Skip to main content

Article Category

Article available in the folowing languages:

El «internet de las cosas históricas conectadas» disponible en cualquier lugar en cualquier momento

Gracias a permitir una obtención en tres dimensiones (3D) de recursos simple y rentable, desde lo grande hasta lo pequeño, desde lugares históricos completos hasta piezas portátiles, DigiArt permite al público acceder y explorar el patrimonio cultural de forma interactiva.

Economía digital
Sociedad

Aunque los países europeos disfrutan de un patrimonio cultural rico, existe mucha variedad y diversidad en cuanto a cómo se documenta y presenta este recurso. Además, las tecnologías actuales, como la generación de modelos 3D, suelen realizarse mediante «softwares» especializados basados en algoritmos complicados para los que son necesarias habilidades de nivel de especialista. El proyecto DigiArt, financiado con fondos europeos, creó una plataforma común para el «internet de las cosas históricas conectadas», disponible a través de cualquier dispositivo con conexión web. Para complementarla, DigiArt desarrolló un «software» a medida capaz de procesar datos ya obtenidos para la generación de modelos 3D con un clic de ratón, lo que abre este campo a los usuarios sin preparación técnica. El proyecto también desarrolló técnicas de manipulación basadas en herramientas semiautomáticas, que permiten a los conservadores encargarse de su propio contenido. Se realizaron demostraciones de realidad aumentada (AR, por sus siglas en inglés) y realidad virtual (VR, por sus siglas en inglés) en tres estudios de caso, incluida la presentación de técnicas narrativas con piezas conexas a través de regiones o del tiempo en escenarios informativos y entretenidos.

Herramientas para llegar más lejos

DigiArt desarrolló un conjunto de herramientas tecnológicas para que los museos las utilicen para crear una forma revolucionaria de ver y sentir las piezas y los lugares. Estas herramientas proporcionan todo el proceso de digitalización: la obtención y el procesamiento de datos, la creación de la historia, la visualización 3D y la interacción 3D. Durante el proyecto, se realizaron experimentos para probar y comprobar las técnicas de reconstrucción 3D más adecuadas para las piezas pequeñas (escáneres 3D), así como varios sistemas de cámaras y drones para el escaneo a gran escala de los yacimientos arqueológicos. Mediante el uso de algoritmos especialmente desarrollados, el sistema realizó un análisis semántico de las representaciones 3D resultantes con el fin de extraer información y después producir hipervínculos informativos entre las piezas y, de esta forma, crear una red de significado. Otro aspecto fundamental de la tecnología del proyecto fue el motor de narración de historias. Esta interfaz web fácil de utilizar permite a los conservadores personalizar modelos 3D de los objetos o los lugares definiendo de los comportamientos que experimentan los usuarios, así como cargando información complementaria para que se comunique por vídeo o a través de un avatar, por ejemplo. «El sistema presenta la pieza, vinculada a su contexto, en una pantalla inmersiva con elementos de realidad aumentada o virtual. Los vínculos y la información se superponen sobre la imagen de los artículos, a lo que se añaden grabaciones de audio que ofrecen más datos históricos», comenta Andy Shaw, coordinador del proyecto.

Desarrollo de las «visitas virtuales»

El proyecto probó con éxito escenarios de demostración en tres museos en los que se mostró una gama de piezas y se plantearon distintos retos. Se instaló para modelos 3D del palacio de Aigai (República de Macedonia del Norte), un museo virtual que contiene la colección de huesos de antropología de la Universidad John Moores de Liverpool, y en la cueva Scladina, cerca de Namur (Bélgica). En el caso de la cueva Scladina, ya se ha instalado la AR para los visitantes, a lo que se añade el motor de narración de historias que explica cómo evolucionó la zona a lo largo de los años. La tecnología es de acceso libre y hay modelos 3D disponibles en el sitio web de DigiArt, así como en GitHub. Las instrucciones sobre cómo hacer el escáner 3D y el «software» necesario para utilizarlo también están disponibles en línea. «La tecnología puede ayudar a las personas con discapacidad a explorar los lugares de interés cultural a los que no puedan acceder físicamente. Además, los investigadores pueden utilizar los modelos 3D de acceso libre para avanzar en su trabajo», afirma Shaw. «Ahora queremos expandirnos a más escenarios, como el desarrollo de tecnología de detección para trabajos de conservación».

Palabras clave

DigiArt, 3D, patrimonio cultural, realidad aumentada, realidad virtual, pieza, yacimientos arqueológicos, digitalización, museo, modelos, escáner, internet de las cosas históricas

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación