Skip to main content

THE FUTURE OF FOOD: Disrupting protein production with microalgae

Article Category

Article available in the folowing languages:

Algas cultivadas en laboratorio: el futuro de la alimentación

AFactory ha desarrollado una innovadora tecnología que permite la producción masiva de una proteína de base vegetal nutritiva y respetuosa con el medio ambiente.

Alimentos y recursos naturales

Se prevé que en 2050 la población mundial haya alcanzado prácticamente los 10 000 millones de habitantes. Y esas son muchas bocas que alimentar. Teniendo en cuenta el cambio climático y la inestabilidad de ciertos sistemas políticos, la seguridad alimentaria es una preocupación crítica emergente tanto en Europa como en otras zonas del mundo. La obtención de nuevas fuentes de alimentos es una fórmula prometedora para garantizar un abastecimiento suficiente. Los alimentos del futuro deben ser respetuosos con el medio ambiente, seguros y nutritivos. Algunas empresas de nueva creación innovadoras están empezando a cambiar nuestra visión de los alimentos y su modo de obtención. El proyecto AFactory ha estado desarrollando una tecnología para producir enormes cantidades de proteínas de base vegetal. La empresa francesa de nueva creación Kyanos ha estado trabajando sin cesar en su laboratorio, perfeccionando la tecnología de producción a gran escala de proteínas Cyclotrophy, que permite cultivar microalgas. «Este método industrial de producir proteínas de base vegetal permite obtener unos rendimientos sin precedentes, rentabilidad y protección de la salud, a la vez que satisface la demanda del mercado de productos sanos y respetuosos con el medio ambiente», comenta Vinh Ly, director general y fundador de Kyanos, así como coordinador del proyecto AFactory. Gracias a la financiación de Horizonte 2020, los primeros productos ya están camino del mercado; ahora la prioridad es ampliar la escala de producción.

Una proteína más ecológica y limpia

Este nuevo alimento evita muchas de las desventajas asociadas a la producción de otros tipos de proteínas. «No requiere fertilizantes sintéticos, no provoca un agotamiento de los suelos agrícolas, no emite gases de efecto invernadero, no contamina y posee un potencial de abastecimiento ilimitado para satisfacer las necesidades de la industria alimentaria», explica Ly. La tecnología patentada Cyclotrophy funciona creando la solución óptima para el crecimiento de las algas. Normalmente, los procesos más eficientes de producción de plantas se desarrollan en entornos estériles, lo cual dificulta su ampliación. En caso contrario, se generan contaminantes que compiten por los nutrientes y desbancan a las microalgas. «Nuestro proceso lo evita mediante una preselección de contaminantes y mediante su eliminación continua del medio de cultivo», añade Ly. Una vez eliminados, se descomponen y se reinyectan en el medio de cultivo para alimentar a otras microalgas, creando así un ciclo virtuoso de crecimiento.

El sabor del éxito

El equipo de AFactory se quedó muy sorprendido al comprobar algunos efectos positivos iniciales sobre la agudeza mental. «Con nuestras microalgas, hemos observado un aumento de la actividad neuronal del 10 %, así como, más específicamente, algunos progresos interesantes en relación con las enfermedades neurodegenerativas», indica Ly. El consumo del producto es seguro, dado que se eliminan todos los contaminantes dañinos. «Si vas a probar algas, ¡elige las nuestras!».

El desarrollo de una idea

Ly tuvo la idea de utilizar algas como alimento cuando estaba trabajando para otra empresa europea. «Antes trabajaba de ingeniero en Airbus y estábamos estudiando nuevos modos de producir biocarburantes. Las microalgas demostraron un enorme potencial y se convirtieron en mi pasión. Según fui estudiando la idea, descubrí que se podían utilizar para muchas otras aplicaciones, por ejemplo como alimentos saludables con numerosos beneficios para la salud», explica Ly. El equipo se siente orgulloso de haber vendido el primer lote de algas desarrollado completamente de manera interna. «Decían que era imposible cultivarlas en un entorno controlado; cuatro años después de la creación de la empresa, lo hemos logrado». En la actualidad, ya están vendiendo las algas a los clientes, pero no pueden producirlas lo suficientemente rápido como para satisfacer la creciente demanda de los consumidores. En palabras de Ly: «Hemos recibido grandes críticas de nuestros clientes y estamos haciendo todo lo posible por satisfacer sus necesidades. El siguiente paso: ¡más capacidad de producción!».

Palabras clave

AFactory, microalgas, alimento, futuro, desarrollar, sabor, seguridad alimentaria, contaminantes

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación