Skip to main content

Article Category

Article available in the folowing languages:

La tecnología que dice adiós a las audioguías

Pocas personas utilizan las audioguías que se ofrecen en los museos y algunos recintos tienen dificultades para ofrecerlas a causa del coste que conlleva crearlas y mantenerlas. Con el apoyo de la Unión Europea, el proyecto Nubart7 ha desarrollado una manera de ofrecer guías para llevar que funcionan en los teléfonos móviles.

Economía digital
Sociedad

Cuando los museos ofrecen audioguías para enriquecer nuestra experiencia durante la visita, pocas personas pagan los gastos adicionales para obtenerlos. Incluso cuando se ofrecen gratis, ni el 35 % de nosotros las aceptamos, afirma la empresa española Digital Tangible. Sin embargo, eso podría cambiar rápidamente gracias a las tarjetas con guías para llevar para nuestros teléfonos móviles que la empresa comercializó y desarrolló durante el proyecto Nubart7 de la Unión Europea. Digital Tangible lanzó su tecnología Nubart para museos en 2016 y ha podido probarla en nuevos sectores durante el proyecto. «Cuando se tiene un presupuesto muy ajustado, como ocurre en una empresa que empieza desde cero, es difícil disponer de tiempo y dinero, así como tomarse un respiro. Sin embargo, debes librarte de la rutina diaria para ver qué puedes hacer desde una perspectiva diferente», afirma Rosa Sala, la fundadora y directora general de la empresa con sede en Barcelona. La empresa realizó pruebas piloto para ver si la tecnología podría funcionar más allá del ámbito de los museos y descubrió que también era idónea para ferias comerciales, de forma que ya ha conseguido un nuevo cliente en Bruselas, además de mantener conversaciones con otro en Düsseldorf. «Muchos recintos que no son museos nunca han tenido en cuenta la posibilidad de ofrecer audios que sirvan de guía en sus empresas», afirma Sala. «Sin embargo, cuando probaron nuestras tarjetas se sorprendieron por lo sencillo, rápido y fácil que es acceder al contenido». Las tarjetas Nubart se han diseñado para que sean tangibles y digitales. Un cliente final compra o recibe la tarjeta de forma gratuita en una feria comercial o un museo y esta contiene un código para acceder a la guía digital. La tarjeta, que tiene un logotipo, se puede guardar como recuerdo y la guía sigue funcionando tras la visita, aunque es personal e intransferible. La tecnología funciona en el teléfono inteligente del usuario, por lo que no se necesita ningún dispositivo portátil voluminoso, como los que tradicionalmente se utilizan en los museos. Sala afirma que el sistema de gestión de contenidos de Nubart es más sencillo y barato que la actualización de las aplicaciones que se descargan de AppStore o Google Play. Suelen ser más eficientes que una página web adaptativa con pistas de audio en la página web del museo. «Ninguna de las opciones tradicionales permite que el museo recupere la inversión en el desarrollo y producción de los contenidos», afirma Sala. Como ocurre con todos los desarrollos, no todas las pruebas del proyecto Nubart7 tuvieron éxito. Sin embargo, todas las pruebas piloto mejoraron el producto. A fin de adaptarlo a las ferias comerciales, los desarrolladores permitieron que los visitantes eligieran la parte del recinto que más les interesaba, una característica que ahora Digital Tangible ofrece a los clientes de museos. Todos los clientes agradecen que el sistema envíe datos anónimos para mejorar la satisfacción de futuros usuarios. Actualmente, las tarjetas se utilizan en dieciocho recintos y siete países, como el Johan Cruyff Arena de Ámsterdam, la Albertina en Viena y la fortaleza Alcazaba en Málaga. «El resultado del proyecto es un equipo más motivado, nuevos objetivos que alcanzar y un producto muy innovador», indica Sala.

Palabras clave

Nubart7, audioguías, museos, digital, tangible

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación