Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

Descubren el primer indicio genético de la migraña común

Un consorcio internacional de genetistas e investigadores especializados en cefaleas ha descubierto una variante genética característica de las personas proclives a padecer una forma común de migraña. El estudio, sobre el que se ha publicado un artículo en la revista Nature Ge...

Un consorcio internacional de genetistas e investigadores especializados en cefaleas ha descubierto una variante genética característica de las personas proclives a padecer una forma común de migraña. El estudio, sobre el que se ha publicado un artículo en la revista Nature Genetics, recibió fondos del proyecto EUROHEAD («Genes de la migraña y rutas neurobiológicas»), financiado a su vez con 3,2 millones de euros mediante el Sexto Programa Marco (6PM). Existen siete tipos de migraña, todas ellas extremadamente dolorosas. Durante un ataque de migraña los pacientes son sensibles a la luz y al sonido y a menudo experimentan náuseas, vómitos o pérdida temporal de visión. Esta afección se asocia a varias causas, entre ellas el estrés y la falta de sueño. Los cambios hormonales también pueden provocar ataques, siendo la incidencia mayor en las mujeres que en los hombres. En concreto, se calcula que en Europa el 8% de los hombres y el 17% de las mujeres sufren migrañas con regularidad. La comunidad científica averiguó hace pocos años que la susceptibilidad de un individuo depende en gran medida de factores genéticos. Recientemente se han descubierto varias mutaciones genéticas que provocan formas raras y extremas de migrañas, pero los factores genéticos que subyacen a la migraña común no se conocían hasta ahora. En la investigación referida, un estudio de asociación pangenómica, científicos de 40 centros de investigación de toda Europa trabajaron en equipo para estudiar datos genéticos de más de 50.000 personas. En una primera fase compararon los genomas de 2.731 pacientes de migrañas de Alemania, Países Bajos y Finlandia con los de 10.747 controles. Para confirmar los resultados compararon los genomas de otros 3.202 pacientes con los de 40.062 controles. El equipo descubrió que los pacientes con una variante de ADN (ácido desoxirribonucleico) específica localizada en el cromosoma 8 (entre los genes PGCP y MTDH/AEG-1) eran más propensos a padecer migrañas. «Es la primera vez que hemos logrado estudiar los genomas de varios miles de personas y dar con pistas genéticas que aclaren la migraña común», indicó el Dr. Aarno Palotie, director del «Consorcio Internacional Genético para la Cefalea» (IHGC) del Wellcome Trust Sanger Institute (Reino Unido). Los investigadores indicaron que la variante genética desempeña una función básica en la regulación de un neurotransmisor denominado glutamato. En concreto, éste es capaz de alterar la actividad del MTDH/AEG-1, que a su vez regula la actividad del gen EAAT2. La proteína EAAT2, que suele encargarse de eliminar el glutamato de las sinapsis cerebrales, ya ha sido relacionada con otras enfermedades neurológicas como la epilepsia y la esquizofrenia. Los autores entienden que la relación entre la variante (denominada rs1835740) y la migraña se basa en una regulación deficiente del glutamato que podría provocar una acumulación de esta sustancia química en las sinapsis cerebrales, provocando que el paciente sea cada vez más sensible a los factores que provocan las migrañas. Sugieren que un posible método terapéutico sería impedir la acumulación de glutamato. «Aunque sabemos que el gen EAAT2 desempeña una función crucial en varios procesos neurológicos humanos, y probablemente en el desarrollo de la migraña, hasta ahora no se había establecido ninguna relación que sugiriera que la acumulación de glutamato en el cerebro podría influir en la migraña común», indicó el profesor Christian Kubisch de la Universidad de Ulm (Alemania). «Esta investigación despeja el camino para la realización de nuevos estudios que traten en profundidad la biología de la enfermedad y en qué manera esta alteración concreta puede ejercer su efecto.» «Los estudios de este tipo sólo son posibles gracias a colaboraciones internacionales a gran escala que reúnan una abundancia de datos con la capacidad y los recursos adecuados para detectar esta variante genética. Este descubrimiento abre nuevas vías para comprender enfermedades humanas comunes», indicó el Dr. Palotie. Los autores advierten que es necesario profundizar en el estudio de esta variante de ADN y de su efecto en los genes que la rodean para conocer los mecanismos que subyacen a los ataques de migraña. «Esta variante sólo aclara por una pequeña fracción de la variación genética total que se observa en la migraña», concluye el estudio. Se espera que futuros estudios de asociación pangenómica aclaren en mayor medida dicha variación. Dichos estudios deberán, además, estudiar muestras poblacionales más amplias, ya que el estudio presentado se basó en datos de personas que habían acudido a clínicas especializadas en cefaleas. «Puesto que han acudido a una clínica especializada es probable que sólo sean los casos más extremos de entre la población que sufre la migraña común», explicó la Dra. Gisela Terwindt del Centro Médico Universitario de Leiden (Países Bajos). «En el futuro se deberán investigar asociaciones en la población en general, en la que habrá también casos menos agudos.»

Países

Finlandia

Artículos conexos