Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

Investigadores europeos descongestionan el espacio

Investigadores europeos han desarrollado un nuevo sistema de vigilancia del espacio para controlar la cada vez mayor cantidad de basura que flota en la autopista orbital. Esta basura supone una verdadera amenaza para todos los satélites y otras aeronaves y puede provocar dañ...

Investigadores europeos han desarrollado un nuevo sistema de vigilancia del espacio para controlar la cada vez mayor cantidad de basura que flota en la autopista orbital. Esta basura supone una verdadera amenaza para todos los satélites y otras aeronaves y puede provocar daños o la destrucción de los mismos si se llegara a producir contacto entre ellos. Dentro del programa de Conocimiento del Medio Espacial (Space Situational Awareness, SSA) de la Agencia Espacial Europea (ESA), investigadores del Instituto Fraunhofer (Alemania) trabajan activamente en la creación del receptor que formará parte del sistema de radar. El Instituto Fraunhofer de Física de Alta Frecuencia y Técnicas de Radar (FHR) en Wachtberg (Alemania) desarrollará un demostrador junto a la empresa española Indra Espacio, que se encargará de desarrollar el grupo transmisor. El espacio orbital se puede considerar una autovía congestionada en la que circula un flujo interminable de satélites alrededor de la Tierra. Al igual que una carretera real, a menudo este flujo se frena en diversos puntos. No obstante, en el espacio es más común encontrarse con un asteroide suelto o con un cometa que con un atasco. En esta región también se encuentra basura procedente de las actividades espaciales humanas, como etapas gastadas de cohetes y fragmentos de aeronaves desintegradas, hasta el punto de que un observador podría afirmar que todos estos objetos suponen un verdadero estercolero flotante. Se piensa que existen en la actualidad 20.000 objetos con un diámetro mínimo de 10 centímetros en órbita terrestre, 15.000 de ellos en la órbita baja de la Tierra, a una altitud de entre 200 y 2.000 kilómetros. Además, la velocidad de estos objetos no es despreciable, pues llegan a alcanzar hasta 28.000 km por hora. Esto implica que incluso las partículas más pequeñas, de un centímetro o menos de diámetro, son capaces de infligir graves daños o incluso provocar la destrucción de cualquier satélite que se cruce en su camino. Por ejemplo, en febrero de 2009 se produjo una colisión entre un satélite obsoleto con uno de los satélites de comunicación de Iridium. Para evitar incidentes de este tipo la Estación Espacial Internacional (ISS) realiza cuatro o cinco maniobras de evasión anuales. Teniendo en cuenta este contexto, la ESA decidió agarrar el toro por los cuernos y presentó en 2009 el programa SSA, que funcionará hasta finales de 2011. Mediante una antena sin inercia y orientable por medios electrónicos que puede ubicarse con gran velocidad, el sistema de vigilancia es capaz de observar gran cantidad de objetos de forma simultánea detectando su posición con gran precisión y sensibilidad. Si se tiene en cuenta que en el radar aparecerán durante al menos 10 segundos entre 15.000 y 20.000 objetos al día, dichas características serán de gran utilidad. «Nuestro sistema receptor, que se sirve de un conjunto de antenas pasivas controladas por fase a modo de sensor, es capaz de capturar señales de radar reflejadas por satélites y basura espacial en hasta ocho direcciones al mismo tiempo», indicó el Dr. Andreas Brenner, director de departamento del FHR. En su versión final el radar de vigilancia será capaz de detectar objetos en una órbita geoestacionaria a una altitud de cerca de 36.000 km sobre la superficie de la Tierra, pero su potencia estará concentrada principalmente en la órbita baja de la Tierra, a una altitud de entre 200 y 2.000 km, en la que será capaz de detectar partículas de basura de hasta unos pocos centímetros de diámetro. Los datos obtenidos por este sistema probablemente servirán a muchos usuarios entre los que se encuentran, además de agencias espaciales y organismos gubernamentales europeos, gestores de satélites, empresas de seguros, proveedores energéticos y empresas de telecomunicaciones.Para más información, consulte: Instituto Fraunhofer: http://www.fraunhofer.de/en/

Países

Alemania, España

Artículos conexos