Skip to main content

Article Category

Article available in the folowing languages:

Coaliciones comunitarias para reducir el desperdicio de alimentos

Europa debe reducir la cantidad de alimentos que desperdicia. Se trata de una cuestión económica, ética y medioambiental.

Tecnologías industriales
Alimentos y recursos naturales

Europa desperdicia montañas de comida. Solo en 2012, la UE de los 28 desperdició cerca de 90 millones de toneladas, esto es, 173 kg por persona, a un precio de 145 000 millones de euros. Es más, cuando se desperdicia la comida, también se están desperdiciando los recursos usados para producirla y transportarla. Así pues, el desperdicio alimentario genera también gases de efecto invernadero, y es responsable de cerca del 6 % del total de dichas emisiones. En este sentido, los objetivos planteados por la Unión Europea (UE) implican reducir a la mitad los residuos comerciales y de consumo para 2030, y reducir también las pérdidas en las cadenas de producción y abastecimiento. La UE también se propone reducir los costes de gestión de residuos y recuperar el valor de los residuos inevitables. El proyecto financiado con fondos europeos REFRESH ayuda a la UE a cumplir con estos objetivos. El proyecto REFRESH se basó en un proyecto anterior también financiado con fondos europeos, FUSIONS, y examinó mediante un método holístico las causas del desperdicio alimentario, además de apoyar una mejora de los procesos decisorios destinados a reducir los desperdicios comerciales y privados.

Nuevos planteamientos

«La reducción de los residuos alimentarios es, en gran medida, un problema de mentalidad y comportamiento», afirma Toine Timmermans, coordinador del proyecto. «La mejor manera de superar la falta de urgencia y progreso es crear un movimiento más amplio, un ecosistema de soluciones exhaustivo con el que se comprometan todos los actores implicados». REFRESH estableció así acuerdos negociados con gobiernos, empresas y agentes locales a fin de reducir los desperdicios alimentarios. Los acuerdos recomiendan cambiar ciertas políticas europeas. Los cambios atañen en parte al suministro de alimentos adicionales al ganado omnívoro (porcino) y el registro de prácticas comerciales que provocan desperdicios en las cadenas de suministro. Los investigadores del proyecto desarrollaron y mejoraron el enfoque de los acuerdos nacionales en cinco países piloto. «Nuestro enfoque funciona», añade Timmermans. «Impulsamos coaliciones que lograron avances. La clave está en el comportamiento de los consumidores. Nuestra investigación identificó temas clave para lograr un cambio estructural, y se dedicó a la creación de una norma social positiva en grupos concretos de consumidores». Los resultados de algunas de las intervenciones piloto ya se pueden apreciar.

Reducciones reales

El proyecto mejoró considerablemente varios enfoques colaborativos a escala nacional, en concreto en Alemania, Hungría y Países Bajos. Por ejemplo, la coalición público-privada de los Países Bajos creada con el apoyo de REFRESH, redujo el desperdicio de alimentos en los hogares neerlandeses. Durante 2019, los desperdicios privados se situaron en 34,3 kg por persona, siete menos que en 2016 y un 29 % menos que en 2010. Además, el plan del proyecto para crear coaliciones nacionales se utilizó para conformar iniciativas similares en otros Estados miembros. Los investigadores desarrollaron tecnologías para volver a tratar los residuos o alimentos sobrantes y reforzaron su apoyo a actividades existentes destinadas a crear productos alimentarios comerciales nuevos o criar insectos a partir de los excedentes. Además, el proyecto ideó tecnologías nuevas, como la producción de combustibles y sustancias químicas a base de residuos alimentarios desechados y la producción de fibra de madera a partir de residuos de endivias. REFRESH finalizó en junio de 2019. Su comunidad de expertos pasará a formar parte a finales de 2019 de la Plataforma de la UE sobre pérdidas y desperdicio de alimentos. Por otra parte, varias de las coaliciones nacionales que creó el proyecto seguirán en marcha, en un formato ampliado, como la organización Food Waste Free United de los Países Bajos, que continuará con los mismos objetivos que en el proyecto. Gracias a REFRESH, la UE se encuentra en buena forma para cumplir con sus objetivos de reducción del desperdicio alimentario, lo que a su vez reducirá las emisiones de gases de efecto invernadero.

Palabras clave

REFRESH, alimentos, coalición, desperdicio alimentario, emisiones de gases de efecto invernadero, tecnologías, reducción de residuos, política europea

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación