegurar el acceso a medicamentos huérfanos en todos los Estados miembros de la UE» y a mantener un diálogo desde las fases iniciales de la investigación y el desarrollo. También a mejorar el intercambio de «conocimientos sobre la evaluación científica del valor añadido clínico», a establecer pautas de precios y mecanismos de reembolso de costes y, por último, a aumentar la concienciación sobre las llamadas enfermedades huérfanas. El informe concluye diciendo lo siguiente: «Los Estados miembros y la Comisión, en cooperación con las entidades interesadas pertinentes, deberían acometer, en los próximos dos años, una primera revisión de los progresos logrados siguiendo las recomendaciones del Foro Farmacéutico en el ámbito de los precios y el reembolso de costes [...]. Se necesitan más cooperación y un mayor intercambio de experiencias a nivel comunitario.» El Vicepresidente Verheugen declaró: «Las recomendaciones del Foro pueden conducir a importantes ahorros y propiciar mejores incentivos para la innovación farmacéutica. Quiero hacer un llamamiento a la industria y las autoridades nacionales para que colaboren en la aplicación de estas recomendaciones, que redundarán en beneficio de los pacientes y del presupuesto sanitario.»

Artículos conexos