Skip to main content

High performing microgranulated Biopesticides for plants protection

Article Category

Article available in the folowing languages:

Los plaguicidas biológicos pueden impulsar los suministros mundiales de alimentos con una agricultura más ecológica, segura y eficiente

Unos innovadores productos naturales desarrollados en la Unión Europea (UE) evitan los efectos perjudiciales asociados a los plaguicidas sintéticos.

Alimentos y recursos naturales

Actualmente, hasta el 35 % de las pérdidas de rendimiento de la agricultura se deben a plagas, así que solucionar este problema sería un gran avance para impulsar los suministros mundiales de alimentos. Desde los años treinta del siglo pasado, se han utilizado plaguicidas sintéticos de forma generalizada para combatir plagas. Sin embargo, estas sustancias provocan una amplia variedad de problemas ambientales, ecológicos y de salud, que van desde irritaciones cutáneas hasta daños en el sistema nervioso, además de problemas de fertilidad e incluso, en algunos casos, la muerte. La UE ha tomado medidas cruciales para mejorar las normativas y el uso de los plaguicidas y se ha prohibido la comercialización de muchos de ellos, pero se necesitan soluciones nuevas. Otro método prometedor reside en los «plaguicidas biológicos», productos con menor toxicidad que se descomponen con facilidad en el medio ambiente. El proyecto DISPERzero, liderado por la empresa española Indalva, trabaja para comercializar una nueva gama de plaguicidas biológicos con un tipo innovador de tecnología, para crear insecticidas y fungicidas sin efectos perjudiciales para la salud humana ni el medio ambiente. Según explica Pablo Baeza, director técnico de DISPER en Indalva y coordinador del proyecto DISPERzero: «El objetivo principal del proyecto DISPERzero es el desarrollo comercial de una gama de cuatro plaguicidas biológicos formulados con un tipo de tecnología especial». La gama incluye un fungicida de amplio espectro, un fungicida para el oídio, un insecticida de amplio espectro y un acaricida (un plaguicida que se utiliza principalmente contra los ácaros). Según Baeza, los productos presentan ventajas tanto a nivel medioambiental como de la salud humana. Ofrecen una contaminación menor por transporte, a la vez que mejoran la seguridad para los usuarios, sin riesgo de inhalación y con una solubilidad garantizada del 100 %.

Una solución natural

Los plaguicidas biológicos son productos fitosanitarios desarrollados a partir de compuestos naturales. Como tales, están libres de sustancias que puedan provocar daños a los agricultores o a los consumidores finales. «A corto plazo, la eficacia de los plaguicidas biológicos puede ser ligeramente menor que la de los sintéticos, ya que no generan un efecto de choque tan fuerte. Pero a medio y largo plazo, las ventajas para la productividad agrícola son enormes, ya que evitan la degradación del suelo, respetan la fauna auxiliar y disminuyen la resistencia de las plagas, a diferencia de los plaguicidas sintéticos», explica Baeza.

Gránulos inteligentes

El equipo de DISPERzero ha desarrollado una tecnología innovadora conocida solo como WSG-FB, que permite crear plaguicidas en forma de gránulos sólidos. Estos gránulos presentan varias ventajas. En comparación con los líquidos, es posible disminuir el volumen de producto transportado, lo cual reduce los costes ambientales y financieros asociados. Su aplicación es sencilla y también permiten utilizar dosis más bajas de cada producto. Es posible eliminar los residuos de plástico asociados a otros productos plaguicidas y, como no contienen agua, se garantiza la conservación del producto. Los gránulos de plaguicida no tienen polvo, lo cual reduce el riesgo de inhalación por parte de los agricultores durante su manipulación. Según explica Baeza: «Tienen un mecanismo exclusivo de autodisolución que garantiza que el producto no produzca terrones ni precipite durante su utilización, de modo que los equipos de riego se mantienen en perfectas condiciones». El mercado de los plaguicidas biológicos es de unos 2 400 millones de euros y se espera que crezca un promedio del 14,1 % anual hasta el 2025. «Actualmente estamos en fase de desarrollo químico y agronómico de otros productos dirigidos a plagas y enfermedades específicas para cultivos concretos, a fin de continuar ofreciendo herramientas sostenibles a los agricultores», añade Baeza.

Palabras clave

DISPERzero, plaguicidas biológicos, tecnología, seguridad, eficiente, alimento, suministros, agricultura, salud

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación