Skip to main content

Smart Mattress for Babies

Article Category

Article available in the folowing languages:

El primer colchón inteligente del mundo para bebés

Los primeros seis meses de vida de un bebé suelen ser sinónimo de problemas continuos de sueño. El proyecto SensoDream ha desarrollado un colchón especial, completamente equipado con sensores inteligentes para contribuir a un mejor sueño y con una aplicación inteligente para los padres.

Salud

El sueño es fundamental para el cerebro del bebé y su desarrollo tanto musculoesquelético como social; de hecho, diversos estudios sugieren que los bebés insomnes también corren un mayor riesgo de sufrir sobrepeso. Además, los problemas de sueño del bebé afectan a la salud de los padres. Sin embargo, dormir bien es un hábito que se puede aprender. El colchón para bebés SensoDream diseñado por Ecus incorpora sensores y una unidad de procesamiento de datos, además de contar con una aplicación inteligente que envía notificaciones a los padres. El apoyo de la Unión Europea (UE) permitió al equipo llevar a cabo un estudio de viabilidad que, además de confirmar su viabilidad comercial, destacó mejoras técnicas necesarias para que el producto alcance todo su potencial de mercado.

Una tranquilidad para los padres

Los padres primerizos a menudo interrumpen su propio sueño para comprobar que el bebé está durmiendo bien. Esta preocupación parental fue la base para la solución SensoDream. «Obviamente, los bebés no pueden explicar por qué están despiertos y lloran o por qué duermen profundamente, así que los patrones pueden parecer cuestión de suerte», explica Lucía Soriano, responsable de la mercadotecnia del proyecto. Los colchones tradicionales para bebés suelen ser básicamente versiones más pequeñas de los modelos para adultos. Teniendo en cuenta, por un lado, que un bebé suele pesar entre tres y cuatro kilos, frente a la media de ochenta kilos de un adulto y, por otro, que tienen dolencias y patrones de sueño diferentes, los colchones actuales no satisfacen las necesidades de los bebés. Además, los monitores disponibles hoy en día en el mercado suelen ser sistemas básicos de audio y vídeo o tecnología vestible como pulseras que, a menudo, causan irritaciones al bebé. La innovación de SensoDream fue integrar la tecnología en el propio colchón que, al estar en contacto con el bebé, le vigila sin perturbar su sueño. El colchón consta de una espuma especial con funciones de transpiración que disipan gases como el CO2 y no contiene sustancias químicas perjudiciales. Incluye un número considerable de sensores colocados de tal modo que detectan el movimiento, a la vez que miden la presión, temperatura y humedad. Para una protección aún mayor del bebé, los sensores están conectados a través de cables finos con una unidad de control de datos, ubicada también dentro del colchón, que transmite la información a la nube para su análisis y almacenamiento. Posteriormente los datos se envían a las aplicaciones inteligentes de los usuarios, que los pueden convertir en gráficos, comparaciones entre grupos homólogos y recomendaciones. Esta aplicación muestra el estado del bebé en tiempo real (dormido, despierto, somnoliento), a la vez que realiza un seguimiento de su sueño y calcula la eficiencia del mismo. Además, emite alarmas y advertencias, por ejemplo «la temperatura del bebé está subiendo», lo cual permite a los padres adaptar las condiciones, y muestra el sueño del bebé a lo largo del tiempo, junto con las variables que influyen en él. La utilización de los datos respeta en todo momento el Reglamento general de protección de datos y la restante legislación de la UE.

Un mejor sueño para el bebé, una mejor salud para todos

La falta de sueño está relacionada con siete de las quince principales causas de muerte. SensoDream respalda iniciativas de la UE destinadas a garantizar un mejor sueño y, así, a mejorar la salud abordando las necesidades de los más vulnerables (los bebés). Asimismo, estimula la innovación en la asistencia sanitaria aprovechando tecnologías avanzadas de control y comunicación, y contribuye al ecosistema europeo de innovación e investigación sobre salud. El proyecto logró esto último poniendo a disposición de los profesionales sanitarios los datos de los patrones de sueño basados en la nube. Ecus ya ha fabricado un prototipo de SensoDream que, aunque se ha validado en entornos reales, debe mejorarse antes de su lanzamiento al mercado. «Los sensores deben mejorarse e integrarse de forma más eficiente en el colchón, además de introducir otros adicionales, por ejemplo, para controlar el ruido. En segundo lugar, los componentes electrónicos deben alinearse con las normas del Internet de las Cosas para las conexiones domésticas inteligentes», concluye Soriano. El equipo se propone lanzar el producto inicialmente en el mercado europeo, antes de expandirse a Asia y, por último, Norteamérica.

Palabras clave

SensoDream, niño, bebé, sueño, colchón, sensor, monitor, cerebro, musculoesquelético, desarrollo social

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación