Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

Descubren grandes diferencias en el tratamiento del cáncer de mama

Un estudio internacional publicado en British Journal of Surgery ha sacado a relucir grandes diferencias en el modo de tratar el cáncer de mama en distintos países, pese a la existencia de consenso internacional acerca de cuáles son las mejores prácticas. Investigadores de Eur...

Un estudio internacional publicado en British Journal of Surgery ha sacado a relucir grandes diferencias en el modo de tratar el cáncer de mama en distintos países, pese a la existencia de consenso internacional acerca de cuáles son las mejores prácticas. Investigadores de Europa, Japón y Estados Unidos dedicaron cinco años a estudiar a cerca de diez mil mujeres con cáncer de mama en fase temprana de Bélgica, Francia, Alemania, Grecia, Irlanda, Japón, Países Bajos, Reino Unido y Estados Unidos. «El cometido inicial de nuestra investigación era realizar un ensayo internacional aleatorio para evaluar la eficacia y seguridad del exemestano, un fármaco empleado contra el cáncer de mama, por sí solo o bien tras la administración de tamoxifeno», explicó uno de los autores, el profesor C. J. H. van de Velde, del Centro Médico Universitario de Leiden (LUMC, Países Bajos). «Sin embargo, habiendo reunido a un número tan elevado de pacientes, comprendimos que contábamos con una oportunidad excepcional de examinar posibles divergencias entre países en cuanto al tratamiento de mujeres posmenopáusicas con cáncer de mama en fase temprana.» «Nuestros resultados revelan amplias variaciones internacionales en el porcentaje de mujeres que se someten a cirugía conservadora de la mama en lugar de extirpación de ésta (mastectomía) y radioterapia post-quirúrgica», explicó el profesor van de Velde. Casi el 58% de las mujeres estudiadas tenían tumores mamarios tipo T1 (de menos de 2 cm), el 37% tenía tumores tipo T2 y el 5% tenía tumores tipo T3 o T4, más grandes o más avanzados. El porcentaje más elevado de casos de nódulo negativo, en los que el cáncer no afecta a los nódulos linfáticos, se halló en los países que también presentaban los porcentajes más altos de tumores T1 (Alemania, Francia y Estados Unidos). En los casos T1 se recurría con más frecuencia a cirugía conservadora del pecho, pero se observaron grandes diferencias en las estadísticas relativas a este tratamiento. Pese a que los porcentajes de T1 eran similares en Francia y Estados Unidos, se aplicó cirugía conservadora en el 89% y el 55% de los casos, respectivamente. Los nódulos linfáticos se encontraban afectados por la enfermedad en cerca del 47% de las mujeres, y en total aproximadamente el 82% de estas pacientes se sometieron a disección de nódulo linfático axilar. No obstante, las cifras variaban del 75% de las pacientes en Estados Unidos al 99% en Irlanda y Reino Unido. También se hallaron grandes diferencias entre los porcentajes de mastectomía y radioterapia. En líneas generales, en los casos de tumor T1 se prescribía con mayor frecuencia mastectomía que cirugía conservadora de mama, pero el porcentaje de pacientes que se sometían a la primera en Francia y Estados Unidos era del 42% y del 69% respectivamente. El porcentaje total de mastectomías incluyendo todos los tipos de tumor fue del 44%, registrándose las tasas más bajas en Francia (19%) y las más altas en Grecia (56%). Aunque las directrices internacionales disponen que la cirugía conservadora debe ir acompañada de radioterapia, los únicos países en los que esto se cumplía al 100% eran Bélgica y Francia. Los porcentajes más elevados de tratamiento sin radioterapia se daban en Irlanda, Japón, Reino Unido y Estados Unidos. Recibieron radioterapia cerca del 39% de las mujeres que se habían sometido a mastectomía y el 93% de las que se habían sometido a cirugía conservadora. «Nuestro estudio ha sacado a relucir que, pese a las directrices internacionales consensuadas, se dan variaciones muy amplias a nivel mundial en el tratamiento proporcionado a las mujeres postmenopáusicas aquejadas de cáncer de mama en fase temprana», afirmó el profesor van de Velde. «Opinamos que deberían redoblarse los esfuerzos para garantizar que todas las mujeres puedan beneficiarse del tratamiento más efectivo disponible contra el cáncer de mama, sin importar el país en el que vivan.»

Países

Bélgica, Alemania, Grecia, Francia, Irlanda, Japón, Países Bajos, Reino Unido, Estados Unidos

Artículos conexos