Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

TENDENCIAS CIENTÍFICAS: por qué las teorías de la conspiración sobre la COVID-19 se extienden más rápido que la pandemia

Desde que las redes 5G y Bill Gates son las causas de la pandemia mundial del coronavirus hasta que científicos chinos crearon el virus en un laboratorio: los expertos arrojan luz sobre cómo se originan estas falsas y peligrosas creencias.

Investigación fundamental

El vínculo entre el 5G y la COVID-19 empezó a circular de forma inofensiva, pero no tardó en saturar los principales medios de comunicación. Según un informe de Pew Research Center, casi un tercio de los estadounidenses cree que el virus de la COVID-19 lo diseñó el ser humano en un laboratorio. Ahora, Bill Gates es el objetivo más reciente de las teorías de la conspiración.

El desmentimiento de las teorías de la conspiración

Viren Swami, profesor de Psicología Social de la Universidad Anglia Ruskin en el Reino Unido, explica la psicología subyacente en estas teorías de la conspiración y la confianza en ellas por parte de ciertas personas. El profesor Swami declaró al periódico británico «Express»: «Uno de los problemas a la hora de entender las teorías de la conspiración es que mucha gente cree en ellas. Sabemos que cosas como la dependencia de un pensamiento intuitivo o emocional aumentan la probabilidad de que la gente crea. De lo que estamos hablando principalmente es de una falta de capacidad de actuación o de control». El profesor Swami comentó que los sentimientos de miedo y la falta de apoyo provocan que la gente crea en estas teorías. «Por lo general, es gente que se siente indefensa, gente que se siente amenazada, gente que siente que no puede hacer nada para controlar lo que está ocurriendo a su alrededor». El auge de las redes sociales y de las plataformas de internet también está alimentando todas estas teorías. «Concretamente en relación con el coronavirus, también sabemos que se están extendiendo a gran velocidad», añadió. Un par de estudios han demostrado que se puede trazar la propagación de las teorías de la conspiración sobre el coronavirus, y se están extendiendo mucho más rápido que el propio virus». Cambiar la estructura mental de un partidario de la conspiración es prácticamente inútil. Y el profesor Swani continuó: «Es casi imposible, especialmente en el caso de los creyentes acérrimos. Suelen rechazar todas las pruebas que no concuerdan con su forma de ver el mundo y solo aceptan aquellas que concuerdan con creencias preexistentes. Lo rechazan todo y sostienen principalmente que es porque también yo mismo formo parte de la conspiración. Lo formulan de tal forma que no existe posibilidad alguna de mantener un debate. Adoptan un estado de ánimo que los lleva a pensar que la gente que está haciendo cosas malas es mala por naturaleza, y no quieres mantener un debate con alguien malo, lo que quieres es derrotar el mal».

Distinción entre realidad y ficción

Los bulos relacionados con una crisis de salud pública pueden ser igual de peligrosos, especialmente cuando millones de personas se dejan engañar por noticias no verificadas. Estas personas no tienen la intención de compartir la desinformación, simplemente lo hacen sin saberlo. Según explicó David Rand, profesor del Instituto Tecnológico de Massachusetts dedicado a la investigación de los bulos, a la «CNN»: «Se ha demostrado que la gente se vuelve menos perspicaz ante un contenido más evocador desde el punto de vista emocional. En concreto, cuando se confía en la intuición y en los sentimientos, se es más propenso a creer afirmaciones falsas. Las exposiciones alarmantes, por ejemplo, hacen que la gente esté menos dispuesta a reflexionar al respecto». Ahora más que nunca, nosotros, de forma individual, tenemos un papel clave que desempeñar difundiendo información correcta como parte del bien común. Contamos con los medios necesarios para hacerlo de forma masiva. Comparta la existencia de la página de la Comisión Europea creada para luchar contra la desinformación y la sección sobre rumores de la Organización Mundial de la Salud.

Palabras clave

teorías de la conspiración, coronavirus, COVID-19, salud