Skip to main content

Article Category

Article available in the folowing languages:

La reinvención de un dispositivo quirúrgico común mejora la tecnología de las pinzas de agarre

Unos investigadores financiados con fondos europeos han desarrollado una nueva pinza de tejidos para cirugía laparoscópica, que presenta múltiples beneficios para los pacientes, los facultativos y los hospitales.

Salud

La cirugía laparoscópica es la intervención quirúrgica más habitual, con más de 15 millones de intervenciones anuales en todo el mundo. Las pinzas de agarre modernas que se utilizan en esta forma de cirugía prácticamente no han cambiado durante las dos últimas décadas, pero se dice que su diseño convencional limita la «sensación de fuerza» que perciben las manos de los cirujanos. De hecho, el 38 % de todos los movimientos de la pinza se consideran insatisfactorios, lo cual significa que el cirujano no puede realizar la acción que desea sin sujetar y deslizar repetidamente o causar un evidente traumatismo en el tejido. Además, un estudio de 2018 reflejó que el 77 % de los cirujanos pedía más capacidades de retroalimentación de fuerza tanto para beneficiar al paciente como al usuario. El proyecto SensAtouch Grasper, financiado con fondos europeos, abordó este reto desarrollando una nueva línea de pinzas de agarre para uso quirúrgico con retroalimentación de fuerza para sustituir la tecnología actual. «La iniciativa aborda necesidades clínicas inmediatas y satisface tres tendencias empresariales clave ya que son más sensibles, rentables y puede reducirse su tamaño sin perder rendimiento», comenta Milton Aguirre, coordinador del proyecto y director general de la pyme neerlandesa Milton Medical Innovations B.V.

Mayor seguridad y facilidad de uso

Los investigadores desarrollaron unos instrumentos quirúrgicos que pueden salvar vidas de pacientes reduciendo los riesgos de complicaciones en el tejido, a la vez que aportan confianza a las manos de los cirujanos. «Nuestra tecnología rentable de pinzas de agarre es más fácil y segura de utilizar, para que podamos proporcionar unos mejores sistemas de prestación de servicios de atención sanitaria en nuestro país y en países con desventajas económicas donde que se necesita una cirugía asequible», explica Aguirre. Actualmente, Milton Medical Innovations comercializa una nueva línea de pinzas quirúrgicas con retroalimentación de fuerza que sustituyen la tecnología base de la técnica actual (es decir, ToolTip) por un mecanismo patentado que actúa como un muelle para absorber y comunicar a los cirujanos las fuerzas peligrosas para los tejidos.

Más rentable

Según Aguirre, el proyecto ha sido un gran éxito. «Me enorgullece decir que hemos logrado nuestros principales objetivos. En particular, hemos acabado el diseño y la fabricación para la preproducción según los requisitos clínicos para los dispositivos quirúrgicos mínimamente invasivos. Nuestro diseño final reduce considerablemente los costes de producción en un 85 % al pasar a fabricar los componentes fundamentales mediante moldeo por inyección. Esto facilita una solución de producto que es tanto superior en cuanto a rendimiento clínico como más asequible en cuanto a adquisición para una rápida entrada en el mercado y una adopción sostenible». Los beneficios de SensAtouch Grasper aumentarán exponencialmente con el número de facultativos que utilizarán la nueva tecnología. Los facultativos, pacientes e incluso los hospitales se beneficiarán de un instrumental que es más seguro, eficaz y barato de utilizar. «Los cirujanos se beneficiarán de un mayor control del instrumento y de su retroalimentación de fuerza, ya que los dispositivos actuales se relacionan con calambres en las manos y complicaciones musculares en las últimas fases de la carrera quirúrgica. Los pacientes se beneficiarán de unos procedimientos quirúrgicos más seguros, de modo que se reducirán los riesgos para la salud de las complicaciones postoperatorias», señala Aguirre. Además, los hospitales podrán ofrecer unos mejores servicios de atención sanitaria con una menor inversión financiera, de forma que ahorrarán en costes de contratación, costes de formación y gastos de hospitalización imprevistos derivados de complicaciones en el postoperatorio. «En general, la mayor contribución es hacer que la cirugía mínimamente invasiva sea más accesible para personas de todo el mundo al ofrecer unos dispositivos quirúrgicos más seguros, fáciles de utilizar y rentables», concluye Aguirre.

Palabras clave

SensAtouch Grasper, tejido, retroalimentación de fuerza, cirugía laparoscópica, pinza quirúrgica, moldeo por inyección

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación