Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

Un estudio comunitario identifica variantes genéticas del asma

Un estudio financiado con fondos comunitarios ha identificado una serie de variantes genéticas que elevan considerablemente la susceptibilidad a padecer asma y que podrían servir para diseñar terapias más eficaces contra esta enfermedad. El proyecto GABRIEL («Estudio multidisc...

Un estudio financiado con fondos comunitarios ha identificado una serie de variantes genéticas que elevan considerablemente la susceptibilidad a padecer asma y que podrían servir para diseñar terapias más eficaces contra esta enfermedad. El proyecto GABRIEL («Estudio multidisciplinario para la identificación de las causas genéticas y ambientales del asma en la Comunidad Europea») recibió algo más de 11 millones de euros de financiación por medio del área temática «Ciencias de la vida, genómica y biotecnología aplicadas a la salud» del Sexto Programa Marco (6PM). El estudio se ha publicado en la revista New England Journal of Medicine. El equipo de investigación, dirigido por científicos del Imperial College de Londres (Reino Unido), analizó muestras de ADN (ácido desoxirribonucleico) procedentes de 10.000 niños y adultos con asma y 16.000 no asmáticos. A continuación realizaron más de 500.000 pruebas genéticas a cada individuo que abarcaron todos y cada uno de los genes del genoma humano. El estudio, que contó con las contribuciones de 164 científicos de 19 países europeos, Australia y Canadá, sacó a la luz siete puntos del genoma en los que había diferencias en el código genético relacionadas con el asma. A pesar de que más de 300 millones de personas en todo el mundo padecen asma (30 millones de ellos europeos), todavía no se conocen con exactitud las causas de la enfermedad y se considera que los factores genéticos y ambientales influyen en la misma medida. Este estudio sugiere que las alergias probablemente sean consecuencia del asma, y no su causa, y que las pruebas genéticas no serían capaces de predecir la probabilidad de desarrollarla. Por ejemplo, el asma infantil, que afecta más a chicos que a chicas y puede prolongarse hasta la vida adulta, se relaciona a menudo con alergias y hasta ahora se ha asumido que éstas últimas pueden provocar la enfermedad. Sin embargo, el estudio referido descubrió que los genes que determinan la concentración de anticuerpos causantes de alergias no influían sustancialmente en la incidencia del asma. Las nuevas variantes relacionadas con el asma se encontraron en más de un tercio de los niños asmáticos. Se observó que el gen más influyente en el asma infantil no tenía efecto en los adultos y que el asma en adultos mantenía una relación más débil con otras diferencias genéticas, lo que implica que esta variante puede ser biológicamente distinta a la infantil. «El asma se ha considerado en muchas ocasiones como una enfermedad única, pero nuestros descubrimientos genéticos sugieren que la infantil puede ser biológicamente distinta a la desarrollada durante la edad adulta», indicó el profesor David Strachan de la Universidad de Londres-St Georges (Reino Unido), uno de los autores del estudio. «Estamos investigando en la actualidad si las causas del asma difieren entre personas con y sin estas variantes genéticas recién descubiertas.» «Gracias a estudios genéticos hemos sabido que las alergias pueden desarrollarse por defectos producidos por el asma en los tejidos que cubren las vías respiratorias», indicó la profesora Miriam Moffatt, profesora de genética humana en el Imperial College de Londres (Reino Unido). «Esto no significa que las alergias no sean importantes, sino que las terapias que sólo se centren en la alergia serán ineficaces contra la enfermedad en su conjunto.» Algunos de los genes identificados participan en rutas de señalización que indican al sistema inmunitario si se han producido daños en el tejido que recubre las vías respiratorias. Otros genes parecen controlar la rapidez a la que las vías respiratorias sanan tras una lesión. Según los investigadores, la identificación de estos genes ayudará a encauzar los estudios dedicados a hallar nuevos tratamientos para el asma. Gracias al estudio también se descubrió que los genes asociados con el asma no producen efectos suficientes como para utilizarlos para predecir qué niños podrían llegar a desarrollar la enfermedad. Esto significa que los factores medioambientales desempeñan una función importante en el desarrollo del asma. La profesora Erika von Mutius de la Universidad de Múnich (Alemania), coautora el artículo, explicó que el equipo también investigó las causas medioambientales del asma «sobre todo mediante el análisis del potente efecto protector que implica vivir en una granja. El año que viene combinaremos los resultados de ambas ramas del estudio GABRIEL, la genética y la medioambiental, de los cuales esperamos que surjan resultados interesantes.»

Países

Australia, Canadá

Artículos conexos