Skip to main content

Mineral resources in sustainable land-use planning

Article Category

Article available in the folowing languages:

Fomento de la minería nacional para mejora la robustez de la industria europea

El suministro de materias primas minerales dentro de la Unión Europea (UE) se ve amenazado por intereses sociales contrapuestos, como la expansión de las ciudades, el desarrollo de infraestructuras, la agricultura y la conservación de la naturaleza. Todo ello ha tenido efectos negativos en la superficie disponible para la exploración y extracción mineras.

Cambio climático y medio ambiente

El proyecto de la UE Minland espera servir para superar estas dificultades mediante la facilitación de la formulación de políticas en materia de minerales y uso del suelo, y el fomento de una utilización transparente de la tierra. El coordinador del proyecto, Ronald Arvidsson, explica: «La Iniciativa de las Materias Primas se creó con el objetivo de contrarrestar la falta de suministro y producción de materias primas minerales dentro de la UE. Por ejemplo, en la UE solo producen alrededor del 5 % de los metales, lo que hace que la industria europea sea más vulnerable. Además, repercute en nuestra economía, ya que la mayor parte del volumen de negocios generado por la minería se queda en el país productor». Solo en torno al 2,5 % de los esfuerzos mundiales de prospección de minerales metálicos se llevan a cabo dentro de la UE. Únicamente dos países europeos figuran entre los veinticinco que más invierten en exploración minera. Los materiales de construcción deben extraerse lo más cerca posible de las obras para reducir los costes de transporte y el impacto ambiental. «Otra cuestión es que pueden pasar de diez a quince años desde que se crea una mina hasta que llega a producir a pleno rendimiento. Este intervalo de tiempo puede desanimar a los inversores», dice Arvidsson, geofísico experimentado de Minland.

Un método más eficiente para la minería europea

Minland identificó y puso de relieve los ámbitos en los que las actuales políticas mineras se interrelacionan con otras vertientes del uso del suelo, a fin de establecer la mejor manera de optimizar el proceso. Mediante un planteamiento social innovador, el equipo del proyecto analizó las aportaciones de los usuarios de determinados estudios de casos para examinar la relación entre las materias primas minerales, las industrias conexas y la planificación de la utilización del suelo. A continuación, identificaron las formas en que las materias primas se integran en la planificación del uso del suelo en Europa. El proyecto se basó directamente en las conclusiones de usuarios y expertos, entre ellos la industria de la exploración y la extracción mineras, los planificadores del uso de la tierra y los encargados de conceder permisos de exploración y extracción. «Creamos un conjunto de diferentes instrumentos para propiciar un planteamiento integrado de las políticas en torno a la ordenación del territorio y ofrecimos soluciones prácticas a distintos desafíos, como la necesidad de planificación en tres dimensiones, ya que la minería suele llevarse a cabo de forma subterránea, pero en la superficie pueden suceder otras cosas», explica. Los talleres reunieron a una gran variedad de personas: la industria minera, inspecciones de minas, expertos en el uso de tierras ricas en minerales, autores de estudios geológicos, gobiernos locales, el mundo académico y organizaciones no gubernamentales.

De las directrices a las buenas prácticas

Algunas de las principales conclusiones de Minland fueron que la información geológica de alta calidad es una de las piedras angulares del éxito de la industria minera. Asimismo, se destaca que la exploración debe realizarse en paralelo con otras actividades o usos de la tierra. «También está claro que son vitales la transparencia y la gobernanza clara en torno a la concesión de permisos de exploración o extracción», añade Arvidsson. Con el fin de dar a las partes interesadas una idea de cómo poner realmente en práctica estas conclusiones clave, el equipo ha publicado en internet su base de datos y su fondo de documentos, que incluyen ejemplos de buenas prácticas. «Estamos muy contentos de haber sido capaces de llegar a comprender mejor cómo apoyar al sector minero de la UE. Después de todo, muchas de nuestras industrias dependen de la minería, por lo que necesitamos que la cadena de producción sea más robusta», concluye Arvidsson.

Palabras clave

Minland, minería, uso del suelo, materias primas minerales, planificación, formulación de políticas, transparencia, gobernanza

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación