Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

La cultura y el lugar de residencia influyen sobre el consumo alcohólico de los adolescentes

Una nueva investigación ha revelado que la cultura y la localización geográfica desempeñan un papel importantísimo en el comportamiento de los jóvenes ante la bebida. Con el apoyo del ICAP (Centro Internacional de Políticas sobre el Alcohol), unos investigadores han descubiert...

Una nueva investigación ha revelado que la cultura y la localización geográfica desempeñan un papel importantísimo en el comportamiento de los jóvenes ante la bebida. Con el apoyo del ICAP (Centro Internacional de Políticas sobre el Alcohol), unos investigadores han descubierto que lo que determina la actitud de los jóvenes ante la bebida es el grupo social al que pertenecen y el país en el que viven, y no factores relacionados con la edad o el sexo. Los investigadores descubrieron que los hábitos alcohólicos entre la gente joven tienden a intensificarse en los países del norte de Europa, en contraposición a los países del sur, sobre todo los de la región mediterránea. Basándose en sus indagaciones, los investigadores afirmaron que el 49% de los adolescentes suecos (de diecisiete años de edad) declaró haberse emborrachado alguna vez en sus vidas, un 39% más que la cifra calculada en referencia a la juventud francesa, griega e italiana. Los datos pusieron de relieve varias similitudes entre los adolescentes a pesar de la distancia geográfica existente. Por ejemplo, son los padres los que suministran durante una celebración familiar la primera bebida alcohólica a los jóvenes. Las reuniones sociales, como las que se producen en fiestas y discotecas, son donde los jóvenes encuentran y consumen alcohol. Además, el consumo se asocia al disfrute y la interacción social. La investigación además puso de manifiesto que una «experiencia alcohólica exitosa» también estaba asociada con un intento de olvidarse de las preocupaciones. De acuerdo con los investigadores, en los distintos países era patente «una percepción de la bebida como forma de automedicación». Los participantes en el estudio procedían de todo el planeta y los grupos focales comprendían brasileños, británicos, chinos, italianos, nigerianos, rusos y sudafricanos. La Dra. Fiona Measham, criminóloga en la Universidad de Lancaster (Reino Unido), afirmó: «Por desgracia, demasiados jóvenes practican intencionadamente el alcoholismo como un "hedonismo calculado", determinado por los factores estructurales y culturales que les afectan en los distintos países.» Por su parte, la Dra. Marjana Martinic, vicepresidenta de salud pública del ICAP, destacó: «Hemos de trabajar para cambiar esta cultura de alcoholismo extremo. Debemos fijarnos en las culturas de países como Italia y España, donde el consumo moderado de alcohol es un aspecto común y diario de la vida familiar.» La Dra. Martinic también señaló que, para cambiar la cultura de alcoholismo extremo, la gente debe hacer caso omiso de los comportamientos aceptados socialmente y fomentar la participación de todos los agentes interesados. «Esto significa que los gobiernos, la comunidad sanitaria, la industria del alcohol y el sistema judicial penal deben actuar para reducir el alcoholismo extremo entre la gente joven», afirmó. Es posible reducir el alcoholismo entre los jóvenes, según la Dra. Martinic, mediante intervenciones en tres ambientes clave: las aulas, el trabajo y la sociedad.

Países

Italia

Artículos conexos