Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

Sobre la habitabilidad originaria de Venus

Venus se asemeja hoy en día a la idea del infierno: temperaturas dos y tres veces superiores a las de un horno doméstico, una atmósfera toxica, presiones atmosféricas hasta cien veces superiores a las de la Tierra en su superficie y por consiguiente muy poca agua. Sin embargo,...

Venus se asemeja hoy en día a la idea del infierno: temperaturas dos y tres veces superiores a las de un horno doméstico, una atmósfera toxica, presiones atmosféricas hasta cien veces superiores a las de la Tierra en su superficie y por consiguiente muy poca agua. Sin embargo, en el pasado el planeta debió parecerse mucho más a la Tierra que conocemos e incluso puede que contuviera océanos. Tras cuatro años de misión, Venus Express ha permitido a científicos espaciales de primer orden desentrañar varios secretos de este planeta. Venus es el planeta más cercano a la Tierra, sus tamaños y masas son semejantes y se formaron prácticamente al mismo tiempo con materiales similares. Sin embargo, el «Lucero del alba» ha evolucionado de una manera completamente distinta. «Conocer la evolución de Venus nos debería permitir conocer no sólo la de la Tierra, sino quizá también incluso la de otros sistemas planetarios (extrasolares)», explicó el Dr. Collin Wilson de la Universidad de Oxford (Reino Unido). La Agencia Espacial Europea (ESA) lanzó en noviembre de 2005 la misión Venus Express con el fin de desentrañar los misterios que esconde este planeta de pequeñas dimensiones. Desde abril de 2006 hasta ahora este satélite se ha dedicado a la observación de Venus. «Venus Express sigue siendo una fuente profusa de información y datos» y el congreso celebrado en junio de este año en Aussois (Francia) sirvió para revelar algunos de los descubrimientos realizados hasta la fecha, según Håkan Svedhem, científico del proyecto Venus Express. Venus Express ha aportado a la comunidad científica una idea completa de la estructura, composición y dinámica del planeta además de imágenes sin precedentes gracias a la cámara VMC (Venus Monitoring Camera). «La composición básica de Venus es bastante similar a la de la Tierra», explicó el Dr. Svedhem, con la salvedad de que el agua abunda en la Tierra mientras que Venus prácticamente carece de este compuesto. Sin embargo, Venus probablemente poseyó mucha más agua hace miles de millones de años y los datos de Venus Express confirman que el planeta perdió una gran cantidad de agua en el espacio debido a la radiación ultravioleta del Sol. «Todos los datos apuntan a que hubo gran cantidad de agua en Venus», indica el Dr. Wilson. Pero esto no implica que existieran océanos en el planeta. El Dr. Eric Chassefière, experto en ciencia planetaria de la Universidad de París-Sur, ha desarrollado un modelo informático que sugiere que la mayor parte del agua de Venus se encontraba en su atmósfera y no sobre su superficie y que existió sólo durante las primeras épocas de Venus. Esta hipótesis no es fácilmente comprobable. El Dr. Chassefière entiende que para que los expertos en ciencia planetaria conozcan mejor la evolución del planeta será necesario desarrollar más modelos y obtener más datos de Venus Express. En el pasado, tanto Rusia como Estados Unidos enviaron naves espaciales a nuestro vecino en el Sistema Solar. Tras una pausa de una década, la comunidad científica espacial reanudó la exploración de Venus con el lanzamiento de nuevas misiones. Las próximas misiones aportarán más datos y ayudarán a desentrañar los misterios que esconde el planeta. En concreto, la misión japonesa Akatsuki llegará a Venus en diciembre de 2010. Su órbita de observación será distinta a la de Venus Express y aportará información complementaria.

Artículos conexos