Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

Una dieta rica en isoflavonas podría ser beneficiosa para los pacientes de ictus

Un nuevo estudio podría ofrecer renovadas esperanzas a quienes han sufrido un derrame cerebral. Unos investigadores afirman que un suplemento dietético con contenido de isoflavonas puede mejorar el funcionamiento de las arterias de los pacientes. Las fuentes indican que este n...

Un nuevo estudio podría ofrecer renovadas esperanzas a quienes han sufrido un derrame cerebral. Unos investigadores afirman que un suplemento dietético con contenido de isoflavonas puede mejorar el funcionamiento de las arterias de los pacientes. Las fuentes indican que este nuevo trabajo es probablemente el primer ensayo controlado aleatorio en evaluar la manera en la que los suplementos de isoflavonas influyen en la arteria braquial. Los resultados de este estudio se publicaron recientemente en la revista European Heart Journal. Los investigadores, dirigidos por Hung-Fat Tse, catedrático de cardiología y director académico de la unidad de cardiología del departamento de medicina en el hospital Queen Mary (Hong Kong), descubrió que los pacientes a los que se les administraba una dosis diaria compuesta por un suplemento de isoflavonas (80mg) durante un periodo de doce semanas mostraron importantes mejorías en la dilatación mediada por el flujo (DMF) de la arteria braquial, la principal arteria del brazo. Según los expertos, la DMF se define como una medición de la disfunción endotelial que se usa para evaluar el riesgo cardiovascular. La DMF braquial es un indicador del funcionamiento de las células que recubren la superficie interior de los vasos sanguíneos, es decir, del endotelio vascular. De acuerdo con el equipo de investigación, una disfunción endotelial podría ser la causa de una enfermedad cardiovascular. En este estudio, los investigadores descubrieron que un suplemento de isoflavonas contribuyó a reducir la disfunción endotelial en pacientes de ictus isquémico. Los científicos llevaron a cabo un estudio a doble ciego controlado con placebo. Se administró un suplemento de isoflavonas a 50 pacientes, y un placebo a otros 52. La DMF, de acuerdo con los investigadores, se midió mediante ultrasonidos con el fin de registrar el funcionamiento de la arteria braquial en el momento en el que el flujo sanguíneo recupera la normalidad tras inflar y desinflar un torniquete neumático en los antebrazos de los pacientes. La variación porcentual del diámetro de la arteria braquial entre su tamaño de referencia (tamaño normal) y el alcanzado tras un minuto después de liberarlo de la presión del torniquete determinó la DMF, afirmaron. El equipo de investigación registró un desequilibrio en la DMF de menos del 3,7% en 80% de los evaluados al comienzo del estudio, pero tras 12 semanas de pruebas se alcanzó un 1% de mejoría en el grupo de las isoflavonas al compararlo con el grupo de control. «Los descubrimientos pueden tener importantes implicaciones en el uso de las isoflavonas como método de prevención secundaria, añadido a los tratamientos convencionales, en pacientes que sufren de enfermedad cardiovascular», explicaron los investigadores en el artículo. «El efecto del tratamiento con isoflavonas realizado en nuestro estudio fue comparable con cambios en el estilo de vida que incluyan ejercicios de resistencia o intervenciones farmacológicas mediante terapias con estatina.» Por su parte, el profesor Tse declaró: «A pesar de que el aumento absoluto del diámetro braquial es pequeño (1%), el incremento relativo alcanzó el 50%, puesto que la media de la DMF en estos pacientes fue de un 2%. De hecho, en pacientes con disfunción endotelial grave, puede no producirse dilatación del diámetro braquial en absoluto.» El investigador también indicó que los pacientes con una DMF inicial baja y que recibieron un suplemento de isoflavonas respondieron con incrementos absolutos en el DMF en comparación con los pacientes que presentaban con DMF inicial mejor. «Estos descubrimientos sugieren que la isoflavona combate la disfunción endotelial en este grupo de pacientes que sufren enfermedad cardiovascular», afirmó. «Esto posee implicaciones importantes, puesto que el beneficio del tratamiento se traslada al grupo de pacientes cuyo riesgo de sufrir sucesos cardiovasculares es mayor, y además su efecto es persistente incluso en estas fases bastante avanzadas del continuo cardiovascular.» Los investigadores no han llegado a comprender en su totalidad los mecanismos mediante los cuales la isoflavona provoca estos cambios en la DMF. Pese a que no se ha dilucidado la utilidad clínica de los suplementos de isoflavonas, este estudio ha demostrado que el riesgo cardiovascular podría reducirse en pacientes de derrames que padecieron ictus isquémico si siguieran dietas con mayor contenido en isoflavonas. «Una dieta equilibrada sigue siendo la principal prioridad para gozar de buena salud», declaró el profesor Tse.

Artículos conexos