Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

La UE financia una investigación dedicada a ofrecer una vida mejor a agricultores africanos

La Unión Europea ha financiado un proyecto que está llamado a potenciar el medio de sustento de un gran número de agricultores africanos. Este proyecto de investigación ha sido puesto en práctica por científicos del Instituto de Recursos Naturales de la Universidad de Greenw...

La Unión Europea ha financiado un proyecto que está llamado a potenciar el medio de sustento de un gran número de agricultores africanos. Este proyecto de investigación ha sido puesto en práctica por científicos del Instituto de Recursos Naturales de la Universidad de Greenwich, cuenta con un presupuesto de 3,2 millones de euros y se denomina Cassavagmarkets («Proyecto sobre mercados de crecimiento de la yuca»). Su finalidad consiste en generar conocimientos que capaciten a los pequeños productores de yuca para incrementar su productividad, acceder a nuevos mercados y obtener ingresos estables. El proyecto será financiado principalmente a través del Programa Temático de Seguridad Alimentaria (PTSA) de la Comisión Europea. Los trabajos asociados serán realizados por una asociación internacional integrada por organizaciones de investigación procedentes de Ghana, India, Malawi, Nigeria, Tanzania, Uganda y Reino Unido. La yuca constituye un cultivo esencial para millones de personas de África, dado que crece todo el año. Se trata de la tercera fuente más importante de calorías en los trópicos, después del arroz y el maíz. Es especialmente apta para suelos pobres en nutrientes y tolera sequías, de manera que ofrece una fuente de alimento muy valiosa en épocas en las que se carece de otros cultivos. Es cultivada por agricultores de pocos recursos, muchos de ellos mujeres, con frecuencia en tierras marginales. Para estas personas y sus familias, la yuca garantiza la seguridad alimentaria e ingresos económicos. Es, pues, un cultivo crucial para cerca de 500 millones de personas de todo el mundo, no sólo de África. Las raíces de la yuca, ricas en almidón, contienen más energía alimentaria por unidad de tierra que cualquiera de los otros cultivos básicos. Por ello es comparable a la patata, si bien contiene el doble de fibra y mayor cantidad de potasio, además de ser rica en hidratos de carbono, calcio y vitaminas B y C. Sus hojas, que a menudo se consumen como verdura, también son una fuente de vitaminas esenciales. Por otra parte, se sabe que esta planta posee propiedades medicinales, y en concreto sus hojas y corteza pueden utilizarse para tratar la hipertensión, el dolor de cabeza, el dolor en general y el síndrome del colon irritable. Puesto que la yuca es una fuente de almidón natural sin gluten, en la cocina occidental se emplea también como alternativa al trigo para quienes padecen de celiaquía. El proyecto tiene también entre sus propósitos mejorar los procesos de obtención de harina de yuca y otros derivados de gran calidad, creando así mercados superiores de los que puedan beneficiarse los pequeños agricultores y que sean además más ecológicos y sostenibles. Además se evaluará el efecto del cambio climático en las cadenas de valor de la yuca y se investigará la enfermedad del estriado marrón de la yuca, que merma gravemente la productividad en las comunidades afectadas. Asimismo, se buscarán formas de mejorar las técnicas de procesado para incrementar la rentabilidad y maneras de lograr el crecimiento continuo del mercado. El profesor Andrew Westby, director del mencionado Instituto de Recursos Naturales, declaró: «Empezamos con gran ilusión este nuevo e importante proyecto en colaboración con nuestros socios de la India y el África subsahariana. Aborda algunos de los retos fundamentales a los que se enfrentan los pequeños agricultores de cara a desarrollar mercados nuevos para el que es uno de sus cultivos más importantes, la yuca.» Dicho instituto, sito en el campus de Medway de la Universidad de Greenwich, participa en varios otros proyectos internacionales de gran envergadura, financiados por la Comisión Europea y la Fundación Bill y Melinda Gates, encaminados a mejorar los medios de sustento de las familias de los pequeños productores agrícolas africanos que dependen del cultivo de raíces y tubérculos tropicales. Por último, cabe señalar que el profesor Keith Tomlins del mismo instituto fue elegido recientemente como nuevo presidente de la Sociedad Internacional de Cultivos de Raíces Tropicales (ISTRC), el único foro del mundo que reúne en un mismo marco a los científicos e investigadores dedicados al cultivo de raíces y tubérculos. Para más información, consulte: Instituto de Recursos Naturales de la Universidad de Greenwich: http://www.nri.org/

Artículos conexos